10 recetas fáciles para cocinar con los niños en casa

(2)
Header 10 recetas fáciles para cocinar con los niños en casa

En estos días en los que pasamos tantas horas en casa con la familia hay que buscar cómo entretenernos y, si a los adultos a veces se nos cae la casa encima, a los más pequeños estar tantas horas en casa se les hace un mundo. Solo tenemos que pensar en sus horarios antes de estos días. Extraescolares, tareas, jugar en el parque, ir a clase con el resto de sus compañeros. Y se aburren tanto o más que los más mayores de la casa. Así que no queda otra, hay que buscar ideas para entretener a los niños. ¿Has pensado en la cocina?

Que sí, sabemos el miedo que da poner a los niños rodeados de cacerolas, cuchillos y otros instrumentos de cocina. Pero con un un ojo encima terminarán siendo los pinches perfectos, además de que podrán ver el trabajo que implica cocinar, siendo más conscientes de la laboriosidad del proceso. Además, la cocina puede ser la puerta de entrada a que entiendan la importancia que tienen tanto las tareas domésticas como su adecuada división entre los miembros de una familia. 

Otros beneficios que tiene la cocina para los más pequeños es que es una forma ideal para empezar a potenciar su autonomía de cara a hacer que sean adultos responsables el día de mañana. Puedes comenzar cocinando con ellos, enseñándoles mediante el juego, por que en este momento estarán mucho más receptivos. Anima esta autonomía dándoles poco a poco más responsabilidades, quizás las primeras veces sea recoger sus juguetes, pasar a hacerse la cama, a limpiar la habitación con ellos y, finalmente, serán totalmente conscientes de lo importante que es mantener su espacio limpio y en orden. 

Además, con la cocina podrás ir educando y estimulando los sentidos de tus hijos. Con estas primeras recetas que cocinéis juntos los más peques podrán ir diferenciando sabores y aromas, sabiendo qué matices combinan mejor entre sí, siendo, además, conscientes de la importancia de las texturas en la cocina. Es una forma divertida de aprender y de fortalecer los vínculos familiares. Familia que cocina unida, ¡permanece unida! Así que, vamos allá con estas 10 recetas fáciles para cocinar con niños durante el confinamiento. 

 

Hamburguesas caseras

Comenzamos con unas riquísimas hamburguesas caseras, porque ¿quién dijo que hay que ir a un restaurante de comida rápida para disfrutar de una buena hamburguesa? Prueba a hacer esta receta, que no solo se hace en un pis pás, sino que es superversátil. Puedes acompañarlas de unas patatas fritas al horno o de unas verduras salteadas. Para que los niños puedan hacerla, lo mejor es que te ayuden a amasar. Se lo pasarán pipa, ¡y se sentirán como unos chicos bien mayores!

Además, en esta receta podrás ver el truco infalible para las preparaciones con carne picada. Y es que, muchas veces nos encontramos con que las albóndigas o las propias burgers nos quedan un poco secas o duras. Eso es porque las estamos haciendo con un solo tipo de carne. ¿Quieres saber qué dos carnes tienes que juntar para conseguir unas hamburguesas supertiernas y sabrosas? Pues haz click en el nombre de la receta y descúbrelo. 

 

Estofado de patatas y salchicha

Esta segunda receta de nuestras 10 recetas fáciles para cocinar con los niños durante el confinamiento, un riquísimo estofado de patatas y salchicha. Este estofado es muy fácil de preparar y puede ser la primera receta en la que tus peques empiecen a conocer la importancia del sabor. Enséñales a marinar unas salchichas con una mezcla de ajo, aceite de oliva, sal y romero. Deja que la mezcla impregne la carne durante media hora y conseguiréis un estofado mucho más sabroso. 

Si tu hijo es algo más mayor, enséñale a usar unas tijeras o un cuchillito pequeño con esta receta partiendo las salchichas en trocitos. Así, se sentirá mayor, e irá ganando destreza manual. Eso sí, es muy importante que le enseñes la correcta colocación de las manos, o lo que es lo mismo, las manos siempre con los dedos escondidos o bien apoyando directamente las uñas sobre el ingrediente que estamos cortando que debe estar sobre una superficie estable. Y así, ¡tendremos pequeños chefs en ciernes!


Pizza de calabaza

A ver, que levante la mano el que piense que la pizza no es sana. En serio, levanta la mano que sabemos que tú lo piensas. Pues no, error, querido lector. La pizza puede ser un plato supersano para ti y para los peques de la casa. Sobre todo si haces nuestras riquísimas pizzas de calabaza

Unos deliciosos bocados que puedes aprovechar para que los más pequeños saquen toda su creatividad. Nosotros te proponemos que uses como ingredientes queso mozzarella y bacon, ¿pero qué tal unos taquitos de jamón serrano y queso emmental? O mantenemos el queso mozzarella y añadimos espinacas y hacemos una pizza vegetal. Como ves, la cocina es una herramienta perfecta para entrenar la creatividad de los más pequeños, a la vez que los educamos y entrenamos la capacidad para mezclar sabores y aromas en pos de crear los platos más ricos de nuestro recetario. 
 

Pastel de carne

Un pastel de carne es una de las preparaciones gastronómicas más extendidas en el mundo. Todas las cocinas tienen su versión. En Reino Unido es muy común el pastel de carne de caza, que se prepara tras una larga jornada en el campo. Las preseas es lo que tienen en común esta preparación inglesa y el pastel de liebre de la cocina española, una receta muy popular en el siglo XIX y principios del XX. 

No importa su procedencia, puesto que todas las recetas tienen puntos en común como es la combinación de pan rallado, carne y, en algunos casos; huevo para darle más consistencia. Además, esta masa se saboriza con diferentes especias o incluso con hortalizas finamente picadas como es el apio o la cebolla. Con todo esto se consigue una combinación de ingredientes que debe hornearse para que quede con la forma y textura de un pastel que se desmiga fácilmente al cortarlo. Suele funcionar como plato caliente principal, aunque también hay variantes que se consumen en frío, como si fuese embutido. 

Los niños te podrán ayudar en esta receta con el pastel de patatas, podrán aprender otros procesos de cocina y ver que no todo es cortar que también hay que triturar, hervir y pasar por instrumentos que parecen salidos del laboratorio de un científico loco. 

 

Arroz a la cubana 

Sin duda alguna, el arroz a la cubana es de las recetas más típicas de las cocinas españolas y más amadas por los niños. Sencilla, que no simple, sabrosa y superrápida de elaborar. En nuestra versión, te proponemos acompañarla de un plátano frito con el que conseguirás un toque más exótico y, además, así podrás entrenar el paladar de los más peques de la casa a diferentes sabores y texturas. 

Es un plato tradicional que llegó a nuestras fronteras desde la Cuba colonial y una de las zonas de España donde más se consume es Canarias. Este es uno de los platos en los que el recetario español absorbió la riqueza de sabores y texturas propia de los territorios caribeños, lo que enriqueció sobremanera a nuestra cocina y cultura gastronómica.

 

Macarrones gratinados

Y seguimos con recetas clásicas pero que encantan a los más pequeños. Unos riquísimos macarrones gratinados te ayudarán a enseñarle a tus hijos cómo hacer suculento algo que ya de por sí está rico. Un buen plato de macarrones ya es algo que nos hace salivar, pero si encima lo gratinamos es un plato de caerse para atrás y lamer hasta el plato. 

¿Sabes lo que es un gratinado? Aunque su nombre es francés y proviene de la palabra gratter, que significa rascar -sí, rascar, porque esta capa dorada se comparaba con la capa más tostada que quedaba en las bandejas de hornear y ollas-, es una técnica común en muchas cocinas del mundo. Desde la flammkuchen alemana, a la musaka griega, sin dejarnos la riquísima lasaña gratinada. Esta técnica se consigue exponiendo la capa exterior del alimento a una fuerte fuente de calor que tuesta las grasas de ese alimento -generalmente queso- para crear una capa dorada que mantiene los aromas y jugos del resto de la receta en el interior de esta capa. 

 

Pastel de calabacín 

Un pastel de calabacín es la receta perfecta para hacer si no tienes la masa para hacer una quiche. No te hará falta la masa quebrada, ¡el relleno de esta receta hará las veces de masa ;)!

Como lo oyes, es una forma superrápida de hacer un pastel tipo quiche pero apto también para personas celíacas, ya que no lleva harina de trigo. Queda muy rica y puedes hacer una versión más ligera sustituyendo la nata por leche evaporada. Además, admite mucha variedad de verduras. Desde zanahorias, pasando por brócoli o una mezcla más atrevida con unas setas como las shiitake. Prueba, desmelenate y disfruta, hazlo con tus peques y verás que pronto le cogen el gustillo a cocinar. 

 

Croquetas de pollo y queso 

Sólo una palabra: croquetas. Uno de los platos estrella en cualquier casa, esta masa de bechamel empanada y frita, acompañada de diferentes ingredientes de relleno, es uno de los platos de aprovechamiento más conocidos de la cocina española. 

Pero, vamos a decir que aunque a nosotros la croqueta nos encante y se nos de genial, hay que decir que este plato es francés y está extendido a todas las gastronomías del mundo. Sin embargo todas tienen en común lo mismo; para hacerlas bien hay que usar un aceite muy caliente y abundante que cree una capa dorada crujiente e impermeable para que el aceite no penetre en la bechamel. ¡Así te quedarán de vicio!

 

Albóndigas a la jardinera 

Si a tus peques no les va mucho la verdura, nada como hacer estas albóndiga a la jardinera. La salsa y las deliciosas albóndigas, harán que ni se fijen en que están comiendo zanahorias y guisantes. Van a alucinar cuando se vean comiendo estas riquísimas albóndigas. 

Y bueno, claro, ¡que te ayuden a amasar! Como ya hemos dicho, en los procesos manuales los niños podrán empezar a desarrollar la destreza mano-ojo, algo que siempre es útil. Así que ya sabes, ¡a amasar se ha dicho!

 

Espirales de calabacín

¿La alternativa sana a la pasta? Pues estas riquísimas espirales de calabacín. Son superfáciles de hacer, sobre todo si tienes una mandolina o rallador. Luego, el acompañamiento corre de tu cuenta, aunque te recomendamos una salsa tipo boloñesa para darle un poco de contundencia al plato. 

¿Qué te han parecido nuestras 10 recetas fáciles para cocinar con niños en casa? Ya sabes que si tienes falta de inspiración para cocinar, ¡no te preocupes, en nuestra web podrás encontrar un montón de recetas supersencillas y perfectas para tu día a día!

Valora este artículo