10 recetas fáciles de lasaña de carne y otras propuestas de lasaña para disfrutar en familia

(33)
header-recetas-faciles-de-lasana-de-carne-y-otras-propuestas-de-lasana-para-disfrutar-en-familia

Italia es cuna de una gran variedad de recetas que han pasado a los recetarios de todo el mundo. No sabemos el por qué, pero sí que nos podemos imaginar la razón. Y es que, la cocina italiana y la española tienen en común que, con ingredientes humildes y procesos sencillos, se consiguen recetas super sabrosas, contundentes y perfectas para un menú diario. Esto hace que una buena tortilla de patata, un potaje de garbanzos, un plato de pasta o una pizza se hayan impuesto a recetas más complicadas de otras gastronomías, como podría ser la francesa, caracterizada por sabores más delicados y procesos más engorrosos. 

Por otro lado, los cocineros italianos son capaces de un dominio del umami al alcance de muy pocos. ¿Que no sabes lo que es el umami? ¡Nosotros te lo explicamos! Para empezar, vamos a recordar nuestras clases de Ciencias Naturales hablando del sentido del gusto y de nuestra lengua. Concretamente de las papilas gustativas. Estos pequeños y abundantes órganos nos permiten detectar los cuatro sabores básicos: dulce, salado, amargo o agrio y ácido. 

Pero hay un último sabor, un “quinto elemento” que es de lo más desconocido, y ese es el “umami”. Este “sabor” fue descubierto en 1908 por el profesor de química japonés Kikunae Ikeda al comprobar que el caldo del alga kombu y las setas shiitake tenían un sabor diferente a los ya conocidos y combinados provocan una explosión gustativa. Este boom era posible gracias a los ácidos ribonucleicos y aminoácidos ácidos -sí, se llaman así, no hemos metido la gamba- presentes en estos dos productos. Investigaciones posteriores permitieron detectar otros ingredientes que poseen estos dos compuestos, abundantes en el tomate, el champiñón, el queso parmesano, el jamón o la carne de pollo. ¿Qué gastronomía es la reina combinando todos estos ingredientes? ¡Exacto! La italiana. 

Los italianos son los reyes del umami, caracterizado por ser un sabor sutil muy difícil de describir pero muy fácil de detectar, ya que produce salivación, estimula la garganta y deja nuestro paladar listo para empezar a saborear estas riquísimas recetas. Además, estos efectos físicos, fácilmente detectables, hacen que el umami realce el resto de aromas y sabores de nuestra receta lo que ocasiona que no sea necesario tanta sal para dar palatabilidad a nuestro plato. Así que ganamos sabor y reducimos el sodio en nuestro cuerpo. ¡Todos ganamos!

Además, seamos sinceros, muchos de los ingredientes que ayudan a crear este sabor se pueden incluir de forma muy sencilla en nuestras comidas diarias, porque quién no se ha comido un riquísimo plato de pasta con parmesano rallado por encima, champiñones salteados y salsa de tomate o unos riquísimos canelones de carne de pollo, gratinados con queso. Todas estas recetas comparten unos ingredientes que nos hacen salivar, porque gracias a estos ingredientes se activan una serie de neurotransmisores en nuestro cerebro que están relacionados con el placer. ¿Con toda esta información del umami, estás listo para salivar con este recopilatorio de las 10 recetas más sabrosas de lasaña? Ten preparada una libreta, boli y las placas de Lasaña Fácil El Pavo ¡para tener listas estas superrecetas de lasaña en un pis pás!

Lasaña fácil con pollo, puerro y champiñones

 

Lasana-facil-con-pollo-puerro-champiñones

Rica, fácil y sabrosísima. Esta lasaña combina dos de los ingredientes que veíamos más arriba y el puerro. Pero, ¿por qué hemos decidido usar puerro en el sofrito de base, antes que la tan popular cebolla? Por su sabor, mucho más suave y delicado que el de la cebolla. Con esta sencillísima sustitución vamos a conseguir un equilibrio de sabores que harán de este plato una auténtica delicia. 

Y nuestro truco para hacer una lasaña fácil y rápida es que, en esta lasaña fácil de puerros, pollo y champiñones, sustituimos la bechamel por Mi Salsa de Champiñones, con la que la tendrás lista en un momento, ¡y casi sin manchar! Porque sí, aunque la tradicional lasaña lleva bechamel, decidimos ser algo más atrevidos y ya te adelantamos que ¡hemos acertado de pleno!

Lasaña fácil de espinacas a la caprese

 

lasana-facil-de-espinacas-a-la-caprese

¿Quién dijo que las espinacas eran aburridas? Porque seguro que no las ha probado en esta lasaña fácil de espinacas a la caprese, tan sabrosa que hasta los más carnívoros se olvidarán que el relleno está hecho solo con verduras. 

Verás que el relleno, además de las verduras, también lleva mozzarella fresca, pero si no tienes, puedes sustituirla por otro tipo de queso cremoso que te guste o incluso cambiarlo por un queso más fuerte, como el roquefort, si quieres resaltar el toque umami. Por ejemplo, el queso quark, la burrata o el queso crema quedarán igual de bien en esta receta. 


Lasaña fácil con espinacas, salchichas, cebolla confitada y setas

lasana-facil-con-espinacas-salchichas-cebolla-confitada-y-setas

Esta receta de lasaña fácil con espinacas, salchichas, cebolla confitada y setas nos transporta a un escenario rústico y cálido con la combinación del aroma otoñal de las setas con el sabor carnívoro e intenso de las salchichas.

Pero rústico no significa menos moderno, nada de eso. Le hemos dado un giro inesperado a esta receta de lasaña sustituyendo la clásica bechamel densa por Mi Salsa de Chamipiñones para darle un toque más sabroso que combina genial con  el dulzor de la cebolla confitada. ¡Bon appétit! 

 

lasana-facil-de-marisco-con-verduritas-y-crema-de-marisco

¿Creías que la lasaña solo puede prepararse con carne? De eso nada, monada. Esta lasaña fácil de marisco con verduras y crema de marisco une lo mejor de dos mundos con un relleno ligero y sabroso y una crema potente de frutos de mar. 

La crema de marisco en este caso está sustituyendo la bechamel que normalmente le añadiríamos a una lasaña clásica. Con esta sustitución de salsas conseguimos una lasaña más ligera en la que el sabor de los ingredientes frescos y de calidad cobra protagonismo.

Lasaña fácil de alcachofas, queso de cabra y bechamel

 

receta/lasana-facil-de-alcachofas-queso-de-cabra-y-bechamel

Esta suculenta lasaña fácil de alcachofas, queso de cabra y bechamel huele a otoño, a aire frío y a quedarse en casa calentito comiendo bien a gusto, ¿no crees? La combinación de sabores de las alcachofas con el queso de cabra nunca falla, porque el toque dulce del queso de cabra complementa perfectamente el sabor ligeramente amargo de las alcachofas, creando un contraste muy especial en el paladar.

Si no te gusta especialmente el sabor del queso de cabra, puedes cambiarlo por un queso roquefort. El sabor final será mucho más fuerte que en la receta original, por eso te recomendamos rebajarlo con un poquito de nata para suavizar.

 

lasana-facil-con-espinacas-verduras-y-salsa-pesto

Seguimos con otra receta de lasaña bien ligera y sencilla. Esta lasaña fácil con espinacas, verduras y salsa pesto es la mejor elección si estás buscando una receta muy ligera, con pocas salsas y aderezos. En esta receta las protagonistas son las verduras, acompañadas por un toque de pesto.

Y es que a veces las recetas más simples, con las combinaciones de sabores clásicas en las que destacan los ingredientes frescos son las que más nos apetece comer. Pero que busquemos la sencillez y la frescura en nuestras recetas no significa que dejemos el sabor (y el fantástico umami) de lado. Usa un queso parmesano auténtico para añadir el toque umami, el sabor intenso que activa todas las zonas receptoras del sabor en nuestra lengua, a esta receta y darle más sabor.

 

lasana-de-carne-clasica

La inconfundible lasaña de carne clásica, con su tomate y su bechamel. La famosa receta que hacía salivar a Garfield (y al resto de la humanidad, también). Ya te avisamos que esta receta va a ser un éxito, especialmente para los niños, que les encantan las recetas con combinaciones de sabores más sencillas, en las que ya saben qué tipo de sabores esperar, sin grandes contrastes ni toques amargos o ácidos. 

Os vamos a dar dos truquitos para esta superlasaña. El primero es usar dos tipos de carne picada, por ejemplo de ternera y cerdo, en lugar de un solo tipo y mézclalos para conseguir más sabor y que la carne de cerdo aporte más untuosidad a la de ternera gracias a su mayor aporte en grasa, mientras que la de ternera va mucho más sabor a la receta. El segundo, usa Mi Salsa Bechamel para tener lista esta salsa sin manchar y sin liarte a batir porque, ¡Mi Salsa Bechamel no tiene grumos!

 

lasana-ligera-de-espinacas-con-jamon-queso-y-tomate

Pasamos de las recetas otoñales a una receta totalmente veraniega para comer fría en los días de calor. Esta lasaña ligera de espinacas con jamón, queso y  tomate combina capas de pasta con el jamón y queso y un poquito de verdura sin añadir bechamel o cremas. Simplemente la acabamos con un poquito de queso para darle ese toque umami que nos dan los quesos fuertes como el parmesano.

Si no te gustan especialmente las espinacas, puedes preparar esta receta de la misma forma, pero sustituyendo las espinacas cocidas por nuestro Sofrito de Tomate y Cebolla, para poder ahorrarte tiempo y así disfrutar a tope con la familia. La receta final quedará igual de sabrosa y será apta para aquellos que le hacen ascos al sabor fuerte de las espinacas.

 

lasana-fria-de-atun-y-olivas

Otra receta que nos transporta inmediatamente al verano, a esa comida ligera y fría que nos apetece comer cuando hace demasiado calor. Esta lasaña fría de atún y olivas nos recuerda bastante a los pasteles de primavera, esos pasteles fríos que se preparan con capas de pan tramezzino y un relleno que suele llevar atún, mayonesa y olivas, exactamente como esta lasaña.

Es una receta muy simple, con pocos ingredientes, sin bechamel ni cremas, solo necesitarás las placas de Lasaña Fácil El Pavo, atún, olivas, anchoas, pepinillos, huevo duro y mayonesa. 

 

lasana-facil-de-bacalao-con-pisto-de-verduras

Seguimos con otra receta de lasaña muy fácil, hecha con pescado y verduritas. Esta lasaña fácil de bacalao con pisto de verduras es una deliciosa versión moderna de la receta tradicional del bacalao de cuaresma, cambiando el emplatado tradicional por una láminas de pasta. Pero a diferencia de la receta tradicional, no necesitarás más de 20 minutos para preparar este plato. 

¡No te hace falta ningún truco para esta receta! Así de fácil es. Eso sí, te aconsejamos no cocer demasiado el bacalao para que no pierda su textura jugosa. Puedes decorar el emplatado de esta lasaña con un poquito de huevo duro rallado y perejil picadito por encima, así le damos un toque de color y sabor extra. 

Sigue inspirándote con más ideas de lasañas y todo tipo de recetas en la sección de recetas de cocina fácil de nuestra web. Cada semana encontrarás nuevas recetas sanas y deliciosas para añadir a tu menú. ¡Buen provecho!

Valora este artículo