Lentejas estofadas

Lentejas, si quieres las comes y si no las dejas. Esto nos ha perseguido a todos en la infancia e, incluso se ha transformado en un lentejas, si quieres las comes y si no las cenas. Ya te avisamos, esta receta de lentejas estofadas no será el caso.

  • 40-60 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

  • Tomate Frito

    100% natural con aceite de oliva virgen extra

  • Caldo Casero de Pollo 100% Natural

    100% natural, sabor casero

Cómo hacer Lentejas estofadas

  • PASO 1

    Hacer unas buenas lentejas estofadas con chorizo es más fácil de lo que te imaginas. Lo primero que tienes que hacer es picar bien el ajo. Córtalo en láminas y, mientras esperas que se caliente el aceite en la olla ve cortando las verduras, tanto la cebolla como el pimiento rojo, en juliana y tras esto corta las tiras en dados de medio centímetro. ¿Sabías que este corte se llama, en Francia, ciselé? De esta forma conseguirás porciones de verduras que se cocinarán uniformemente en la sartén y quedarán cocidas y sin quemarse. Una vez tengas las verduras listas, ponte a hacer tu sofrito para las lentejas durante 12 a 15 minutos en una sartén con una cucharada sopera de aceite de oliva.

  • PASO 2

    Cuando esté a punto de expirar este tiempo, añade 70 gramos de Tomate Frito Gallina Blanca y remueve bien para que los sabore se distribuyan adecuadamente y, así, no se queme el sofrito para tus lentejas. Recuerda que tienes que remover el contenido para evitar que se carbonicen los ingredientes. Sobre todo ahora que toca incorporar el pimentón y el comino, ya que, si estas se queman, van a amargar todo el plato. Es muy importante evitar que esto ocurra, ya que las especias es muy sencillo que se quemen y echen a perder que en inicio es deliciosa.

  • PASO 3

    Añade en la olla del sofrito las lentejas, el chorizo troceado y una hoja de laurel. Incorpora, también, una pizca de sal. Y ahora, moja con Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca el guiso, y que queden 2 ó 3 dedos de caldo sobre las lentejas, para que así tu receta de lentejas estofadas con chorizo sea todo un éxito y no quede seca. Ahora, solo queda dejar que todo el contenido de la olla vaya calentándose poco a poco sin llegar a hervir.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Lentejas estofadas

Las lentejas, aunque parezca mentira, es muy difícil que queden realmente bien. Para que te queden unas lentejas ricas y muy tiernas, con el punto justo de sal, tendrá que añadir la sal al final de la cocción. Así evitas que la piel se endurezca. Además, a lo largo de la cocción te puedes encontrar con que tienes que añadir agua para evitar que se te quemen y peguen al fondo de la olla. Si pasa esto, dile adiós a la comida del día. Añade agua caliente, para que así no se corte la cocción. Nuestro tercer y último truco para tener las lentejas perfectas no remover nunca las legumbres en la olla mientras se cuecen para así evitar que se rompan las lentejas. Estas legumbres son, sorprendentemente, muy delicadas.
Truco destacado de la receta
De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

Y con esto ya sabes cómo se hacen las lentejas estofadas. Puedes hacer una variante vegetariana sin añadir el chorizo y, en su lugar, añadir otras verduras que serán las encargadas de darle sabor, como por ejemplo apio, tomate o zanahoria. Además, lo bueno de esta receta es que si lo haces con lentejas pardinas, te ahorras el tiempo de remojo. Todo ventajas para tus lentejas estofadas con chorizo. Para que te queden ricas unas lentejas tienes que saber muy bien qué especias son las que mejor combinan, no sólo con las lentejas, sino también con el tipo de plato que hacemos: un estofado. Hay especias que pueden quedar eclipsadas por el sabor fuerte del chorizo, pero el pimentón, por ejemplo combina ideal con el chorizo https://www.gallinablanca.es/recetas/chorizo/. Por su parte, el laurel es una hierba que gana con las horas de cocción ya que se infusiona con el resto de ingredientes. Además, deja un sabor balsámico, intenso y con un toquecito picante que queda superbien en un plato como este. Una vez hecho, solo te falta comprobar que su sabor está a la altura.