Truco para lentejas rápidas

(2)
poster-image

¿Sabés cómo hacer lentejas rápidas? Si quieres preparar un rico guiso, puedes ahorrar tiempo de una manera muy sencilla.   Antes de contártelo, tienes que saber que las lentejas son una legumbre superfácil de preparar. Como sabéis, las judías blancas o los garbanzos necesitan estar a remojo durante horas, ¡algo que no ocurre con las lentejas! Las lentejas se echan directamente sin tener que hacer ese paso. Además, al ser una legumbre plana y tener una piel fina el agua penetra en ellas fácilmente y no se evita el riesgo de que nos queden endurecidas. Ahora bien, hay días en los a pesar de ser una legumbre muy fácil no tenemos tiempo para dedicárselo a las lentejas. Lo siento pero no, otra vez será. Así que si tienes un guiso en marcha, ¿quieres saber cómo hacer lentejas rápidas?

¡Anota este truco! Solo tienes que cocinar los ingredientes de tu guiso y en el último momento incorporar a la cazuela lentejas ya cocidas de bote. Las dejas 10 minutos en la cazuela junto al resto de ingredientes y... ¡listo! ¡Esta es la mejor forma de tener tu receta en un plisplás! Solo habrás tenido que cocinar antes las verduras que quieras añadir a tu guiso, el pescado o la carne, pero no le dedicas ninguna preocupación a hacer las lentejas.  

Ahora que ya sabes este secreto, ¿quieres ideas de recetas deliciosas con lentejas? Lánzate a preparar estas lentejas con pollo y champiñones, una combinación perfecta con la que se te hará la boca agua. Tienen un sabor tan redondo y delicioso que te sentarán de maravilla. Hazte también esta receta de lentejas estofadas con chorizo, cuenta con una base de sofrito delicioso y con unas especies que reducen el sabor fuerte del chorizo. Queda un plato exquisito en el que ya verás que todo el mundo unta el pan. Por último, te recomendamos esta receta de cocido de lentejas, que da tanta energía como para afrontar todo lo que se te ponga enfrente. ¿Sabes esa coletilla de lentejas… “si no las quieres, las dejas? Pues te aseguramos que con estas recetas no quedará ni una en el plato.

Valora este truco