crema de calabacín y zanahoria

(16)

Hoy preparemos una sopa de calabacín y zanahoria sencilla y de sabor suave, ideal para que los más peques coman verdura sin pensarlo demasiado. Además, lleva un toque de quesito, que le va a dar un sabor más dulce y sabroso todavía.

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer crema de calabacín y zanahoria

  • Empezamos pelando las patatas con un pelador. Trocéalas en cubitos pequeños irregulares y reserva. Lavamos las zanahorias y cortamos ambos cabos. Pelamos con un pelador o rallamos la piel con un cuchillo bien afilado. Corta la zanahoria en rodajitas y reserva. Cortamos la raíz del puerro y la parte más verde y seca. Lavamos con un poquito de agua para retirar los restos de tierra que puedan quedar y cortamos el resto del puerro a rodajitas. Lavamos el calabacín y cortamos ambos cabos. Con un pelador, pela algunas tiras de piel, dejando una tira de calabacín con piel, seguida de otra sin piel, y así hasta completar el calabacín. Así conseguimos mantener la mayoría de la fibra, el sabor y el color del calabacín se queden en la crema sin llegar a hacerla indigesta por culpa de la piel. Corta el calabacín en cuartos, como harías con una manzana, y corta la parte de las pepitas en el interior. Retira las pepitas y corta el resto del calabacín en cubitos pequeños.

  • Rehoga el calabacín, las patatas, el puerro y las zanahorias en una cazuela con un poquito de aceite. Cuando tengan una textura un poco blanda, añade el caldo y deja cocer a fuego medio hasta que estén completamente blandas. ¿Cómo podemos saber si las verduras ya están listas? Prueba pinchando las patatas con un tenedor: si puedes introducir y sacar el tenedor con facilidad, ya estarán listas, pero si notas cierta resistencia, es que necesitan unos minutos más de cocción.

  • Retira la cazuela del fuego y añade los quesitos. Tritura con la batidora de mano hasta que la crema esté bien fina. Si quieres, puedes colarla con un colador chino para eliminar fibras indeseadas.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Crema de calabacín y zanahoria

La zanahoria tiene un sabor muy dulce de forma natural, que es ideal para los peques, pero no para todos los mayores. Si quieres corregir el punto de dulzor de la sopa de calabacín y zanahoria, puedes añadir un toque de jengibre rallado antes de servir y mezclar bien. El toque picante del jengibre contrastará con el dulce y lo rebajará.

Truco destacado de la receta
Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana