Crema de calabacín al roquefort

(5)

De entre las muchas ventajas que tienen las sopas quizá una de las mejores es que las podemos consumir en su mayoría tanto frías como calientes. Esto hace que las podamos disfrutar todos los días del año.Ver más...

  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

  • Caldo Casero de Pollo 100% Natural

    100% natural, sabor casero

Información nutricional

  • Energía

    342kcal

  • Hidratos

    27.09g

  • Proteínas

    8.41g

  • Grasas

    21.30g

  • Fibra

    3.51g

Cómo hacer Crema de calabacín al roquefort

  • Primer paso crema de calabacín al roquefort

    Vamos a empezar a hacer una deliciosa receta de crema de calabacín con roquefort, que no sólo es rica, sino que además es supersencilla, Antes de nada, prepara las veduras. Para ello, pela la cebolla. Una vez pelada, córtala por la mitad y apoya la parte plana en una tabla de cortar. Así conseguirás no cortarte. Córtala en láminas y, después, córtalas en cuadraditos para que se cocinen mejor. Con el calabacín puedes hacer dos cosas, o pelarlo o bien dejar parte de la piel. Si optas por la segunda opción lávalo bien y corta la piel en tiras no sucesivas. Así vas a conseguir mantener más vitaminas en esta y cualquier otra de tus cremas. Ten cuenta, por si no te gustan las cremas de color verde tendrás que pelar el calabacín en su totalidad para que te quede una crema de color más claro. Una vez pelados, corta el calabacín en rodajas finas y resérvala junto a los trozos de cebolla. Pica el ajo en trocitos pequeños, y haz lo mismo. Ahora, en una cacerola echa un chorro de aceite de oliva virgen extra y deja que se caliente. Una vez haya cogido calor, incorpora las verduras y rehoga a fuego lento 15 minutitos.

  • Segundo paso crema de calabacín al roquefort

    Vierte el caldo y deja que se cuezan todos los ingredientes durante 20 minutos. En ese tiempo, deberían haberse cocido todos los ingredientes. Aún no es el momento del queso, llegará enseguida.

  • Tercer paso crema de calabacín al roquefort

    Ahora te toca pasar por la batidora todos los ingredientes para triturarlos y que queden superricos. En este punto puedes escoger varias cosas. La primera es si prefieres la crema con algún grumo o bien, si lo te gusta una crema mucho más suave. Para ello, coge un chino y pasa por él la crema. Si ves que la crema te ha quedado demasiado líquida al quitar los grumos, ¡no te preocupes! Aquí tenemos solución para todo. Una forma muy sencilla de espesar esta, y cualquier crema o puré es añadiendo nata líquida para cocinar o bien, maicena. Ambos ingredientes conseguirán hacer espesar la crema pero en diferentes porcentajes, ya que con la nata quedará con un punto algo más suave que con la maizena. Por útlimo, es el momento de añadir el roquefort. Desmiga parte del queso en la crema y deja que se funda para darle un toque de sabor a la crema. Para coronar y que sea una crema redonda puedes hacer dos cosas. Prueba a tostar rebanadas de pan y úntalo con un poco de ajo. Acompaña la crema de estas tostadas o bien, si prefieres darle un toque crujiente, tuesta unos frutos secos naturales y pícalos con un cuchillo. Espárcelos por encima de la crema, ¡y listo! Lo mejor de esta crema es que es perfecta para comer tanto fría como caliente, así que no dudes en hacerla durante la primavera, ¡te encantará!

Valora esta receta

Consejos para cocinar Crema de calabacín al roquefort

Una buena manera que tu crema de calabacín tenga más consistencia es cocinar alguna patata troceada junto con los otros ingredientes. Después, tritúralos todos de forma conjunta y así obtendrás una crema con una sabor más suave y será más espesa.

 

Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana

Una buena muestra es la receta que te invitamos a preparar hoy: crema de

La crema de calabacín es una sopa que admite muchísimas variaciones, solo tienes que dejar volar la imaginación. Por ejemplo, puedes agregar otra verdura de gran sabor como en la crema de calabacín con zanahorias