Crema de calabaza con roquefort

Las cremas, sopas y purés son el plato perfecto para cualquier cena. En general, son fáciles de hacer,Ver más...

  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Crema de calabaza con roquefort

  • Pela y trocea las verduras. Derrite la mantequilla en una cazuela y saltea la cebolla en trozos a fuego lento.

    PASO 1

    Pela y trocea las verduras. Derrite la mantequilla en una cazuela y saltea la cebolla en trozos a fuego lento.

  • Añade la calabaza, la patata y el Caldo Casero de Verduras 100% Natural de Gallina Blanca. Lleva a ebullición. Baja el fuego, tapa y deja cocinar unos 20 minutos.

    PASO 2

    Añade la calabaza, la patata y el Caldo Casero de Verduras 100% Natural de Gallina Blanca. Lleva a ebullición. Baja el fuego, tapa y deja cocinar unos 20 minutos.

  • Deja enfriar ligeramente antes de pasar la mezcla por la batidora. Añade la leche, la nata y el roquefort troceado y tritura hasta que éste se derrita. Sirve.

    PASO 3

    Deja enfriar ligeramente antes de pasar la mezcla por la batidora. Añade la leche, la nata y el roquefort troceado y tritura hasta que éste se derrita. Sirve.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Crema de calabaza con roquefort

El Truco: mejora la sopa con toppings

Darle un toque especial a tu sopa es muy simple. ¡Agrégale algún topping! Además de los socorridos picatostes también tienes otras opciones que realzarán tu plato. Añade un poco de manzana pochada, de jamón york o incluso unos trocitos de chorizo salteados.

De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

sacian el apetito y son un excelente reconstituyente. Las verduras son básicas para elaborarlas y con solo algunas hortalizas tienes recetas espectaculares. Como esta crema de calabaza con roquefort, buenísima y súper sencilla.

Solo tendrás que saltear la cebolla con mantequilla a fuego lento, y añadir la patata, la calabaza y el Caldo Casero de Verduras 100% Natural. Una vez hervido, solo habrá que batir las verduras, y añadir la leche, la nata y el roquefort. Asimismo, si haces más cantidad es mejor ya que puedes conservar la sopa en la nevera y tomarla cuando más te apetezca.

La calabaza tiene ese sabor dulce y suave que la hace quedar fenomenal en un sinfín de recetas. Prueba a incorporarla en salsa con unas albóndigas, en el relleno de unos raviolis o como acompañamiento de un guiso de conejo.