¡Operación biquini!

(2)

La Semana Santa marca el pistoletazo de salida de una operación que cada año nos parece más tortuosa. No, no estamos hablando de la operación salida, sino de la operación biquini. Ahora que aún estás a tiempo, proponte llegar estupendo/a a las vacaciones de verano pero, eso sí, con alegría y sin obsesiones. Como sabemos tod@s, no existen las dietas milagro, sólo los hábitos saludables.

Lo primero es motivarse. Mover el trasero del sofá es fundamental, así que busca la actividad que mejor va contigo. ¡Hay vida más allá del gimnasio! Fíjate todos los truquillos que puedes incorporar a tu día a día para quemar calorías.

Y en cuanto a la alimentación, podemos llevar una dieta más saludable sin renunciar al sabor y el disfrute de los alimentos. Hemos elaborado una lista de ocho recetas que te ayudarán en esta ardua tarea. ¡Ahí van!

1. Delicias y ligeras

La lucha contra el sobrepeso tiene una palabra clave: calorías. Y es que las matemáticas no engañan; hay que ingerir menos calorías que las que se queman. Un buen primero bajo en calorías es ensalada de endibias rellenas (eso sí, elige como relleno el vinagre y no la mayonesa). Y un segundo la mar de picarón: pollo a la cerveza (tranquilos, que la cerveza al cocinarla pierde el alcohol).

2. Antioxidantes al poder

Hay alimentos que tienen un mayor número de sustancias antioxidantes, es decir, que mantienen a raya los radicales libres (las moléculas que producen el envejecimiento del organismo). No es que te vayan a quitar veinte años de golpe pero toda ayudita es poca para ayudar a tu cuerpo a envejecer más lentamente, ¿no? Incluye en tu dieta alimentos como zanahorias, tomates, espárragos,  pimiento, coliflor o naranjas (algunos de ellos los encontrarás en esta ensalada tibia de verduritas). Las fresas, las frambuesas y las ciruelas también son antioxidantes, así que date un capricho saludable de postre con este áspic de frutas.

3. Bajo en sal: batalla contra la retención de líquidos

El exceso de sal, además de ser un factor de riesgo para la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares, también provoca retención de líquidos, aumentando el peso en la báscula… ¡y en el espejo! Gallina Blanca dispone de varios productos bajos en sal con los que podrás cocinar platos tan apetitosos como esta sopa de ajo baja en sal o este pavo al romero bajo en sal.

4. Bronceado saludable

Atrás quedaron aquellos años en los que el moreno color marrón chocolate era bonito. Por suerte hemos aprendido mucho de la necesidad de broncearnos con cuidado y de forma gradual. Para eso, la zanahoria es la reina. Además de en ensalada, puedes disfrutarla con esta sopa de zanahoria y huevo. Pero hay otros alimentos que pueden ayudarte, como el pimiento rojo, las espinacas, la manzana, la naranja, las uvas, la papaya, los albaricoques, el melón o el tomate. Y hablando de tomates, fíjate qué buenos están al horno en esta receta de cebollas y tomates al horno.

No lo dejes para más adelante, prepárate ya para el verano comiendo sano, rico y variado. ¡Tú puedes conseguirlo!

Valora este artículo