Las recetas con muslos de pollo son las favoritas de los que aman esta parte del pollo. El pollo es quizás uno de los ingredientes más usados en todas las gastronomías del mundo, y el muslo, el preferido de la mayoría. Vayas donde vayas, seguro que encuentras recetas con muslo de pollo, y, lo más probable, es que cada sitio haya encontrado su particular manera de cocinarlo. Muslo de pollo con especias, sólo, en salsa, al horno, al fuego, cortado, entero, en migajas… ¡Hay mil maneras de hacerlo! No sabemos cuándo exactamente empezó la domesticación del pollo. Existen indicios del uso del pollo desde el neolítico (en el 6.000 a.C.) pero los expertos piensan que el uso cotidiano del pollo pudo haber surgido en la India hace aproximadamente 4.000 años. ¡Eso es mucho tiempo! La de tiempo que hemos tenido para pensar recetas con muslo de pollo, ¿a que sí? Aún así, aunque nuestra relación con el pollo haya sido estrecha desde hace miles de años, no fue hasta la década de los 60 que este producto llegó a las cocinas de todo el mundo, y con él los muslos de pollo. Y es que, aunque ahora pueda parecer increíble, en el pasado, el muslo de pollo era considerado “de lujo”. Por suerte, la mejora en la sanidad y las innovaciones tecnológicas permitieron mantener en buen estado la carne del pollo para poder ser transportada sin problemas. Aquí te presentamos las mejores recetas con muslos de pollo para que cocines en tu casa pero, además de esta selección, te animamos a que pruebes también todas nuestras otras recetas de pollo.

Ver más...

Beneficios y propiedades del pollo

¿Sabías que los beneficios y propiedades del pollo lo convierten en una de las carnes más saludables? El pollo contiene muchas proteínas y un alto nivel de densidad de nutrientes. Además, está compuesto por un 70% de agua por lo que su nivel calórico es muy bajo. Para que te hagas una idea de los beneficios del pollo, cada 100g de carne solo tiene aproximadamente 145 kcal ¡Piel incluida! Eso significa que si decidimos quitarle la piel, las calorías que nos aporta este producto son incluso menores. Y por si eso fuera poco, el pollo nos brinda una variedad muy amplia de partes que pueden usarse de formas muy distintas y con elaboraciones muy distintas. Y es que no es lo mismo, el muslo, que la alita o que la pechuga. Hasta los huesos son útiles si quieres hacer un buen caldo. Se trata de un animal con infinidad de posibilidades. Hoy nos vamos a centrar en cómo sacarle el máximo provecho a los beneficios del muslo de pollo. ¡Sigue leyendo!

Receta destacada

MUSLOS DE POLLO ASADO

(28)

El pollo es uno de los ingredientes más agradecidos cuando lo combinamos con todo tipo de salsas, verduras, hortalizas... Existen infinidad de recetas en todo el mundo con este tipo de carne, pues se trata de una carne muy nutritiva y sana. Y es por esto, Ver Receta...

Ingredientes

  • 4 muslos de pollo
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 tomate
  • 1 manzana
  • 2 ó 3 patatas
  • 2 ó 3 ramas de perejil
  • 1 pastilla de

    Avecrem Caldo de Pollo

  • 40-60 min
  • Fácil
  • 4 personas

¿Cómo hacer recetas sanas con muslos de pollo? Mientras que a algunos les gusta coger los muslos con las manos para no dejarse nada, para controlar las porciones de muslo de pollo que ingieres, te recomendamos deshuesarlo. Además, comerlo con hueso puede acabar siendo un desastre para el mantel del anfitrión. Por eso, una buena solución para elaborar recetas ligeras es quitarle el hueso del muslo de pollo antes de cocinarlo. Para hacer una receta con muslo de pollo, sana, deshuesando el muslo, lo primero que tienes que hacer es retirar el hueso lateral que une los cuartos traseros a la columna vertebral del pollo. Haz un corte lateral con el cuchillo sobre el hueso que verás y haz un corte limpio contorneando el hueso hasta separar por completo la carne. Corta las articulaciones que te quedarán a los extremos y si quieres puedes darle la vuelta al muslo de pollo y quitarle la piel. ¡Y listo! Ya tienes la carne preparada para crear tu receta sana con muslo de pollo. Pruébalo con nuestras recetas para cenas, y duerme tranquilo.

¿Qué recetas fáciles con muslos de pollo podemos hacer? ¡Muchísimas!  Si buscas una receta fácil con muslos de pollo, por supuesto puedes probar las recetas a la plancha, perfectas para tus recetas de verano, porque, en realidad, lo difícil no es la receta, es decidir quién se queda el muslo de pollo y quién la pechuga… No sabemos si es por su textura, su forma o su sabor, pero los muslos de pollo son sin duda la parte favorita de la mayoría de gente. Por ello, es muy habitual pelearse un poquito en la mesa con la familia. ¿Alguna vez has estado en una de esas disputas? Por suerte, en los supermercados es fácil encontrar un paquete hecho exclusivamente de muslos de pollo y así aprovechamos lo que más nos gusta para preparar platos de manera fácil. Si buscas recetas fáciles y rápidas que te saquen de tu zona de confort, tienes que probar la receta de muslos de pollo a la cerveza. ¡Anímate!

¡Las recetas de muslos de pollo al horno son una delicia! Es habitual ver fotos en internet de un buen muslo de pollo al horno y pensar “Madre mía, eso debe ser complicado” o “A mi eso seguro que no me sale”. Pero lo mejor de las recetas de muslos de pollo al horno es que hacerlos es la cosa más sencilla del mundo. Lo único que tienes que tener claro es que tipo de acompañamiento vas a querer. La receta de muslo de pollo al horno más clásica (y deliciosa) es con patatas. Pero puedes animarte con todo tipo de ingredientes distintos: cebolla, zanahoria, calabacín, berenjena, champiñones, bacon… Todo vale con las recetas al horno. Piensa que cuando esté en el horno, todos los sabores se mezclarán y la carne absorberá los aromas de todo lo que le rodea y te quedarán unos muslos de pollo al horno jugosos. ¡Así que ponte a experimentar!

Recetas de muslos de pollo guisados

Si hoy te apetece una buena receta de muslo de pollo guisado recuerda que el secreto para que te quede rica, con un sabor concentrado e intenso es el sofrito que hagas previamente. Para hacer el sofrito para tu receta de muslos de pollo guisados, tan solo corta las verduras de tu elección en cuadrados pequeñitos y póchalas a fuego lento con aceite de oliva en una sartén. Lo importante a tener en cuenta es que el objetivo de este paso es evaporar el agua para concentrar el sabor. Por lo que no nos interesa tostar ni caramelizar los ingredientes. ¿Quién dijo que esta no era también una receta con verduras? Mientras va pochando lentamente, saca tu lado más personal y añádele las especias a tu receta de muslos de pollo guisados que más te gusten: tomillo, azafrán, eneldo, menta… Remueve y pocha con paciencia y ¡Ya está! un sofrito delicioso para tu receta de guiso de muslos de pollo. Ahora solo te falta añadir el muslo de pollo que tenías reservado a una cazuela, echarle caldo (o agua si no tienes) y dejar cocer unos 45 minutos hasta conseguir la consistencia de salsa deseada. Mmmmmh. Todo un manjar.

¿Sabes por qué necesitas una receta de muslos de pollo en salsa? Una de las desventajas de los muslos de pollo es que, si se cocinan demasiado, pierden mucha agua y entonces quedan algo resecos. Para evitarlo no hay nada mejor (y más bueno) que una receta de muslos de pollo en salsa. ¿Por qué? ¡Así los hidratas! Por suerte para todo el mundo, los muslos de pollo son un ingrediente tan versátil que pueden combinar con todo tipo de sabores: dulces, salados, fuertes, suaves, aromáticos, especiados… Es por eso que casi cualquier sabor le va a venir bien a tu receta de muslos de pollo en salsa: La clásica barbacoa, salsa de mostaza, salsa de queso azul… Tienes muchísimas opciones, ¡no dejes de probarlas todas! Recuerda que en estas recetas de muslos de pollo en salsa, lo más importante es que haya suficiente salsa para mojar pan después. ¡Vamos allá!