PASTA CON CHAMPIÑONES Y GAMBAS

El mundo de la pasta es inabarcable, y es que este regalo que nos ha hecho la gastronomía italiana va bien con todo.

Que sí, no lo negamos, la boloñesa y el pesto son geniales pero con tanta riqueza, ¿te conformarás con sólo estas dos salsas? Prueba nuevas combinaciones de verduras,Ver más...

  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer PASTA CON CHAMPIÑONES Y GAMBAS

  • Cuece la pasta, al dente, en abundante agua hirviendo con Avecrem 100% Natural Pescado y Marisco.

    PASO 1

    Cuece la pasta, al dente, en abundante agua hirviendo con Avecrem Pescado -30% de sal.

  • En una sartén amplia, pon el aceite y dora los ajos y las gambas

    PASO 2

    En una sartén amplia, pon el aceite y dora los ajos picaditos. Cuando tomen color, incorpora las gambas y la guindilla. Escurre y reserva.

  • En  el mismo aceite, rehoga los champiñones.

    PASO 3

    En el mismo aceite, rehoga los champiñones. Añade el queso rallado y un pellizco de Avecrem Caldo de Pollo. Agrega la pasta y las gambas. Rehoga y mezcla muy bien. Espolvorea con pimienta y ¡a comer!

Valora esta receta

Consejos para cocinar Pasta con champiÑones y gambas

El Truco: cuece la pasta con un poco de aceite

Si cueces la pasta en agua con sal y le añades dos cucharadas de aceite de oliva, verás cómo no se te pega durante la cocción y queda mucho más suave y apetecible. Da igual la cantidad de pasta que quieras cocer. Con un par de cucharadas será suficiente, y el resultado, espectacular.

De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

carnes, pescado o, como en este caso, de combinaciones de mar y montaña, tan típicas de nuestro país.

En muchos lugares del mundo, mezclar setas y marisco sería un sacrilegio pero… tú ya sabes que el pecado sería resistirse a esta combinación ganadora, ¿verdad?

Los champiñones que solemos cocinar, los de color blanco, son la variedad más suave de sabor. Si quieres dar mayor profundidad a este plato, reemplázalos por unos champiñones Portobello. Los reconocerás porque son de color pardo.