Pasta con sabores

(2)
poster-image

¿Te gustaría decorar la pasta? Estira una lámina de pasta sobre la superficie de trabajo. Colócale encima hojas de alguna fina hierba (perejil, estragón, perifollo, cebollino...). Tapa la pasta con otra lámina ya estirada y estírala de nuevo con el rodillo o con la máquina. Las dos láminas de pasta se pegarán entre sí y quedarán «tatuadas» con las hierbas.

Valora este truco

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

Y ahora, al registrarte consigue este lote de productos.

Consulta las bases legales de la promoción aquí.
 

 

 

*Campos obligatorios