10 Recetas con pechugas de pollo fáciles

()
recetas_pechugas de pollo faciles_gallina blanca

Si hay un tipo de receta que le gusta a todo el mundo, estas son las recetas con pollo. Este ingrediente gusta a mayores y pequeños y es muy fácil de preparar. Además, permite gran variedad de platos que son versátiles en recetas más ligeras o más jugosas para cuando nos queremos dar un capricho. Así que hoy te vamos a enseñar a hacer 10 recetas con pechuga de pollo muy fáciles para que las puedas incorporar tanto a tus menús diarios como a tus comidas para las grandes ocasiones. Como sabéis esta ave es muy popular y se usa para gran variedad de platos y preparaciones. Lo cierto es que el origen de la relación de esta especie con el ser humano se remonta al Neolítico, concretamente en el marco del cambio de sociedades cazadoras-recolectoras a agricultoras-ganaderas. Algunas fuentes cuarenta que las primeras gallinas y pollos domesticados es probable que provengan de la India y que estuviesen allí hace ya más de 4000 años. Pero cabe destacar que los primeros datos sobre la domesticación de gallos vienen de lugares como China, Egipto o Creta durante el 1400 antes de Cristo. Ahora que ya sabemos más sobre este animal es hora de ponernos manos a la masa.

Pechugas de pollo en escabeche

Para esta primera receta os proponemos hacer unas ricas pechugas de pollo en escabeche. Tienes que saber que este tipo de cocinado es muy saludable y te irá de perlas como receta para poder prepararla en todo tipo de ocasiones. Como te decimos siempre con este tipo de elaboraciones, es ideal para ponerte creativo con la guarnición. Ya que al ser un plato más básico puedes decantarte por hacer una guarnición más creativa.

Pechugas de pollo con crema de champiñones

Como te hemos venido contando, el pollo es un ingrediente muy versátil que combina con todo tipo de otros deliciosos ingredientes. Es por eso que te proponemos hacer una pechuga de pollo con crema de champiñones. A continuación, te contamos una curiosidad sobre los champiñones. Se aproxima que el cultivo de esta seta se inició en Francia hacia 1650. De hecho, su cultivo empezó casi como un accidente, ya que surgió cuando algunos hortelanos observaron la aparición de hongos comestibles al cubrir el estiércol de las caballerías con arena. En España el cultivo se exportó de Francia y se inició en 1952. En Francia cuando se dieron cuenta del éxito del cultivo del champiñón que había empezado como algo casual intentaron cultivarlo de manera activa tras varios intentos fallidos de cultivarlo al aire libre, los primeros cultivos profesionales se establecieron en las frías y húmedas catacumbas de París. Estas estructuras ofrecían las condiciones ideales para su cultivo debido a su oscuridad y humedad. Y gracias a esto, hoy podemos disfrutar de esta seta para recetas tan ricas como esta.

Pechugas de pollo a la parrilla

Ahora nos toca proponerte una de esas recetas muy sencilla de elaborar, hablamos de pechugas de pollo a la parrilla. Como siempre te recomendamos que para este tipo de recetas tan sencillas cuentes con ingredientes de primera calidad ya que es lo que aportará el toque al plato.

Pechugas de pollo rebozadas

Para la siguiente propuesta tenemos unas deliciosas pechugas de pollo rebozadas. Como seguro que has podido notar, estas pechugas encantan a todos los niños. Así que te las recomendamos para las comidas más familiares. Antes hemos hablado de los champiñones. Y ahora te queremos hablar de una variante que va a aportar mucho sabor a tus platos: los portobellos. Estos son una variedad más gourmet del champiñón que solemos encontrar habitualmente en las tiendas, la principal diferencia es que los champiñones Portobello tienen una textura más firme y tersa, un sabor más dulce y fresco que suele ser más delicado al paladar.

Normalmente el champiñón portobello suele ser de mayor tamaño que el hongo habitual. Tiene un color marrón tostado, pero su interior es blanco, limpio y muy suave. Estos champiñones quedan de perlas si los laminas bien y los incluyes en las ensaladas con unas gotas de aceite y sal entre sus escamas. Si quieres una alternativa ligera, los puedes hacer a la plancha y tendrás un entrante en un abrir y cerrar de ojos.

Pechugas de pollo con chips de patata

En este recetario también queremos hablaros de algunas recetas muy originales, como por ejemplo estas pechugas de pollo con chips de patata. A la hora de freír las patatas dulces hazlo sobre todo en abundante aceite de oliva virgen extra. De esta manera, quedarán súper crujientes, absorberán mucho menos aceite y lucirán más brillantes. Esta es una manera muy original y diferente de elaborar este delicioso y tradicional plato.

Pechugas de pollo al ajillo

A continuación, te proponemos esta receta de pechugas de pollo al ajillo. Además de estar requeté-chupada, esta receta es un plato económico y delicioso no solo apta para los domingos en familia pues, si lo piensas, te puede sacar de un buen apuro incluso entre semana. Además, debido a la versatilidad de la carne del pollo, puedes variar la receta a tu antojo, por ejemplo, condimentando con las hierbas que más te gustan o añadiendo verduritas como guarnición.

Para no fallar en la elección del pollo, te recomendamos preguntes en tu carnicería de confianza (ojo, el término “confianza” excluye los hipermercados y todo tipo de pollo distribuido o envasado de forma industrial, envuelto en plásticos varios). Al final, cuanto más local, mejor. Es la regla que siempre suele dar buenos resultados.

Pechugas de pollo rellenas al horno

Para el siguiente plato te proponemos una rica receta de pechugas de pollo rellenas al horno. Este plato te irá de maravilla si decides hacerlo por ejemplo en fechas señaladas. Si nos remontamos a los orígenes del pollo, los estudios demuestran que los celtas del norte disponían de pollos antes de que el imperio romano se hiciera con la bretaña. Más tarde serían los romanos que mediante sus rutas comerciales entre colonias fomentarán la cría de gallos, gallinas y pollos en general por todo Europa durante los primeros siglos después de cristo. A partir del siglo XV, el intercambio cultural que se produjo entre la vieja Europa y “El Nuevo Continente” debido a la colonización española en América, permitió que el pollo y los gallos fueran llevados hasta América y pasarán a formar parte de sus costumbres gastronómicas y culturales.

Para celebrar la buena cosecha por ejemplo se celebraban grandes banquetes que contaban con este animal como plato principal. Como seguramente sabes, hasta hace cosa de no muchos años comer pollo y carne en general en España era considerado todo un lujo. Animales como el pollo quedaban reservados para las grandes cenas y eventos como las de Navidad.

Judías verdes con pechuga de pollo

Hemos llegado al punto en el que te presentamos la receta más ligera de esta lista, hablamos de las judías verdes con pechuga de pollo. Primero diremos que las judías verdes pertenecen a la familia de las leguminosas, que incluye plantas herbáceas y leñosas repartidas por regiones tropicales, subtropicales y templadas de todo el mundo. Es una planta anual, es decir que crece todo el año, y además es herbácea. Esta condición hace que sea muy accesible y su consumo asequible para todos los bolsillos. Como muchas legumbres como los frijoles, se especula que la judía verde también es originaria de América. En concreto, hay evidencias que confirman que sus orígenes se podrían encontrar en la zona de México y Perú. Además, son muy sanas y combinan de perlas con el pollo, así que te irá muy bien hacerlas juntas.

Pechugas de pollo al tomate

Para nuestra siguiente receta de pechugas de pollo las haremos con tomate. Para este plato te recomendamos que te decantes por usar uvas pasa. Puede que utilices las uvas pasas para preparar muchas de tus recetas porque la verdad es que se trata de un ingrediente exquisito, que proporciona a los platos un toque exótico y agridulce único. Además, son ideales para el pollo y podemos usarlas durante la cocción para que impregne de su sabor la carne. ¡Notarás la diferencia! 

Pechugas de pollo asadas

Y ya llegamos a la recta final de nuestras recetas con pechugas de pollo. Para la última te proponemos unas pechugas de pollo asadas. Estas son muy fáciles de cocinar y además son una comida muy ligera. En primer lugar, se limpian bien las pechugas de pollo de cualquier resto de grasa que pudieran tener, se sazonan con la sal y se cubren con el zumo de limón, el tomillo, el orégano, las tres cucharadas de miel y el curry. Si eres fan de las especies te sugerimos que utilices algunas para darle un toque ideal. Y con esto damos por terminado nuestro recetario de pechugas de pollo fáciles. Esperamos que te haya gustado y que hayas podido coger inspiración para tus futuros platos. Mira estas recetas fáciles y rápidas.

Valora este artículo