Tradiciones culinarias de Semana Santa

(5)

¿Semana Santa en España? Uff… ¿por dónde empezamos? Domingo de Ramos, procesiones, alfombras de flores, Vía Crucis, saetas, tamboradas… Todas estas tradiciones de origen fervientemente católico siguen vigentes hoy en día con un sentido más folclórico y cultural. Es, por tanto, una de las fiestas por excelencia y debido a la riqueza de nuestro país, en cada zona de España se celebra de manera distinta. Y como ya sabéis, el calendario católico marcaba también la dieta y las recetas. De todo aquello (la mayoría) nos hemos quedado con lo bueno (léase buñuelos de bacalao, dulces de sartén, escabeches y otras delicias) así que vamos a hacer un repaso a las tradiciones culinarias propias de la Semana Santa tamizadas por el filtro del siglo XXI.

¡A moderarse! 

Después de la abundancia del Carnaval, toca austeridad y moderación. Básicamente, en su origen, se traducía en ingredientes sencillos y comunes, elaboraciones simples. Además, el Viernes Santo y el Miércoles de Ceniza la tradición obliga al ayuno y el Viernes de Cuaresma no se puede comer carne. Con estas premisas, es normal que tomaran posiciones las legumbres, las verduras, los pescados y los dulces: su misión era saciar el hambre y evitar la tentación de la carne (en sentido literal). 

receta de sopa de ajo

De hecho, una de las legumbres con mayor presencia durante el tiempo que dura este periodo de abstinencia son los garbanzos, ya sean combinados con bacalao o con verduras. Por ejemplo, este potaje de garbanzos con espinacas, lleno de aromas y sabores, y que te reconfortará durante los últimos días de invierno. 

receta de bunuelos de bacala receta de garbanzos con espinacas

 

De norte a sur, al rico plato de Semana Santa

En León y Castilla es muy común por estas fechas la sopa de ajo. Para dar vigor y alegría al cuerpo, lleva mucho pimentón y se le añade el pan duro. El bacalao se convierte en el pescado estrella de la Semana Santa y aparece dándolo todo en forma de buñuelos, croquetas y tortillas. Aunque no solo aparece en forma de relleno, si no también como el claro protagonista de platos sensacionales como los garbanzos guisados con bacalao y panecillos

receta de garbanzos-guisados con bacalao y panecillos

En el interior de la península los escabeches también se convierten en una opción común gracias a su capacidad de conservación. ¡Anímate a probar estas ostras en escabeche ligero para escabechar tu Semana Santa!  Solo te hace falta un marisco de calidad, vinagre y aceite y algunos toques de sabor que conseguirás con los ajos, la cebolla, el laurel, los pimientos del piquillo y la propia agua de las ostras. Por otro lado, en la zona de Castilla, las patatas viudas, patatas guisadas que han perdido el chorizo por el camino pero que una vez más confían en el pimentón para disimular esa pérdida. 

receta de ostras en escabeche ligero

Una vuelta a España de lo más dulce

Si te decimos “frutas de sartén” igual no sabes de qué estamos hablando, pero si nombramos los buñuelos, los pestiños o los churros la cosa cambia, ¿verdad? Pues bien, las frutas de sartén, es decir, masa de pan o repostería frita dándole diversas formas, aunque no son exclusivas de la Semana Santa, sí que son unos de los postres protagonistas.

receta de bunuelos de cuaresma

En Catalunya son muy comunes los buñuelos de viento o los buñuelos de Cuaresma, en Andalucía los pestiños, en Castilla las torrijas  y en ambas los roscos. En el Norte de España es tradición tomar por estas fechas leche frita

receta de leche frita receta de torrijas de vino

 

Y por último, también encontramos postres sin freír muy arraigados en la Semana Santa de España. En Canarias es típico el maíz cocido o frangollo y en Catalunya los niños y niñas reciben por parte de sus padrinos la Mona de Pascua, un pastel de harina, azúcar, huevos y mantequilla, adornado con plumas y un huevo de chocolate y que pone el broche de oro al final de la Cuaresma. 

Valora este artículo