Recetas típicas de Semana Santa

(2)

La Semana Santa es una celebración especial para los católicos, ya que en estos días se conmemora la muerte y resurrección de Cristo. Pero al mismo tiempo se mezcla con vacaciones y reuniones familiares que nos llevan a preparar manjares especiales. La abstinencia de comer carne hace que en estos días nuestra cocina cambie de hábitos y preparemos platos típicos con otros ingredientes. 

Si te apetece seguir las tradiciones de esta festividad, acompáñanos en este repaso por las recetas clásicas de Semana Santa, así como por otras alternativas a los platos de carne que puedes poner en práctica durante estos días. 

Garbanzos y bacalao, los reyes de la fiesta

La Cuaresma es una época en donde se hace vigilia. El viernes santo es el día en donde las carnes, los embutidos y fiambres se cambian por guisos de pescado, legumbres y verduras. El bacalao, los garbanzos y espinacas son los ingredientes tradicionales para preparar un potaje de vigilia, aunque también puedes incorporar a tu gusto acelgas, judías y varios tipos de pescado. Aunque como durante este tiempo se consume mucho bacalao en infinidad de recetas, si quieres puedes hacer este suculento potaje sin el pescado, ya que solo con los Garbanzos con bacalao y espinacas te sabrá a gloria.

Los garbanzos y el bacalao son la pareja perfecta de la Semana Santa, y los encontrarás en varios platos tradicionales. Por ejemplo, en el de Garbanzos guisados, un remedio al frío muy sustancioso que también se prepara con zanahorias, cebolla, laurel, tomates, pan, huevos, ajo y patatas.  

Aunque estos platos tradicionales están riquísimos, también puedes aprovechar este tiempo de abstinencia para poner en práctica otras recetas no tan típicas pero igual de sabrosas. ¿Qué te parecen unos garbanzos con calabaza al azafrán? La fragancia de esta especia le da un toque especial al plato y hará que disfrutes de cada cucharada y de una receta variada y sana. 

Cocinar sin carne

Por otro lado, una buena idea para sustituir el bacalao en los platos con garbanzos es utilizar sepia. Y, en concreto, en guiso en el que se mezclan los sabores del mar y del campo, con un rico sofrito, verduras y setas. Verás que el plato lleva un poco de jamón del país, pero durante estos días puedes hacerlo sin él, seguro que te sigue quedando sensacional. 

Otro de los ingredientes que no puede faltar durante la Semana Santa son las patatas, presentes en muchos guisos. Son el acompañamiento perfecto de platos 100% marineros como la sopa de patatas y marisco con gambas, almejas y mejillones. ¡Una delicia! Pero si echas de menos el sabor de la carne, te recomendamos que hagas las patatas al horno con albóndigas de seitán. Este alimento es un preparado de glúten de trigo con un aspecto similar a la carne, y que te aportará proteínas vegetales muy saludables. 

 

La cocina de Semana Santa también son las croquetas, las tortillas y los buñuelos, como no de bacalao. Un tentempié irresistible y crujiente con el que disfrutar de el sabor de este pescado. De hecho, los buñuelos son una opción excelente para empezar a acostumbrar a los más pequeños en estos sabores. Así que por qué no aprovechas estas fechas para preparar unos buñuelos de pescado, con merluza o rape quedan estupendos. Aunque si en casa sois más de tortilla,no deberíais dejar de probar esta Tortilla plagada. ¡Un auténtica delicia!

Dulces caseros 

Otra de las cosas más tradicionales es la repostería, los postres caseros, la bollería, el arroz con leche y la leche frita. En Andalucía y Castilla los roscos están por todos lados y los pestiños que son una masa fina acompañada con miel, en Levante es muy típico encontrar las monas de pascua que son una especie de bollo con huevo en el centro. En Madrid las tortillas de pan bañadas en vino o leche y fritas añadiéndole azúcar y canela, son indispensables en estas épocas por su sencilla elaboración.

La gastronomía en esta época del año juega un papel fundamental en nuestro país, los cambios culturales e históricos han ido adaptando las creencias y han cambiado el sentido inicial de estos momentos religiosos, pero lo importante es que en estos momentos de recogimiento se nos invitan a compartir en familia y a deleitar nuestros paladares con los suculentos platos que enmarcan estas festividades.

Valora este artículo