Guiso de salmón, patata y calabaza

(4)

Este guiso de salmón, calabaza y patata saca lo mejor de sus ingredientes para ¡conquistarte el corazón! 

  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

  • Caldo Casero de Pescado 100% Natural

    100% natural, sabor casero

Cómo hacer Guiso de salmón, patata y calabaza

  • Primer paso guiso de salmon patata y calabaza

    En los días fríos no hay nada que entre mejor que una sopa, un guiso o un estofado. Son comidas que nos sacian y hacen que recobremos enseguida la energía y vitalidad. No creas que todas estas preparaciones son complicadas, las hay de muy sencillas como este plato que vamos a preparar. ¿Estás listo? ¡Pues empezamos! Para comenzar esta receta de guiso de salmón patata y calabaza, comenzamos por cortar la cebolla blanca. Córtala por la mitad y quédate solo con media. Pica la cebolla y rehoga en una cacerola a fuego lento con un chorrito de aceite. Después, cuando esté transparente, añade la calabaza y las patatas peladas y cortadas a dados grandes. Te recomendamos que la calabaza la compres ya cortada porque es una hortaliza que por su piel dura cuesta un poco trabajarla. Pero si no, ¡no te preocupes! Si la compras entera y sin pelar, elige un buen pelador o un buen cuchillo y atento. Primero córtala por la mitad con el cuchillo grande. Apóyala por su parte plana cortada y pela la piel con un pelador de verduras o con el cuchillo. Si lo haces con el cuchillo, haz cortes de arriba a abajo, empujando la piel hacia la tabla de corte. Quédate con 200 g y quítale las semillas. Rehoga todo un par de minutos y súmale el caldo de pollo.

  • Segundo paso guiso de salmon patata y calabaza

    Deja cocer 10 minutos a fuego suave. Mientras se va haciendo, nos ponemos a preparar el salmón. Límpialo y córtalo en tacos de igual tamaño que las verduritas. Pon en una cazuela una cucharada de aceite y rehógalo. Cuando comience a dorarse, sácalo e incorpóralo a la olla con el resto de ingredientes que ya llevarán 10 minutitos cociéndose. Al echar el pescado, apaga el fuego inmediatamente, con el calor residual se termina de cocer el salmón.

  • Es la hora de darle un toquecito. Las hierbas le dan su gracia a los platos. En esta ocasión le vamos a echar perejil picado por encima. Lo bueno del perejil es que se encuentra muchas veces gratis en mercados o fruterías. ¿Sabes por qué? Es una hierba que crece rápido sin que necesite ningún tipo de cuidado. Ahora bien, esto también sucede con algunas otras hierbas y solemos pagar por ellas, así que lo del ramillete de perejil regalado es también parte de una costumbre. Una muy buena. Precisamente en este enlace te contamos cómo aprovechar el perejil que nos regalan en las tiendas. Una vez hayas añadido el perejil, ¡ya tienes la receta! ¡Está lista para que la disfrutes! ¿Te ha gustado este guiso? Lánzate a ser una cocinitas y prueba a hacer una variación: la receta de guiso de rape con gambas. ¡Buenísimo!

Valora esta receta

Consejos para cocinar Guiso de salmón, patata y calabaza

Sin duda, una manera de que tus guisos tenga un mejor sabor y aroma es añadiéndoles un poquito de azafrán. Pruébalo con la receta de hoy y seguro que te quedará un guiso de lo más sabroso y aromático.

 

Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana