Garbanzos con choco y espinacas

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Garbanzos con choco y espinacas

  • Primer paso garbanzos con choco y espinacas

    PASO 1

    Para elaborar esta receta de garbanzos con chocos, en primer lugar picaremos la cebolla y el pimiento y los sofreiremos en una sartén amplia con dos cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra durante unos 12 minutos.

  • Segundo paso garbanzos con choco y espinacas

    PASO 2

    Una vez la verdura quede pochadita, vertemos los 400 ml del Caldo Casero de Pescado junto con la hoja de laurel y los chocos troceados y previamente lavados (podemos pedir en la pescadería que nos los limpien y nosotros los troceamos en casa al tamaño que nos guste). Cocemos durante 20 minutos a fuego suave removiendo de vez en cuando.

  • Tercer paso garbanzos con choco y espinacas

    PASO 3

    Transcurrido este tiempo, añadimos los garbanzos de bote ya cocidos (es recomendable escurrirlos y lavarlos bajo el grifo antes de cocinarlos) y cocemos durante unos 7 minutos más. Apagamos el fuego, dejamos reposar unos minutos y servimos caliente.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Garbanzos con choco y espinacas

 

Si quieres hacer un auténtico “mar y montaña” recuerda que a esta receta de garbanzos con chocos también le puedes añadir unos taquitos de jamón en el sofrito de verduras para darle más sabor e intensidad al plato.

Truco destacado de la receta
De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

 

Si has entrado aquí pensando en una receta de legumbres con algún tipo de cereal chocolateado, sentimos decepcionarte. El choco, para aquellos despistados que no lo tengan muy claro, es lo mismo que la sepia. Bueno, en realidad hay una sutil diferencia entre choco y sepia. Aun tratándose del mismo tipo de molusco cefalópodo (Sepiida, para ser exactos), se le llama <a href="https://www.gallinablanca.es/recetas/chocos/">chocos</a> a los ejemplares jóvenes, mientras que la sepia se refiere a los adultos. Por lo tanto, la diferencia de nomenclatura es una simple cuestión de tamaño. Eso sí, de ahí a tener chocolate nada que ver…

Los que seguro que lo tienen muy claro son nuestros amigos de Huelva. Y es que para los onubenses, los chocos son parada obligada. Allí, la oferta de platos y recetas con chocos es innumerable. Algo normal si tenemos en cuenta que estas sepias ‘junior’ se localizan mayormente en la confluencia del Atlántico y el Mediterráneo. Es más: tan arraigada está la tradición de chocos en Huelva que a los onubenses también se les llama “choqueros”. Toda una seña de identidad, vamos. En cualquier caso, los chocos no son exclusivos de Huelva, ni mucho menos. En general, su pesca y consumo se extiende a la mayor parte de Andalucía, especialmente en aquellas regiones donde se sirve pescaíto frito: desde Cádiz a Málaga pasando por Sevilla e incluso las Canarias.

Esa es otra: ¿cómo se cocina el choco? Nosotros te vamos a explicar cómo hacer un riquísimo guiso de chocos con garbanzos partiendo de un sofrito de <a href="https://www.gallinablanca.es/recetas/cebolla/">cebolla</a> y <a href="https://www.gallinablanca.es/recetas/pimientos/">pimientos</a>, pero este fascinante pescado compuesto de agua, proteínas y grasas “buenas” tiene en realidad tantas opciones de elaboración como una sepia: frito en tiras, entero a la plancha, en guisos, en salsas, salteado con verduras de la huerta, al ajillo, en su tinta, estofado con patatas, etc. Mil y una exquisitas recetas que sin duda nos traen a la mesa uno de los bocados más finos y saludables de nuestro mar.