¿Alguna vez habéis utilizado los garbanzos sin remojar la noche anterior?

Para cocinar los garbanzos crudos, siempre recomendamos dejarlos en remojo durante 12 horas aproximadamente. Recuerda que, a diferencia de otras legumbres, los garbanzos es mejor remojarlos con agua templada e idealmente con una cucharadita de sal para que queden más blandos. ¡Así seguro que no te quedan como piedras!