Crema de puerro

(3)

La crema de puerro es sabrosa y súper fácil de preparar. ¿Lo bueno? Es un plato que sirve para todas las épocas del año porque se puede comer frío o caliente. ¡Te va a enamorar!

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

  • Caldo Casero de Verduras 100% Natural

    100% natural, sabor casero

Cómo hacer Crema de puerro

  • Primer paso crema de puerros

    La crema de puerro se hace en un abrir y cerrar de ojos. Lo cual es perfecto porque el puerro es un gran aliado en la cocina. Pertenece a la misma familia que las cebollas, el ajo, las cebolletas y el cebollino. Se las conoce con el nombre de las Liliácedas y el puerro es una de las más importantes porque es muy rico en fibra además de ser un poderoso antioxidante. Para empezar con esta receta de crema de puerro, lo primero es limpiarlos y lavarlos bien. Abre bien sus capas para que no queden rastros de tierra. Córtalos en tiras o en trozos. Recuerda, cuando vayas a la frutería, que para fijarte en los de mejor calidad tienes que mirar que el tallo sea blanco, recto y consistente. Sin manchas y que las hojas sean de verde oscuro y forma plana. Haz lo mismo con el apio. Limpialo y córtalo a trozos. En una cacerola pon un buen chorro de aceite de oliva y luego saltea ambos ingredientes juntos. Dale algunas vueltas.

  • Añade a la cacerola 3 tazas de caldo. Es importante no quedarse corto en caldo. ¿Por qué? Porque siempre es mejor echar un poquito a la hora de triturar quitar en función de la cremosidad que quieras. Si nos quedamos cortos, luego tenemos que aclarar con agua y pierde mucho sabor. No es lo mismo. Deja cocer durante aproximadamente 20 minutos, hasta que las verduras estén tiernas.

  • Tercer paso crema de puerros

    Cuando las verduras estén cocidas, es el momento de usar la batidora. Tritúralas. Una vez triturado, agregamos la nata y mezclamos. Dejamos cocinar 5 minutos más. Añade sal al gusto y un toque de pimienta para darle un sabor curioso. Lo bueno de la crema de puerro y apio es que se puede servir fría o caliente, dependiendo en qué mes del año estemos. Sírvela con una pizca de semillas de amapola porque queda mejor con ese toque crujiente. Parece una minucia o poca cosa las semillas, pero integrarlas en nuestros platos nos hace ganar mucho en la receta. En este caso, las semillas de amapola, como su nombre indica, se extraen de la amapola, son negras, de tamaño muy pequeño y tienen un sabor parecido al de las nueces. Suelen usarse mucho para decorar tartas, bizcochos o panes, al potenciar su sabor. En esta receta, nos sirven para darle un buen contraste que nos complemente los sabores que tenemos en el plato. ¡No falla! ¿Te ha gustado? Si tienes poco tiempo y quieres comer sano, las cremas son tu mejor compañera. En este súper recopilatorio encontrarás todas las recetas de cremas que necesitas. Por supuesto, si lo que quieres es darle rienda suelta a tu creatividad en la cocina usando el puerro, te recomendamos que te animes a preparar esta mini quiche de puerro con hinojo. ¡Una delicia!

Valora esta receta

Consejos para cocinar Crema de puerro

Cuando estés elaborando la crema, recuerda agregar el caldo de verduras lentamente. De este modo, podrás medir el líquido que verdaderamente necesitas y te quedará una crema con la consistencia que deseas.

 

Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana