Crema de puerro y pollo

(6)

Una de las mejores formas de comer sano y con platos sabrosos es preparando una rica crema de verduras.  En esta receta mezclamos todo lo bueno de la verdura con el sabroso toque del pollo. ¡Delicioso!

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Crema de puerro y pollo

  • Primer paso crema de puerro y pollo

    Empezamos preparando los puerros. Primero corta la raíz y la parte más verde y seca de las hojas. Lávalos un poquito con agua para eliminar la tierra y luego córtalos en rodajitas. Reserva el puerro picado.

    Seguimos con la carne de pollo, puedes usar la parte del pollo que más te guste, muslo o pechuga. Pídelos deshuesados y bien limpios en la carnicería, así no tendrás que preocuparte en casa. Simplemente corta la carne en cubitos más pequeños para evitar que la carne quede cruda en el interior.

  • Segundo paso crema de puerro y pollo

    Ponemos una olla grande al fuego con un poquito de aceite de oliva y empezamos a rehogar los puerros. Cuando empiecen a tomar un color transparente, añadimos el caldo y dejamos hervir durante 15 minutos.

  • Retira la olla del fuego, vamos a triturar la crema. Con el turmix, tritura bien los puerros hasta que queden bien finos y deshechos en una crema ligera. Asegúrate que la crema queda bien fina en este punto, porque no vamos a volver a triturar después.

    Vuelve la crema al fuego y añade el pollo picadito. Deja cocer unos minutos, añade un poquito de sal y pimienta a tu gusto y tu crema de puerro y pollo ya estará lista para servir.

    Si te gustan las cremas con una textura bien cremosa, te recomendamos añadir un chorrito de nata líquida de cocina o un par de quesitos, el sabor será más intenso y la textura deliciosa.

    Sirve caliente en boles y decora con un poquito de perejil picado.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Crema de puerro y pollo

Si quieres que la sopa tenga una textura bien finita y sea fácil de comer para los más peques de la casa, te recomendamos triturar el pollo. Puedes pedirlo ya picadito en la carnicería, o picarlo en casa. Solo tendrás que hacer mano de un cuchillo tipo cebollero bien afilado e ir cortando en tiras para luego picarlas cubitos finos y volver a repetir el proceso hasta quedarte con una pasta fina. 

 

Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana