Halloween, la tradición de la calabaza

(4)

En octubre las vidrieras de algunos comercios se empiezan a llenar de calabazas, máscaras terroríficas y telarañas. Llega Halloween, una festividad de origen anglosajón, que ya ahora está bastante extendida en gran parte de España. Aunque nosotros tengamos una forma bien distinta de conmemorar este día, sí que hemos importado algunas de las tradiciones de esta fiesta que se celebra la noche del 31 de octubre. De hecho, tampoco nos tendría que resultar tan ajena. Su nombre, por ejemplo, Halloween es una contracción de la frase en inglés “All Hallows’ Eve” que significa “Víspera de Todos los Santos”.

Esta tradición se internacionalizó gracias a las películas y series de televisión norteamericanas de los años 70 y 80, y por eso asociamos su celebración a países como Canadá o Estados Unidos. Sin embargo, también tiene lugar en el Reino Unido e Irlanda, de hecho fueron los inmigrantes irlandeses los que llevaron a territorio americano esta tradición celta. 

Festejando el Samhain

Cuando llegaba el final de temporada de cosechas, la noche del 31 de octubre, los celtas celebraban el ‘Samhain’, el año nuevo, el paso de una año a otro. Y creían que en esa noche la línea que une este mundo con el de los muertos era muy estrecha y permitía a los espíritus, tanto buenos como malos, pasar al mundo de los vivos. La gente también dejaba comida fuera de sus hogares para mantener a las almas de los difuntos contentos, hecho que derivo en el conocido y actual “truco o trato”, la tradición de los niños de ir de casa en casa pidiendo dulces y caramelos. Otra costumbre del Samhain era vaciar nabos para ponerles dentro velas, y así decorar la casa y alumbrar el camino a los difuntos. Un momento...pero, ¿no eran calabazas? 

La historia de Jack-o’-lantern

Esta costumbre de Halloween se la deben a la leyenda irlandesa de ‘Jack-o’-lantern’. Este maleante logró escaparse del infierno en varias ocasiones. En una de ellas después de beber durante horas con el diablo y comprobar que ninguno de los dos tenía monedas para pagar la cuenta, retó al diablo a convertirse en moneda, Satanás lo hizo, pero Jack no pago la cuenta si no que se metió la moneda en el bolsillo junto a un crucifijo de plata. Y solo dejó salir al diablo cuando este le prometió no volver a molestarle en un año.

Cuando Jack murió no fue aceptado en el cielo por sus pecados y menos en el infierno, donde el diablo no quería saber nada de él después de como le había tratado. Satanás le expulsó del infierno y le arrojó a Jack unas ascuas ardientes, que este atrapó en un nabo hueco y así obtuvo una improvisada linterna. Con ella fue condenado a deambular por los caminos del inframundo para siempre. De esta linterna se formó su nombre “Jack of the Lantern” (“Jack de la linterna”). Cuando los irlandeses llegaron a América, gran productora de calabazas, cayeron en la cuenta que estas eran más grandes y fáciles de vaciar que los nabos, y de ahí viene la tradición de la calabaza.

Recetas con calabaza

Es una pena desechar este vegetal tan nutritivo solo para decorarlo. Si has vaciado la calabaza aprovecha su interior ya que te aportará muchas vitaminas y, además, la calabaza es baja en calorías y te ayuda a mantener la línea.

Puedes prepararla en deliciosos platos como sopas, pastas, arroces o como acompañamiento de carnes y pescados. ¿Qué te parece una tarta de calabaza

Esta hortaliza da mucho juego en la cocina y su toque dulzón aporta al plato nuevas texturas y matices. Cortada en dados, con unas alcaparras y el tempeh marinado con especies quedan de maravilla, no te pierdas esta receta de Tempeh con dados de calabaza.

Si estás buscando algo realmente original para tu mesa deberías probar esta deliciosa receta raviolis de calabaza con salsa de mantequilla y trufa, te aseguramos que te encantará. Aunque su uso más común es con cremas o sopas como una crema de zanahoria y bacon. Y si te han gustado estas recetas lo bueno es que puedes repetirlas más allá de la noche de Halloween.

 

Y por último, una propuesta para el postre. Una receta de Muffins de calabaza con chocolate, una propuesta a medio camino entre una tarta de calabaza y un brownie de chocolate. ¡Deliciosa!

Valora este artículo