4 formas de aprovechar el pan de molde

(20)

Tener en la despensa un paquete de pan de molde te puede sacar de más de un apuro. Y no, no estamos pensando en hacer unos mixtos, sino en platos más elaborados.

De tradición anglosajona, el pan de molde es imprescindible para elaborar sándwiches. Tal y como lo conocemos hoy se popularizó a raíz del invento en 1928 de la máquina cortadora de pan pensada por Otto Frederick Rohwedder (que, por supuesto, la inventó porque estaba cansado de cortar el pan a mano). Esto hizo que la producción de pan se industrializara y comercializara en rebanadas.

Desde entonces, el pan de molde en rebanadas es tan útil en nuestras vidas que hasta en Estados Unidos existe una frase hecha: The greatest thing since the bread came sliced (El mejor invento desde que el pan viene en rebanadas). Pues démosle al invento unas recetas a su altura, ¿no os parece?

Un aperitivo de gourmet: canapés variados

Olvídate de las patatas y las olivas; si tienes invitados, nada mejor que unos canapés variados, variadísimos. Con ingredientes como salmón, queso, atún o cangrejo, todos tienen una cosa en común: el pan de molde. ¡Quedarás fenomenal!

…Y un aperitivo muy nuestro: tortilla de pan de molde

Mucho más español que anglosajón, esta tortilla a base de pan de molde te permitirá aprovechar las rebanadas de pan de molde que van quedando más duras. ¡Ideal para llevar de picnic!

Picatostes de pan de molde: crema de calabaza con picatostes

Salteadito en mantequilla, el pan de molde cortado en dados se convierte en unos estupendos picatostes. Ideal para esta crema de calabaza con picatostes… ¡o para el gazpacho!

Para quedar como una reina: pastel de atún en pan de molde

Aunque se llame pastel, no tiene nada de complicado. Eso sí, el resultado de este pastel de atún es tan espectacular que te aconsejamos que lo hagas también si tienes invitados para quedar como una consumada cocinera. 

Bueno, está claro que más allá del sándwich, el pan de molde da mucho de sí, o sea que la próxima vez que lo veas en tu despensa… ¡te entrarán ganas de cocinar!

Valora este artículo