Arroz con carne de cerdo

Esta receta de arroz con carne de cerdo es uno de los clásicos que admiten mil versiones. Desde la costilleja hasta la pluma, las partes del cerdo son numerosas y todas válidas, sobre todo cuando el corte elegido es solomillo.

  • 40-60 min
  • Media
  • 4 personas
Arroz con carne de cerdo bodegon con producto

Ingredientes

Cómo hacer Arroz con carne de cerdo

  • Arroz con carne de cerdo paso 1

    PASO 1

    Sofríe en aceite de oliva el ajo, la cebolla y el pimiento bien picados hasta que las verduras se pochen. Añade el solomillo de cerdo troceado en dados de unos 3 centímetros y cuece la carne junto al sofrito hasta que quede bien doradita.

  • Arroz con carne de cerdo paso 2

    PASO 2

    Vierte un chorrito de vino blanco y deja que el alcohol se evapore. Añade el arroz y mezcla con la cuchara de madera hasta que todos los granos queden impregnados del aceite del sofrito.

  • Arroz con carne de cerdo paso 3

    PASO 3

    Incorpora el caldo para paella y el azafrán. Cocina a fuego suave durante 15 minutos (18 o 20 si has usado arroz bomba) o hasta que el arroz absorba totalmente el líquido. Retira del fuego y tapa la paellera con un trapo limpio. Deja reposar el arroz 5 minutos y sirve en caliente.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Arroz con carne de cerdo

Si quieres saber cómo hacer arroz con carne de cerdo y no fallar en el intento, te recomendamos tener en cuenta estos tres truquitos: 

 

En primer lugar, no laves ni enjuagues el arroz antes de cocinarlo, pues parte de ese agua la absorberá el grano y, de entrada, partiremos con más líquido en la paellera. 

 

Incorpora el caldo siempre caliente, no frío, pues cortará la cocción de los ingredientes que se cocinaban con el sofrito. 

 

Por último, una vez vertido el caldo, déjalo a fuego medio hasta que comience a hervir. Una vez empieza a hacer chup chup baja el fuego casi al mínimo. Es justo ahí cuando deberás comenzar a contar el tiempo, siendo lo normal para el arroz bomba de unos 18 a 20 minutos. 

Truco destacado de la receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

 

Dicen que del cerdo se aprovechan hasta sus andares, sobre todo si el cerdo es ibérico. Desde el morro hasta el rabo, los diferentes cortes que nos ofrece este animal rechoncho tienen mil y una salidas culinarias. Y los arroces no iban a ser menos. De Murcia, por ejemplo, es muy típico el arroz con costillejas, una parte del cerdo con más parte grasa pero muy sabrosa; mientras que en el interior de España triunfa mucho el arroz con pluma ibérica, un tipo de corte más noble, delicado y entreverado. Será por cortes, ¿verdad? 

En nuestro caso, hemos recurrido a una de las piezas del cerdo más conocidas para su consumo fresco: el solomillo de cerdo. Se trata de un corte tierno y sabroso que se encuentra en la parte interior del lomo. Es bajo en grasa, motivo por el cual no hay que cocinarlo demasiado, o corremos el riesgo de que nos quede duro. Pero, sobre todo, lo hemos escogido para nuestra receta de arroz pues es una de esas carnes fáciles de conseguir en cualquier carnicería y el resultado que ofrece (bien cocinada) es espectacular. 

Es importante que, siempre que podamos, usemos solomillo de cerdo ibérico, ya que debido a su forma de vida y genética (es una raza autóctona), tiene una carne mucho más jugosa, llena de sabor y lo más importante: su grasa es saludable. De hecho, al cerdo ibérico se le conoce como el “olivo con patas”, pues contiene una gran cantidad de ácidos grasos insaturados beneficiosos para el colesterol. Una forma inequívoca de distinguir la carne de cerdo ibérica es su color. A diferencia del cerdo blanco (cuya carne apenas tiene sabor), la carne del cerdo ibérico es más oscura gracias a los llamados pigmentos hemo, es decir, repletos de hierro y minerales.