Proporción de agua para el arroz meloso

(9)
poster-image

¡Hay mil formas de hacer arroz! Más seco en paellas o recetas donde se hace caldoso para comerlo en cuchara. Pero el arroz meloso es algo intermedio. Tiene que quedar cremoso, en ese punto en concreto.  

Lograrlo es más sencillo de lo que parece. ¡Te contamos cómo conseguirlo! Pero antes de darte las claves te sugerimos unas recetas para que luego pongas en práctica todo lo aprendido. Tienes que probar esta riquísima receta de arroz meloso de pescado, se te hace la boca agua con el rico sabor a mar que lleva. Prueba a hacer también este arroz meloso con bogavante. Como sabrás, el bogavante es el rey de los mariscos y una de las formas más deliciosas de prepararlo es en un arrocito meloso.

Otra increíble receta es la de arroz meloso con calamares y gambas, ¡no podrás parar de untar! Por último, te recomendamos cocinarte esta receta de arroz caldoso, algo diferente pero con todas las claves dentro para que te salga exquisito. Lleva un sofrito rico, rico.  

Y ahora te preguntarás, ¿y qué proporción de caldo o agua añado para el arroz meloso? ¡Fácil! Para que te quede perfecto, se usa 1 de arroz y luego se añade una… dos…. y, sí, 3 de caldo o agua. Para hacerlo más fácil, usa el mismo recipiente y tendrás las proporciones iguales. Este secreto de chef hará que te salga de maravilla.  Recuerda que el sofrito hace brillar las recetas. Las verduritas que se sofríen en la misma cazuela antes de echar el arroz le dan muchísimo sabor. Cuando después sumamos el arrocito, deja que coja color antes de echar el agua o caldo. Respecto a la intensidad del fuego, los 10 primeros minutos que sea a fuego fuerte para que la cocción sea más rápida y luego bajamos el fuego lento otros 10 minutos. Mientras se cocina, puede ir removiéndolo para que quede más pegadito.  

Si sigues todos estos consejos, te quedará una textura envidiable digna de todo una experta y experto. Así que ahora solo falta que te lances a cocinar esas buenísimas recetas que te hemos dado para que te pongas a prueba. ¡Lo harás todo fenomenal! ¿Y lo mejor? No te costará nada. Cuando tu familia e invitados se sorprendan por lo bien que te ha salido, ¡ya sabes qué secretos contarles! 

Valora este truco