Croquetas de merluza y gambas

(2)

Ni de pollo ni de jamón. En esta ocasión nos salimos de la norma establecida para preparar una exquisita y sofisticada, aunque facilísima, receta de croquetas de merluza y gambas.

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Croquetas de merluza y gambas

  • Primer paso croquetas de merluza y gambas

    PASO 1

    Para elaborar nuestras croquetas de merluza y gambas, comienza sofriendo la cebolla picada en aceite de oliva durante 10 minutos o hasta que se poche bien. Añade la merluza desmigada y las gambas picadas. Déjalo cocinar todo 5 minutos más y reserva. A continuación prepara la bechamel según las instrucciones del sobre y añade a la mezcla anterior. Una de las claves del éxito de nuestras croquetas es sin duda la bechamel: cuanto más ligera mejor y, en este caso, la textura de Mi Salsa Bechamel Gallina Blanca juega a favor. Agrega la nuez moscada y desmenuza la pastilla de Avecrem Pescado. Mézclalo todo hasta que quede una masa homogénea.

  • Segundo paso croquetas de merluza y gambas

    PASO 2

    Ahora es momento de darle forma a las croquetas. Olvídate de las mangas pasteleras, aquí no sirven de nada. Debemos darle forma una a una con la ayuda de dos cucharas (esta técnica se conoce como ‘quenelle’ y alude a la forma ovalada o cilíndrica que adquiere la masa). También le podemos dar forma a las croquetas con la mano. En este caso es recomendable poner tres gotitas de aceite en las palmas de las manos para evitar que la masa se nos pegue. Una vez formadas las croquetas, pásalas por la harina, el huevo y el pan rallado en este preciso orden. Cabe mencionar que hay quien prefiere no rebozar en harina pues, en realidad, hemos usado bechamel para enmascarar el sabor de la harina, de modo que devolvérselo ahora no tiene mucho sentido.

  • Tercer paso croquetas de merluza y gambas

    PASO 3

    Ya ‘solo’ nos falta freír las croquetas en aceite de oliva. Ponemos ‘solo’ entre comillas porque es uno de los pasos vitales donde más suele equivocarse la gente. Para empezar, deben freírse en aceite muy caliente y abundante. Si no tenemos freidora es preferible freír en una cazuela alta y estrecha, ya que así nos aseguraremos que las croquetas queden totalmente sumergidas y no sea necesario darles la vuelta. Servimos las croquetas calientes y las acompañaremos con una ensalada verde bien aliñada o incluso con una salsa ligera (de champiñones, tártara, etc).

Valora esta receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Es todo un símbolo de la gastronomía universal y hasta tiene su Día Mundial. La croqueta, esa irresistible masa a base de carne de pollo o jamón mezclada con bechamel y rebozada en huevo y pan rallado ha dado lugar a infinidad de versiones desde su creación en 1817. Fue aquel año cuando Antonin Carême, el cocinero de Luis XIV, escribió por primera vez sobre la “croquette à la royale”. ¿Y de dónde viene el nombre? Pues de la onomatopeya ‘croquer’ o, lo que es lo mismo, ‘crujir’. Tiene sentido, ¿verdad?

 

Desde entonces, la evolución de la croqueta no tiene nombre. Podría decirse que hay tantas croquetas como tipos de carnes, pescados o verduras existen, es decir, infinitas. Y no solo eso, también es típico elaborar croquetas con las sobras de un cocido, por no hablar de las versiones ultra-creativas inspiradas en otros platos, como croquetas de gambas al ajillo, de rape con salsa tártara, de almejas con guindillas o, por qué no, croquetas de chocolate a la taza. Y es que cualquier preparado culinario que se nos ocurra tiene -o podría tener- su versión croquetil.

 

La elaboración de las croquetas también está llena de trucos, pues no existe una metodología concreta de elaboración. De hecho, la croqueta es uno de esos caprichos donde la mano de su autor marca la diferencia (muchos pensaremos en aquellas croquetas que hacían nuestras madres o abuelas y que nos parecían insuperables). En cualquier caso, a nosotros nos toca explicarte cómo hacer croquetas de merluza y gambas, una de las variedades de croqueta más suculentas, nutritivas y relativamente sencillas de elaborar. Toma nota porque aprovecharemos para darte algunos ‘truquis’ universales aplicables a cualquier tipo de croqueta que quieras cocinar.