Tus croquetas, bien crujientes

Para que el rebozado de las croquetas te queden bien crujiente y sabroso, no hay nada mejor que hacer un doble empanado. Para ello, pasa primero las croquetas por el pan rallado, luego por el huevo , finalmente, otra vez por el pan rallado. ¡Verás qué resultado!

Valora este truco