10 recetas anti estrés

Un mal día en el trabajo, discusiones con la familia o los amigos, un atasco, planes que se anulan por las obligaciones profesionales, un atasco -de nuevo-, las prisas. Todo esteo genera frustración, incapacidad para poder gestionar todos los flancos que se abren, poco a poco, en nuestro día a día. Todo esto genera estrés, ese mal del siglo XXI al que todos nos hemos enfrentado.

El estrés es la respuesta del cuerpo ante una serie de factores ambientales y emocionales. Las obligaciones y la autoexigencia pueden ser parte de estos elementos que desencadenan el estrés. Sin embargo, en ocasiones, esta respuesta no es lo suficientemente intensa como para provocar un problema de salud, sino que simplemente es estacional y corta.

Pero, hay veces en las que se puede mantener en el tiempo provocando un estado crónico de irritabilidad y ansiedad. Esto, afecta negativamente a todo el cuerpo pero hace estragos en el sistema endocrino y nervioso.

Existen muchas formas de afrontar el estrés. Y entre ellas, también está la alimentación. Sí, como lo oyes. Lo que comes influye directamente en tus niveles de estrés, y para enfrentarse a él es necesario una buena alimentación. ¿Por qué? Por que, para afrontar ese extra de energía que le pide nuestro sistema nervioso a nuestro cuerpo, nuestras células necesitan un plus de combustible.

¿Qué ocurre si no reciben este refuerzo? Las células comenzarán a liberar cortisol y adrenalina, lo que elevará nuestro nivel de atención, aumentará nuestro estrés, provocará que respiremos agitadamente y que el nivel de glucosa en sangre aumente. ¿Nuestro consejo?, identifica esos momentos clave en los que se dispara el estrés y enfréntate a ellos con los nutrientes clave que te ayudarán a enfrentar este mal.

Vitaminas esenciales

El estrés y las costumbres de vida están íntimamente relacionadas. Hacer ejercicio regularmente, tener una técnica de respiración y llevar a cabo estiramientos junto con una dieta equilibrada ayudan a luchar contra la frustración.

Vence al estrés por medio de alimentos ricos en vitaminas y minerales, cambia el café y las bebidas alcohólicas por agua, los lácteos y azúcares por frutas y vegetales frescos e incluye en tu dieta pescado y sopas de verduras.

En cuanto a las frutas y verduras, están tienen una gran importancia para mantener la salud de nuestro cuerpo debido a su alto aporte de vitaminas y fibra. Con ellos, podrás evitar ciertas alteraciones del sistema gastrointestinal provocadas por el estrés, ya que la flora bacteriana del intestino se ve altamente perjudicada en estos periodos de tensión. Por su parte las vitaminas contribuyen a tener un sistema inmunitario a prueba de bombas, así que refuerzalo con dosis diarias de vitamina C y folatos. Estos dos compuestos están muy presentes en las verduras de hoja verde, como son las espinacas, con las que podrás preparar estas ricas  Albóndigas de espinacas con tocino frito y frutos secos. Los niveles de esta vitamina, la C, son unos de los que más sufren en los periodos en los que la adrenalina está muy alta, así que ten siempre preparados buenos cargamentos de mandarinas, fresas, kiwis y naranjas para reforzarlos. Y si eres más de hortalizas, el brócoli y los pimientos son los mejores aliados de esta vitamina. ¿Por qué no prepararlos en una deliciosa crema de Crema de pimientos, alcaparras y ajo?

El estrés, como hemos dicho, está provocado por un exceso de atención, una falta de calma. ¿Y cómo podemos intentar recuperar esta paz interior perdida de manera completamente natural? Gracias a la serotonina, una sustancia química que tiene un efecto calmante y que es segregada por el cerebro. Para incrementar sus niveles nada mejor que los hidratos complejos que, además, te proporcionarán una digestión lenta y te ayudarán a estabilizar los niveles de azúcar en sangre. Si eres de estas personas que siente hambre cuando sufre de ansiedad los hidratos de carbono complejos serán tus mejores amigos para combatir el hambre. Así que ya sabes, incluye alimentos como la pasta integral, el pan y los cereales -también integrales, ya que al tener el cereal completo serán más saciantes y te aportarán más vitaminas y minerales- y ten en tu despensa la semilla perfecta: la avena.

Alta en proteínas e hidratos de carbono complejos la avena es uno de los mejores alimentos que puedes incluir en tu dieta, tengas o no estrés. Prueba a hacer un plato completo como esta Avena con puerros, un plato muy completo y saludable.

Alimentos anti-estrés

La vitamina B5, también llamada ácido pantoténico, es otra de las vitaminas que no pueden faltar en esta avanzadilla contra el estrés gracias a que estimula las glándulas suprarrenales. La encontrarás en la levadura de cerveza, los guisantes o en los cacahuetes. Estos deliciosos frutos secos podemos o bien comerlos solos, como snack, o mucho mejor incorporarlos como ingrediente principal en nuestras recetas como en esta Sopa de crema de cacahuete.

¿Se te ocurren más nutrientes con los que combatir el estrés? ¡A nosotros sí! El hierro, presente en lentejas, espinacas y especias como el curry y otras hierbas aromáticas contribuye a defender a tus defensas y, sobre todo, tus músculos del estrés. Utilízalo en esta receta de Huevos con salsa de manzana al curry. La nacina, o vitamina B3, también es muy importante para poder capear tus temporadas de estrés con éxito. Para incluirlo en tu dieta, consume pescado azul como anchoas, pez espada o atún. Con estos pescados azules puede hacer mil recetas, pero te vamos a recomendar una clásica: Empanada de atún con sofrito de verduras, pimientos y huevos.

Por último, también te recomendamos consumir alimentos ricos en vitaminas B6 y B12, como la carne de ternera. Esta carne no sólo te ayudará a reducir los niveles de estrés, también te aportará proteínas para tener unos músculos fuertes. Así que ¿por qué no cocinas este Estofado de ternera con patatas al horno? ¡Verás qué bien te sienta! Pero antes de cocinar, respira, relájate y cuenta hasta diez.

 

 

 

Valora este artículo