Navidad en la cocina con niños

(3)

Para los niños las fiestas navideñas tienen algo de mágico e inexplicable que les hace vivir esos días con una ilusión desbordada. Además, al tener vacaciones en el colegio, disponen de más tiempo para jugar, divertirse y pensar en los regalos que van a pedir a Papá Noel y a los Reyes Magos. Por suerte, como la Navidad tiene bastantes días festivos, podemos estar mucho más por ellos y compartir su entusiasmo y alegría.

De actividades con niños en estas fechas se pueden hacer mil y una. Pero quizá una de las más enriquecedoras y sencillas sea cocinar, una actividad que podemos hacer en casa, en un ambiente familiar y donde los niños se sentirán la mar de cómodos. 

Como las cenas y las comidas con familiares y amigos son frecuentes, pueden ser una buena excusa para involucrar a los más pequeños en tareas fáciles y entretenidas. 

Pequeños grandes chefs

Su curiosidad es infinita y se lo pasarán en grande mezclando ingredientes, amasando, vertiendo líquidos y decorando platos. Sentirse útiles y partícipes de la celebración aumenta su autoestima y motivación, además de que cocinando también adquieren un conocimiento culinario. 

Es una excelente manera de introducirles en nuevos sabores y educarles en una alimentación sana y nutritiva. Si no sabes qué platos podéis cocinar juntos, te damos algunas ideas para que esta Navidad tus hijos se conviertan en auténticos chefs. 

Una de las partes del menú navideño donde más te podrán ayudar será en los aperitivos. El solo hecho de tocar los alimentos, mezclarlos y encajar los ingredientes al presentar el plato, como si de un puzzle se tratara, es algo que les entusiasma y que desarrolla su imaginación e inteligencia. 

Es mejor que apuestes por montaditos fríos como unos de queso azul, en que los peques se lo pasarán genial untando el pan, o unos de pincho de salmón, donde podrán entretenerse mezclando los ingredientes con la mayonesa.

Tocar, mezclar, saborear… y aprender

Otro aperitivo clásico de las navidades son los volovanes. Este entrante de origen francés les encantará y se divertirán tocando la masa y dándole forma antes de ponerla en el horno, pegando los bordes con yema de huevo y agua. Aunque seguro que la parte que más les gusta es ver cómo crece el hojaldre en el horno. Una vez hechos, tus pequeños pinches también pueden rellenar los volvanes, nosotros te proponemos una mezcla de marisco y pescado, con gambas, salmón y mejillones.

Y ahora que hablamos de marisco, uno que no puede faltar en la mesa de Navidad son los langostinos. Los niños pueden lavarlos y limpiarlos, enséñales primero cómo lo haces y verás qué rápido lo aprenden. Aunque los langostinos cocidos son un más que digno y sabroso aperitivo, puedes probar de introducirlos como plato principal acompañados de una salsa de cítricos.

Una receta súper fácil con la que además tus pequeños chefs pueden ser los encargados de repartir la salsa en los platos; una salsa, por cierto, elaborada con mandarina, naranjas y limones, perfecta para hacer más amigables las frutas a los peques. 

La Navidad no sería lo mismo sin las tradicionales sopas: de verduras, de pollo con pasta, de cocido o de galets. Esta última es uno de los platos más típicos navideños en Cataluña y Baleares. Se utiliza una pasta en forma de caracoles, que podemos encontrar en nuestras tiendas con el nombre de tiburones. 

Y se acompañan rellenos de carne o con pequeñas albóndigas. Pero lo principal es cocer los ingredientes en un buen caldo. Es aquí donde los más pequeños pueden entrar de nuevo en acción y ayudarte a verter con cuidado y supervisándolos el líquido de la cocción.

¡Con todas estas propuestas la Navidad en la cocina será a partir de ahora mucho más divertida y entrañable! 

Valora este artículo