Recetas Solomillo en Salsa

80 recetas

Prueba nuestras sabrosas recetas de solomillo en salsa. Es un plato ideal para las fiestas navideñas, celebraciones o cualquier tipo de reunión.

El solomillo de cerdo es una pieza considerada como el rey de las carnes. Esto se debe a que la pieza se sitúa entre las costillas y el lomo del animal, lo cual implica que haya una falta de tejido intermuscular. Por ello, solo queda carne de gran calidad. Se puede cocinar de diferentes formas: entero, asado, al horno… pero, en esta sección, veremos distintas recetas de solomillo en salsa que aportarán a esta rica carne un sabor distinto.

Con salsa de Navidad, de queso, de mostaza, de frutas rojas o al whisky. Tienes muchas alternativas a tu disposición que harán la boca agua a tus invitados. Todo depende de los gustos que tengáis o del toque especial que le quieras dar. El solomillo de cerdo en salsa es un acierto seguro.

La preparación de este plato suele ser sencilla, por lo que no debes asustarte si estás dando tus primeros pasos en el mundo de la cocina. Hay recetas para cualquier tipo de cocinero, no debes preocuparte.

No esperes mucho más y ponte a ello. Explora el recetario, encuentra la opción que sea de tu agrado, ve a por los ingredientes y ponte a ello. En poco tiempo tú y los tuyos estaréis disfrutando de un delicioso plato perfecto para las fiestas navideñas, celebraciones o cualquier tipo acontecimiento.

Cómo hacer solomillo en salsa

Si quieres descubrir una forma deliciosa de cocinar esta rica carne estás en el lugar indicado. Hay muchas maneras sobre cómo preparar solomillo en salsa, y que encontrarás en este recetario, pero a continuación te mostramos una opción que siempre da buenos resultados.

Lo primero es escoger la salsa que lo acompañará y que nos hará mojar pan hasta terminarla. Por ejemplo, podemos hacer un solomillo en salsa de pimienta o un solomillo en salsa de champiñones. ¿Qué te parece? Si escoges esta última opción antes de todo debes limpiar bien el solomillo de restos de grasa que pueda tener y salpimentarlo por todos los lados.

Después prepara los champiñones. En este caso, te aconsejamos que utilices de frescos ya que el plato ganará en sabor y en textura, aunque también te puede quedar bien si optar por los champiñones en conserva. Limpia los restos de tierra que pudieran tener con un paño húmedo y lamínalos. Después pica la cebolla para sofreírla junto con las setas. Cuando ya empiecen a dorarse se le añade nata para cocinar. En una sartén aparte se cocina el solomillo, este debe quedar bien sellado por fuera, pero si quieres que tenga más sabor lo mejor es que en su interior se conserve el tono rosado.

Cuando ya esté hecho vamos a terminar la salsa para solomillo triturándola. En este caso tienes dos opciones hacerla toda líquida batiendo todos los ingredientes o apartar algunos trozos de champiñones para darle un toque distinto. Vierte la salsa caliente sobre el solomillo y ya podrás disfrutar de un plato la mar de completo y apetitoso.

Como ves saber cómo cocinar solomillo en salsa no es nada difícil, además en cada receta de esta selección incluye un paso a paso súper explicativo para que te salgan de escándalo.

Recetas de solomillo en salsa fáciles y gustosas

Aunque este plato es muy típico de las fiestas navideñas, la verdad es lo podemos comer durante todo el año y es que como se puede combinar con distintos ingredientes no está marcado por la estacionalidad. Así cuando nos apetezca podemos cocinar unos medallones de solomillo en salsa, solomillo en salsa de almendras o solomillo con salsa de manzana.

Cualquiera de estas propuestas son muy sencillas de preparar, como también lo es el solomillo con salsa de mostaza.

En este caso basta con preparar en una fuente para horno una cama de sal y poner encima la pieza de solomillo, que ya debe estar limpiado y atado con un cordel. Después se cubre con el resto de la sal. Después ya se puede poner a hornear durante casi una hora. Tiempo que podrás aprovechar para hacer la salsa. Pica y dora una cebolla a fuego lento, y después añade nata para cocinar y una pastilla de Avecrem. Cuando adquiera consistencia líquida añade cuatro cucharadas de mostaza, si son diferentes mejor.

Cuando el solomillo ya esté hecho, se debe dejar enfriar para poderle quitar la sal. Finalmente, se corta en rodajas, se salsea y se sirve con una guarnición de patatas o ensalada. ¿Fácil, verdad?

Esta manera de hacer el solomillo de ternera en salsa queda exquisita. La razón es que al cocinar tanto carnes o pescados a la sal es una forma de que queden mucho más sabrosas y jugosas, además de tiernas. Así que si tienes invitado en casa prepárales esta receta con la que seguro les vas a sorprender. En especial por el condimento que la acompaña: la mostaza. En tu supermercado de confianza encontrarás una gran variedad, de las más picantes a las más suaves. ¡Escoge la que más te guste y disfruta de esta receta!

Pero esta no es la única propuesta que podrás descubrir en esta sección. Antes ya te hemos apuntado unas cuantas, pero aún hay más: solomillo en salsa de cebolla, solomillo con salsa de setas, solomillo de cerdo en salsa de naranja o solomillo en salsa de queso. ¿A qué te apetece probarlas todas?

Si te ha llamado la atención la propuesta con queso una que queda realmente espectacular es la de solomillo con salsa roquefort. Es tan sencilla y rápida de cocinar, que tus invitados van a quedar asombrados con tus dotes culinarias. Lo primero es dorar el solomillo con unos dientes de ajo en una sartén y dejarlo cocer unos 15 minutos. Mientras tanto puedes preparar la salsa siguiendo las instrucciones que encontrarás en el sobre de Mi Salsa Roquefort Gallina Blanca. El último paso es servir los solomillos fileteados acompañados con la salsa de queso. ¡Qué aproveche!

Disfruta de muchas más alternativas para preparar este plato. Todas las que encontrarás aquí son fáciles, rápidas y tremendamente sabrosas. Y si te animas a cocinar una versión algo más diferente te recomendamos tres opciones más: puntas de solomillo en salsa, solomillo relleno en salsa y solomillo de pollo en salsa.

Cuando hablamos de cocinar algún alimento a la sal, automáticamente solemos pensar en pescado. Pero lo cierto es que las carnes también quedan muy sabrosas cocinadas con este procedimiento. Hoy te proponemos que prepares un solomillo de ternera a la sal, acompañado con una exquisita salsa de mostaza. Si no lo has probado nunca, ¡seguro que te encantará! Cocinada a la sal, la carne queda deliciosa y muy tierna, porque conserva todos sus jugos. La próxima vez que tengas invitados prueba a sorprenderles con esta receta. Si quieres completarla, puedes servir el lomo acompañado de un puré de patata casero. ¡Verás cómo combina estupendamente con la salsa!

Cada plato, un corte

Está claro que, para cocinar bien, no basta con seguir al pie de la letra las recetas. A la hora de preparar platos de carne, es fundamental conocer bien los cortes para escoger el más adecuado. Seguro que te ha ocurrido alguna vez: compras una pieza de carne con un aspecto impecable, la cocinas esperando que te quede deliciosa y, a la hora de comer, ¡te ha quedado tan dura que casi no la puedes ni masticar! Lo más probable es que hayas escogido un corte que no es el adecuado para esa receta. No te preocupes, si no quieres que te vuelva a pasar, sólo tienes que aprender a conocer las características de cada corte. Veamos los más comunes:

  • Solomillo: De forma alargada, es una carne magra y tierna.
  • Lomo: Su carne, magra y tierna, está recubierta por una capa de tejido graso. Con los cortes obtenidos entre las costillas se hace el entrecot.
  • Culata: Pieza de la cadera, magra y muy gustosa. Suele prepararse frita o a la plancha.
  • Tapa: Una parte tierna, que normalmente se come frita o rebozada.
  • Contratapa: Parte magra, sin grasa ni nervios, pero algo seca, por lo que normalmente se sirve empanada.
  • Babilla: Una pieza de carne magra y tierna, ideal para freír, hacer a la plancha o para preparar una deliciosa fondue.
  • Aguja: También llamada “filete de pobre”, es una parte magra y tierna, adecuada para preparar a la plancha o frita.
  • Culata de contra: Los cortes que se sacan de esta parte son de tamaño irregular y muy melosos. Se suelen usar para preparar guisos, como el fricandó.
  • Pescuezo: Normalmente presenta pequeños restos de tendones y se emplea para los estofados.
  • Falda y costillas: La parte más magra, sin hueso, es muy melosa y se suele picar para preparar albóndigas o hamburguesas. La parte con la punta de las costillases adecuada para estofados. Cortada de forma transversal, se obtiene el churrasco.
  • Rabo: Una gran parte suele ser hueso, acompañado de una carne gelatinosa. Se cocina estofado.

 

Un condimento estrella

La mostaza es un ingrediente que da muchísima vida en la cocina. ¿Has probado a usarla en grano? No es fácil de encontrar, pero vale la pena intentarlo, porque le da un toque delicioso a muchas recetas.

En cuanto a la salsa, hoy en día en los supermercados podemos encontrar una gran variedad, desde las más picantes hasta las más suaves, pasando por opciones aderezadas con ingredientes que le dan un aroma especial. Vale la pena que las conozcas un poco para que puedas escoger cuál es la más adecuada para tus platos o cuál encaja mejor con tus gustos. Aquí tienes algunas de las más conocidas:

  • Mostaza de Dijon: originaria de la ciudad francesa del mismo nombre. Tiene un color amarillo pálido muy característico y un sabor picante muy marcado. Se elabora con semillas de mostaza negra y gris, vinagre, vino blanco y especias. Combina bien con la carne, el pescado o las ensaladas.
  • Mostaza a la antigua: tiene una textura peculiar, porque se elabora a partir de semillas de mostaza enteras. Va muy bien para acompañar carnes a la parrilla.
  • Mostaza inglesa: de sabor fuerte y color oscuro, combina muy bien con el rosbif.
  • Mostaza americana: de color amarillo claro y textura fina, se suele utilizar para acompañar a las hamburguesas o los perritos calientes.
  • Mostazas aromatizadas: incluyen diferentes ingredientes que les dan un sabor especial. Estragón, curry, miel, finas hierbas… ¡cada una tiene un aroma diferente!

  • 40-60 min
  • 4
  • Ingredientes

  • 1 Kg

    de solomillo de cerdo

  • 1,5 Kg

    de sal gruesa

  • 2 cdas

    de mostaza de Dijon

  • 2 cdas

    de mostaza a l'Ancienne

  • 1

    chalota

  • 1 pastilla

    de Avecrem Caldo de Pollo

  • 200 ml

    de nata líquida

Recetas Solomillo en Salsa

Solomillo con salsa de navidad

  • 20-40
  • 4
  • Media
  • Segundo plato

Recetas Solomillo en Salsa

Solomillo con salsa de queso

  • 10-20
  • 4
  • Fácil
  • Segundo plato

Recetas Solomillo en Salsa

Solomillo con salsa de frutas rojas

  • 20-40
  • 4
  • Media
  • Segundo plato

Recetas Solomillo en Salsa

Solomillo con salsa chateaubriand

  • 10-20
  • 4
  • Media
  • Segundo plato

Recetas Solomillo

Solomillo a las dos salsas

  • 20-40
  • 4
  • Media
  • Segundo plato

Recetas Solomillo en Salsa

Solomillo con salsa de naranja y mostaza

  • 20-40
  • 4
  • Media
  • Segundo plato

Recetas Solomillo en Salsa

Solomillo con salsa de naranja y pimienta verde

  • 10-20
  • 4
  • Fácil
  • Segundo plato

Recetas Solomillo en Salsa

Solomillo con salsa de trufas

  • 20-40
  • 4
  • Media
  • Segundo plato

Recetas Solomillo en Salsa

Solomillo con salsa de higos

  • 20-40
  • 4
  • Media
  • Segundo plato

Recetas Solomillo en Salsa

Solomillo con salsa de naranja y mostaza (ii)

  • 20-40
  • 4
  • Fácil
  • Segundo plato

Recetas ternera

Ternera al mango

  • 10-20
  • 4
  • Media
  • Segundo plato

Recetas Solomillo en Salsa

Solomillo en salsa al whisky

  • 10-20
  • 4
  • Fácil
  • Segundo plato

Recetas Solomillo en Salsa

Solomillo con salsa de pedro ximénez

  • 20-40
  • 4
  • Media
  • Segundo plato

Recetas Solomillo

Solomillo perrins

  • 40-60
  • 4
  • Fácil
  • Segundo plato

Recetas Solomillo en Salsa

Solomillo en salsa con piñones

  • 20-40
  • 4
  • Fácil
  • Segundo plato