Solomillo Wellington individual

(7)

¿Solomillo Wellington individual? Es posible con esta deliciosa receta, perfecta para ir abriendo boca en una cena especial. Navidad, aniversarios, cumpleaños; valen para todo. ¡Apunta que empezamos!

  • 40-60 min
  • Fácil
  • 4 personas
Emplatado con producto solomillo wellingon

Ingredientes

  • Con Avecrem, ¡triunfas!

Cómo hacer Solomillo Wellington individual

  • Paso 1 solomillo wellington

    Para empezar con la receta de solomillo Wellington individual, corta el solomillo en tres trozos y púlelo. ¿Qué significa esto? Básicamente, quítale todo los posibles filamentos grasos y trocitos duros que puedan afectar al resultado final. Luego, lávalo bajo agua fría y sécalo bien. Pon aceite a calentar en una cazuela y sella los solomillos. Para hacerlo adecuadamente, hazlo por todos los lados y sólo dales la vuelta con unas pinzas cuando se desprendan fácilmente del fondo de la cazuela. ¿Esto por qué? Porque nos indica que se ha creado una capa caramelizada en el exterior de la carne que ayudará a mantener los jugos dentro de la pieza. Reserva los solomillos, añade pimienta y un chorrito de brandy. Mientras se va evaporando el alcohol a fuego superlento, corta una cebolla en juliana.

  • Paso 2 solomillo wellington

    En la misma cazuela, añade la cebolla cortada y sube un poquito la fuerza del fuego. Espera 25 minutos removiendo bien y, cuando haya cogido algo de color, añade los champiñones y desmenuza la pastilla de Avecrem junto a un poco de pan rallado. Remueve bien todos los ingredientes y deja que se cocinen los champiñones. Cuando estén listos, reserva. En una lámina de papel film extiende las láminas de jamón y úntalas con el relleno que acabamos de cocinar. Sobre ellas, pon los solomillos y envuélvelos con el jamón. Si te cuesta, ayúdate del papel film, ¡te va a facilitar bastante la vida! Aprieta un poquitín e, incluso, si necesitas haz una atadillo con hilo. De ahí, a la nevera para que se endurezca un poco y conserve la forma.

  • Paso 3 solomillo wellington

    Mientras el solomillo va enfriándose, corta el hojaldre en 8 rectángulos y, con dos de ellos, corta tiras finas que nos servirán de adorno. Espolvorea un poco de pan rallado sobre el resto del hojaldre y ahora, lo que toca, es empezar a formar los solomillos Wellington individuales. Corta el solomillo en cuatro partes y cada una de ellas, ponla sobre una de las láminas de hojaldre que hemos cortado. Ve precalentando el horno a 190º con calor arriba y abajo. Esto es importante para casi toda receta que lleve hojaldre o masa brisa como esta de tartaletas saladas. Cuando tengas tus láminas de hojaldre con su respectivo trozo de solomillo, envuelve con las otras láminas y cierra pintando con huevo los bordes. Si ves que se despegan, haz algo de presión con un tenedor alrededor de todo el borde de los paquetitos de solomillo. Pinta de nuevo con huevo por encima y haz un enrejado con las tiras que has cortado. Dale otra manita de huevo por encima de esa obra de arte que acabas de hacer en cada uno de los solomillos y al horno durante unos 15 minutos. ¡Pasado el cuarto de hora estarán dorados y listos para comer! Puedes servir cada solomillo wellington con una reducción frutos del bosque y vino tinto. ¡Se hace en un plisplás! Si estás buscando algún otro plato especial, haz unas flores de calabacín y salmón acompañadas de unas tartaletas de verduras y queso pueden ser una opción maravillosa.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Solomillo wellington individual

Si no encuentras una masa de hojaldre cuadrada, usa las masas de hojaldre redondas y hazlas cuadras con cuatro cortes rectos que quiten los extremos curvado.

Truco destacado de la receta
Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana