Solomillo Wellington

(6)
  • 40-60 min
  • Media
  • 4 personas

¿Has oído hablar del solomillo Wellington? Que no te asuste su nombre, cocinar un solomillo Wellington es fácil. Es una receta tradicional inglesa que debe su nombre al militar británico Arthur Wellesley, primer duque de Wellington. Dicen que le gustaba tanto este plato, que exigía a sus cocineros que lo prepararan cada vez que tenía invitados.
Esta receta al horno acrecentó su fama, sobre todo porque en la décadas de los ‘60 y ‘70 del siglo pasado se decía que era una de las recetas de solomillo que se preparaban con mucha frecuencia en la cocina de la Casa Blanca de los Estados Unidos.

Precisamente por eso, quizás es una receta perfecta para cenas. Con el paso del tiempo, el solomillo Wellington ha ido ganando adeptos y, hoy en día, es una de las estrellas en la mesa de Navidad de muchas casas británicas o de los Estados Unidos. 
Hay muchas recetas de solomillo al horno, pero lo cierto es que, preparado tal como te proponemos en esta receta, el solomillo queda espectacular. ¿Te animas a probarlo? Cuando prepares esta receta de solomillo Wellington te sorprenderá cómo un plato digno de ser servido en mesas de la nobleza, puede ser tan fácil de hacer. 
Además, por los ingredientes que lo componen, el solomillo Wellington es una receta con carne ideal para los más pequeños de la casa. ¡Seguro que disfrutarán comiéndolo! Y, si dejas que te ayuden a la hora de prepararlo, ¡todavía mejor!
 

Ingredientes para Solomillo Wellington

Cómo hacer Solomillo Wellington

  • solomillo wellington_1_gallina blanca

    ¡El primer paso empieza en la carnicería! Cuando compres tu solomillo, recuerda pedir uno que tenga el mínimo de grasa en la parte interna de la pieza. ¿Por qué? Debes limpiar bien el solomillo, eliminando cualquier hilito de grasa que pueda tener, que estropearía el plato final, así que, cuanta menos grasa, ¡mejor! ¿Listo y limpio? Ahí va un truco: desmenuza la pastilla de caldo y úsala para salpimentar el solomillo, restregando ligeramente la pastilla desmenuzada por la carne.

  • solomillo wellington_2_gallina blanca

    Este paso es muy importante para el resultado final. Para conseguir un solomillo jugoso, es esencial que lo sellemos bien. En una sartén amplia, engrasada con unas gotas de aceite, marca el solomillo por todos los lados y retira. El marcado de la carne forma una costra en el exterior de esta que protege su interior y retiene los jugos de la carne dentro, asegurando un solomillo Wellington exquisito.

  • solomillo wellington_3_gallina blanca

    Lava los champiñones, retira el pie y trocea ambas partes bien pequeñitas. Pica la chalota bien pequeñita y sofríela durante 5 minutos a fuego suave en una sartén engrasada con 3 cucharadas de aceite. Agrega los champiñones picados y cocina durante 10 minutos más. Añade las hojas de perejil picadas. Reserva esta mezcla. Por otro lado, pincela bien el solomillo con la mostaza de dijon por todos lados y reserva.

  • Pon un poco de harina sobre el mármol o extiende un poco de papel de horno para colocar encima el hojaldre. En la parte central del hojaldre, coloca el sofrito de champiñones que hemos reservado y añade encima el solomillo marcado y pincelado con mostaza. Dobla el hojaldre para cerrarlo y sella los bordes presionando un poco. Pincela toda la pieza con huevo batido y cocina en el horno durante 20 minutos a 180ºC. La textura final tiene que ser crujiente y ligeramente dorada en el exterior. Te recomendamos dejarlo enfriar ligeramente antes de servir.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Solomillo wellington

Si no te gustan las recetas de carne poco hecha, al cocinar el solomillo Wellington,  márcalo friéndolo lentamente, sobre todo al principio porque en el horno no estará más de veinte minutos, el tiempo que requiere la hojaldre. Según el gusto de cada uno, este tiempo puede no ser suficiente para que la carne quede en su punto. Hay quienes en estos casos prefieren el solomillo Wellington individual, es decir que utilizan esta carne en tajadas y la montan, con los demás ingredientes, sobre una capa de hojaldre hojaldre, del tipo del que se emplea para hacer empanadillas, para luego cubrirlas con otra capa.  En cualquier caso el solomillo Wellington es fácil de hacer y a tus invitados seguro que les encantará. ¿Ya lo has probado? ¡Mira esta receta de solomillo al pedro ximénez con chalotas!  

 

Truco destacado de la receta
Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana