sopa de ajos con jamón

(14)

Hoy vamos a preparar una receta sencilla, de las que nos llenan el estómago. Esta sopa de ajos con jamón, además de ser muy fácil y rápida, se prepara con pocos ingredientes y que seguramente ya los tienes en casa. ¿Empezamos?

  • 10-20 min
  • Media
  • 2 personas

Ingredientes

  • Avecrem Caldo de Pollo

    Con Avecrem, ¡triunfas!

Cómo hacer sopa de ajos con jamón

  • Sopa De Ajos Con Jamón Paso 1

    Empezamos picando los ajos bien finitos. Primera corta ambos cabos del ajo, luego retira la piel y coloca los ajos encima de la tabla. Haz cortes de arriba a abajo, luego gira los ajos sin dejar de sujetar y corta hacia el otro lado para conseguir pequeños cubitos de ajo.

  • En un cazo ancho, pon los ajos picados a rehogar hasta que empiecen a tomar un poquito de color. Añade los taquitos de jamón y sigue rehogando unos minutos. Añade el pimentón y mezcla bien para que se incorpore con los otros ingredientes sin llegar a quemarse. Añade la pastilla de caldo desmenuzada y mezcla unos segundos, solamente para disolver bien los grumitos. Añade el agua y deja cocer a fuego medio hasta que hierva. Mezcla bien y deja cocer 10 minutos más.

  • Baja el fuego un poquito, y mientras sigue la cocción vamos a preparar dos huevos escalfados en la misma sopa. Casca uno de los huevos en un bol o un vaso y resérvalo. Con un tenedor, haz un pequeño remolino dentro de la olla y vierte el huevo dentro del remolino. Haz lo mismo con el otro huevo. Esta es la forma más fácil de escalfar huevo sin romperlo, la fuerza del remolino mantiene la clara en su sitio y es más difícil que se rompa. ¡Vamos a servir! En cada bol, coloca unas rebanadas de pan cortadas finas y, encima, acomoda uno de los huevos escalfados. Acabada con el caldo, repartiendo bien los taquitos de jamón.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Sopa de ajos con jamón

¿Sabes cómo escalfar un huevo para que te quede con ese aspecto redondeado y bonito? Uno de los trucos infalibles para conseguir un huevo escalfado que no se rompa, es ponerlo dentro de una bolsita de plástico (uno que sea apto para cocinar y que aguante el calor, como las bolsas de bocadillo). Si lo preparas sin la bolsita de plástico, también puedes añadir un poquito de vinagre al agua donde vas a escalfar el huevo, que ayudará a la clara a solidificarse alrededor de la yema.

Truco destacado de la receta
Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana