Aclarar o espesar una sopa

poster-image

Si la sopa resultante nos queda demasiado espesa o, por el contrario, muy clara, dos sencillos trucos nos pueden servir para solucionar el problema.

Para aclarar una sopa que haya quedado espesa, tan solo debemos añadir un poco más de caldo o agua. 

Si nos ha quedado demasiado líquida, podemos recurrir a la harina de maíz, que es muy fina y apenas tiene sabor, por lo que ayudará a la sopa a coger cuerpo sin que se note su presencia: diluimos la harina de maíz en un poco de agua y la añadimos al conjunto un par de minutos antes de terminar la cocción.

Valora este truco