¿Se puede congelar una sopa?

Sí, una sopa se puede congelar sin problemas. Recuerda no llenar el recipiente donde la congeles hasta el máximo, ya que por efecto de la congelación los líquidos aumentan de tamaño una vez se solidifican. También será útil escoger aquellos recipientes que tengan una forma inferior al tamaño de la olla o cazo donde posteriormente vayas a calentar la sopa, por si no prevees descongelarla antes en la nevera.