Huevos rebozados con bechamel

(43)
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

¿Huevos rebozados? ¡Claro, por qué no! Los huevos son uno de los alimentos más versátiles que existen. ¡A continuación te dejamos una receta de huevos duros con bechamel!

Ingredientes para Huevos rebozados con bechamel

Cómo hacer Huevos rebozados con bechamel

  • Corta los huevos duros por la mitad y reserva. Haz una bechamel siguiendo las instrucciones

    Desde usos pasteleros hasta esta magnífica receta, pasando por un sinfín de salsas, muchas recetas no se entenderían sin huevos. La muestra de su camaleónica capacidad podrian ser esta ingente cantidad de tortillas. En esta receta de huevos rebozados, la combinación de rebozado y la bechamel, convierten al huevo en una bomba de sabr que, aunque no es apta para todos los días, harán que tu mesa luzca especial en fechas señaladas. Por ejemplo, si tienes a la vista un cumpleaños infantil, este plato triunfará. No lo dudes, atrévete a dar un paso más con esta original y creativa receta de huevos rellenos rebozados.

    ¡Vamos con los huevos con bechamel! Cuece los huevos, pélalos y resérvalos. Haz una bechamel siguiendo las instrucciones del sobre de Bechamel para Gratinar Gallina Blanca.

  • Reboza los huevos.

    Deja enfriar la bechamel en la nevera. Cuando esté fría, con una cuchara, envuelve los huevos cocidos con bechamel. Luego rebózalos pasándolos por el huevo batido y el pan rallado.

  • Fríe los huevos en abundante aceite, muy caliente, y escúrrelos bien sobre papel de cocina.

    Fríe los huevos en abundante aceite de oliva, muy caliente, y escúrrelos sobre papel de cocina. ¡Esperemos que te haya gustado esta receta de huevos con bechamel!

    ¿Quieres rizar el rizo? Puedes modificar tu bechamel de muchas formas distintas. Prueba a fundir un poco de queso azul, o a añadir unas virutas de jamón ibérico, o a mezclar el jugo de unas cabezas de gamba. ¡Alucinarás con la cara de tus comensales! Como sabéis, nos gusta explicar pequeñas curiosidades de cada receta y hoy vamos con la historia de la invención de la salsa bechamel. Seguro que ahora miraréis esta cremosa salsa con otros ojos al conocer sus “reales” orígenes. El inventor de esta salsa fue Louis de Bechameil quien era marqués de Nointel y ocupó el cargo de mayordomo en la corte de Luis XIV. En esa época, quien era mayordomo real se encargaba de asesorar al monarca, y en su caso, Bechameil, fue un destacado financiero de las campañas bacaladeras de Terranova y administrador en la corte. Como pasa con muchos platos históricos existen bastantes teorías de la creación de esta salsa, pero la que más peso tiene y la que está más bien documentada es la que os vamos a contar a continuación. Esta teoría dice que realmente no fue el marqués quien inventó la famosa salsa, sino que fue un cocinero de la corte llamado François Pierre de la Varenne. Este hombre tuvo un papel muy importante en la gastronomía francesa y es que se le considera el fundador de la cocina clásica del país. Escribió un destacado libro titulado Le Cuisinier François en 1651. Esa obra repasaba la historia desde la cocina medieval hasta la cocina contemporánea de la época. Fue en este libro, donde apareció por primera vez la receta de esta salsa que François nombró en homenaje al marqués Louis. Aunque esta parece ser la teoría más verídica, otras fuentes apuntan a que realmente sí que fue el marqués quien descubrió, o más bien inventó, este cremoso manjar. Dicen que Louis de Bechameil, la habría inventado para acompañar al bacalao seco de sus campañas de guerra en Terranova. Sí que es cierto que el marqués era un hombre culto por los estándares de la época, pero no existe ninguna evidencia que corrobore esta teoría y que pruebe que sus aficiones culinarias fueran más allá de las de cualquier noble de la época. Esta salsa ha sufrido variaciones, pero actualmente los ingredientes siguen siendo muy simples y fáciles de adquirir para todos. Los ingredientes actuales de esta salsa son harina, leche, sal y mantequilla. La nuez moscada y la pimienta blanca molida son complementos adicionales. Ahora que ya sabes la historia de esta salsa digna de la monarquía, ¿te atreves a probarla? Seguro que con la receta que proponemos hoy de huevos con bechamel te va a encantar. Ya sabes, si los pruebas no dudes en contarnos que te han parecido ¡Buen provecho!

     

Valora esta receta

Consejos para cocinar Huevos rebozados con bechamel

El Truco: pelar los huevos con facilidad

 

En primer lugar, puedes cocerlo junto con un chorrito de vinagre. Esto ayudará a que la cáscara se desprenda con mayor facilidad. Por otro, puedes dejar enfriarlos en agua fría antes de pelarlos. Elijas la opción que elijas, ¡verás qué fácil es pelar los huevos duros siguiendo estos trucos!

 

Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana