Filetes de ternera empanados

()

Crujientes por fuera y jugosos por dentro, mil años después de su creación, la combinación de carne, harina, huevo y pan sigue siendo tan nutritiva como fascinante.

  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

  • Con Avecrem, ¡triunfas!

Cómo hacer Filetes de ternera empanados

  • Primer paso filetes empanados

    PASO 1

    ¿Cómo rebozar filetes? Más sencillo, imposible. Para empezar desmenuzamos la pastilla de Avecrem Sabor Carne en el pan rallado. Pasamos los filetes de ternera por la harina, el huevo y el pan rallado (en ese preciso orden) y freímos en una sartén con abundante aceite de oliva. Reservamos.

  • Segundo paso filetes empanados

    PASO 2

    En una sartén limpia salteamos en aceite de oliva los tomate cherry cortados por la mitad durante unos 5 minutos. Añadimos las hojas de albahaca picadas y la pimienta negra y salteamos durante 1 minuto más.

  • Tercer paso filetes empanados

    PASO 3

    Finalmente, emplatamos los filetes junto con los cherrys en caliente, una guarnición que casa a las mil maravillas con la carne de ternera empanada.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Filetes de ternera empanados

Si no queremos quedarnos en el simple empanado de carne y queremos ir un pelín más allá, otra opción más sofisticada sería incluir en el pan rallado algún fruto seco machacado, como avellanas o cacahuetes, e incluso queso rallado del tipo Idiazabal. De esta forma conseguiremos darle a nuestro empanado un toque de sabor especial. No lo dudes, ¡haz la prueba!

Truco destacado de la receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Por que a quién no le gusta llegar a casa y encontrarse sobre la mesa unos buenos filetes de carne empanada acompañada de, digamos, ¿patatas fritas o una buena ensalada? Estamos ante uno de esos bocados universales que, bien cocinado, nunca dejará de deleitarnos el paladar. Llama la atención que un proceso tan básico como es el de empanar haya dado lugar a tantas teorías, metodologías y posibilidades. Y es que, según los más destacados chefs del mundo, empanar la carne forma parte de esas habilidades culinarias que, por fácil que parezca, hay que tener cierta mañana para dominarla. La prueba la tenemos en su oferta: no importa lo prestigioso que pueda ser un restaurante, pues muy probablemente incluirá en su carta algún plato de carne empanada.

Pero, ¿quién fue el primer listo o lista en coger un filete de carne y empanarlo? ¿De dónde procede y cómo surgió esta maravillosa práctica? Antes de explicar cómo hacer filetes de ternera empanados nos parece interesante responder a estas preguntas. Y lo primero que se nos ocurre es que, dispuestos a acompañar la carne con pan, ¿por qué no fusionar ambas partes en un solo bocado? ¿Por qué no idear un sistema que permita adherir el pan a la superficie de la carne? Eso sí, para llevar esto a cabo necesitamos un elemento que nos permita fijar el pan a la carne… ¡toma, claro... el huevo! Ese mágico ingrediente con más poderes que el mismísimo Superman, pues además de emulsionante, aromatizante, coagulante, espesante y espumante, también es adherente. ¡Lo tenemos!

Pues parece ser que fue en el año 1134 la primera constancia escrita que se tiene de la carne empanada. Fue uno de los nueve platos que constituían el menú de un almuerzo servido por un abate italiano con motivo de la fiesta de San Sátiro. “Lombos cum panitio”, literalmente “lomos de carne empanada”. Tal cual lo dirían nuestras madres. Simplemente maravilloso. Otras fuentes indican que la idea surgió en el Imperio Bizantino y de ahí se extendió al mundo islámico y posteriormente llegó a Europa pasando por África. Vamos, como un rockstar en plena gira mundial.

Bromas aparte, los filetes de carne empanados llegaron a nuestro país y en seguida se popularizaron no solo por su combinación de sabores, sino por su practicidad, ya que la cobertura de pan actúa como conservando, permitiendo a la carne aguantar más tiempo en mejor estado. Por eso mismo los filetes de ternera empanados eran uno de esos básicos en los tuppers de nuestras madres cuando la familia salía de viaje.