Caldo Gallego

Caldo gallego

(7)
  • > 60 min
  • Fácil
  • 6 personas

El caldo gallego, con todo el respeto por el "pulpo a feira", quizá sea uno de los platos más característicos de la gastronomía de Galicia. Un plato de cuchara ideal para los días invernales y que te reconfortará en cada sorbo. Su peculiaridad es que las verduras y la carne se cuecen al mismo tiempo, quedando así un potaje delicioso. Los ingredientes que se utilizan son los grelos (los brotes del nabo), patatas, alubias, chorizo y huesos de carne, que hacen de este plato un caldo con sustancia. 

El caldo gallego es un auténtico tesoro culinario que ha pasado de generación en generación en Galicia. Cada familia tiene su propia receta, y es común que se prepare en grandes cantidades para compartirlo con amigos y familiares en reuniones especiales. Además de los ingredientes mencionados, algunos cocineros también hacen este caldo con garbanzos y pasta, lo que le proporciona una textura aún más reconfortante convirtiendo este caldo en una opción más sustanciosa y completa para los amantes de la comida reconfortante. 

Además, si eres amante de las verduras puedes añadirle al caldo otras que le van fenomenal como son las berzas y repollos, y para que tenga aún más consistencia incorpora a la cocción unto o grasa de cerdo, ¡verás que cambio!  

Junto con los guisos y estofados, los potajes son otro de los platos tradicionales de nuestra gastronomía que nos recuerdan sin duda a la cocina de las abuelas. Una propuesta muy apetecible para los días fríos es este potaje de lentejas con conejo.

¡Disfrútalo!

 

Ingredientes para Caldo gallego

Cómo hacer Caldo gallego

  • Dedícale tiempo a las alubias

    Para asegurar el éxito de esta receta, es fundamental que la víspera de su elaboración dediques un tiempo a las alubias. Deberás lavarlas a fondo en abundante agua para luego dejarlas en remojo en un recipiente con agua. Al día siguiente, asegúrate de enjuagar y escurrir las legumbres de manera correcta para que estén listas para ser utilizadas de manera óptima en la preparación de esta deliciosa receta.  

  • Limpia los huesos. Ponlos en una olla alta con agua fría y dales un hervor. Cuélalos y lávalos de nuevo. Vuelve a meterlos en la olla con 2 l de agua, las alubias y la pastilla de Avecrem, tapa la oll

    Limpia minuciosamente los huesos de jamón y colócalos en una olla alta. Llena la olla con agua fría y lleva los huesos a ebullición. Después de un breve hervor, cuélalos y enjuágalos nuevamente para eliminar cualquier impureza. Luego, devuelve los huesos a la olla junto con los 2 litros de agua, las alubias y una pastilla de Avecrem Sabor Carne. Tapa la olla, colócala a fuego medio y deja cocinar durante aproximadamente 1 hora. Asegúrate de que el caldo hierva suavemente durante este tiempo.  

  • Mientras tanto, pela las patatas con un pelador, lávalas y córtalas en dados de aproximadamente 1 cm de lado. Después de una hora de cocción, retira los huesos de jamón de la olla y agrega las patatas junto con el chorizo entero. Continúa cocinando el caldo manteniendo la olla tapada y el fuego a intensidad media. Esto permitirá que las patatas absorban los sabores y aromas del calor, contribuyendo a una deliciosa preparación culinaria.  

  • Lava los grelos y asegúrate de eliminar los posibles restos de tierra que puedan presentar. Pon a calentar una cazuela con agua y abundante sal. Cuando arranque el hervor, agrégale los grelos. Déjalos

    Para preparar los grelos, comienza lavándolos minuciosamente para asegurarte de eliminar cualquier rastro de tierra que puedan contener. Luego, en una cazuela con agua y una generosa cantidad de sal, lleva la mezcla a ebullición antes de añadir los grelos. Permite que los grelos cocinen hasta que el líquido vuelva a hervir. Este proceso garantizará que los grelos estén limpios y listos para ser disfrutados en tu receta con todo su sabor. 

  • Una vez que los grelos estén listos, escúrrelos y mézclalos con el cocido cuando las patatas comiencen a ablandarse. Deja que todos los ingredientes cocinen juntos durante aproximadamente 15 minutos adicionales, lo que permitirá una óptima mezcla de sabores. Para disfrutar al máximo de esta receta tradicional, sirve el caldo gallego bien caliente y experimenta el sabor auténtico de esta deliciosa receta tradicional 

  • ¿Te ha gustado esta preparación? Descubre más recetas de caldo y déjate reconfortar por un buen plato de cuchara en los días fríos! 

Valora esta receta

Consejos para cocinar Caldo gallego

El Truco: legumbres siempre listas 

Una forma eficiente de mantener las legumbres siempre listas es aprovechar el poder del remojo anticipado. Antes de cocinarlas, es esencial dejar que reposen en agua durante varias horas para que absorban la humedad adecuada. Si deseas tenerlas siempre al alcance de la mano y ahorrar tiempo en la cocina, puedes llevar a cabo un sencillo truco. Simplemente, programa su remojo con anticipación, sumergiéndolas en agua durante al menos 10 horas. Luego, escúrrelas y guárdalas en un recipiente hermético en el congelador. De esta manera, podrás disfrutar de la conveniencia de tener legumbres hidratadas y listas para cocinar en cualquier momento. Este truco no solo te facilitará la preparación de comidas saludables, sino que también te permitirá ahorrar tiempo y energía en la cocina.  

Las legumbres son un ingrediente muy versátil que pueden servirte tanto para recetas elaboradas como recetas fáciles.

¡Pon en práctica este truco! 

 

alt=

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

 


 

 

 

*Campos obligatorios