Caballas al horno

(5)
  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas

Las caballas al horno son una exquisitez. Si no has hecho nunca una receta de pescado con caballa fresca, te puedes hacer una idea fácilmente de cómo será prepararla ya que es un pescado azul de propiedades similares a la sardina. Además también comparte con ella el ser rica en ácidos grasos omega-3 y vitaminas, que convierten esta elaboración de caballas al horno con patatas en una receta sana.  

Solemos consumir la caballa enlatada más que fresca, aunque su sabor es intenso y delicioso en los dos casos. En la receta de caballa de hoy la elaboramos con ejemplares frescos y al horno, de modo que conserva perfectamente su sabor y queda una caballa al horno jugosa. ¡Ya verás qué buenas están estas caballas al horno enteras! 

La caballa al horno es un plato sin complicaciones y que si no sueles consumir este pescado va aportar variedad a tus comidas del día a día. Lo diferente de esta receta de pescado con otras de pescados al horno es que aquí las caballas se rellenan con una picada de avellanas, pan de molde y se cuecen al horno con aceite y vino blanco. ¡Y, listo! ¿Riquísimo, no? 

La cocción al horno es perfecta para preparar las caballas frescas. Otra receta que la utiliza es esta de caballa con sal y limón, súper fácil de hacer y que se sirve también con una rica ensalada de achicoria. Y si te acabas enamorando de las caballas como nosotros, no puedes dejar de probar la receta de paté de caballa con patatas al horno. ¡No podrás dejar de comerlo!  

Ingredientes para Caballas al horno

Cómo hacer Caballas al horno

  • ad

    El primer paso para preparar estas deliciosas caballas al horno es preparar el relleno que les vamos a introducir. Para prepararlo, piensa que vas a preparar una picada. Como en toda picada, empieza picando las avellanas, y después vas a añadir el pan de molde, sin la corteza, y el tomillo, todo junto, ayudándote de un mortero. Pica con las proporciones que te hemos anotado, pero si notas que la textura no es del todo ideal, puedes añadir un poco más del ingrediente que notes que falte.  

  • Limpia las caballas y sécalas bien. Sazónalas con Avecrem 100% Natural Pescado y Marisco desmenuzado y pimienta por dentro y por fuera. Rellénalas con la picada preparada.

    A continuación es el momento de preparar las caballas para cocinarlas. Para ello, lo primero va a ser limpiarlas bien y secarlas. Cuando las tengas bien limpias y secas, procede a sazonarlas con una mezcla de  Avecrem 100% Natural Pescado y Marisco desmenuzado y pimienta. Unta las caballas tanto por dentro como por fuera abundantemente. Por último, rellena las caballas con la picada que hemos preparado en el paso anterior. 

  • Coloca las caballas en una bandeja de horno y rocía con un poco de aceite y vierte el vino, añade el resto de la picada e introdúcelas en el horno a 180ºC, unos 20-25 minutos. Sirve acompañado con una

    Si quieres hacer esta receta con patata, no te olvides de añadirla a láminas en la base de tu bandeja de horno. Ahora que ya tienes las caballas listas para cocinar, puedes colocarlas en una bandeja apta para el horno. Puedes ponerlas de lado sin problema. Cuando las tengas acomodadas, vamos a echarle un poco de aliño. Para ello, rocía las caballas con un poco de aceite y vierte el vino. Si te ha sobrado picada, también se la puedes añadir encima. 

  • Durante la preparación de las caballas, puedes aprovechar para precalentar el horno. Si no, puedes hacerlo ahora, puesto que no tarda mucho en ponerse a los 180ºC necesarios para esta receta de caballa al horno. Cuando el horno esté caliente, introdúcelas y deja que se cocinen durante unos 20-25 minutos. ¿Qué tal huele? ¿Genial, no? Por último, si quieres quedar como un excelente chef, sirve las caballas acompañadas con una ensalada de achicoria. ¡Ya verás qué bien combina! 

Valora esta receta

Consejos para cocinar Caballas al horno

La parte más engorrosa de las recetas de pescado es probablemente limpiar el pescado. Sin embargo, existe un truco para limpiar el pescado en un momento. Te contamos.  

Limpiar el pescado es una tarea que requiere tiempo, pero si no quieres tardar mucho rato existe un truco perfecto. Sumerge los pescados en un recipiente con agua y elimina las escamas. Después, cuela el agua y retira las escamas que hayan quedado en el colador.  

Por otro lado, para quitar las escamas secas adheridas a la pila o superficie de trabajo, lo mejor es mojarlas con agua o con un poco de vinagre para que se despeguen de forma fácil. ¡Pruébalo ya verás qué fácil! Con este truco la receta de caballas rellenas ya no te parecerá tan difícil, ¿verdad? 

 

alt=

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

 

 

 

*Campos obligatorios