Espárragos verdes: datos, recetas y beneficios

()
Recetas_esparragos_beneficios_gallina blanca

Espárragos: ¿Por qué es la hortaliza estrella de esta temporada?

El espárrago es una planta versátil de textura y sabor único que se suele consumir en todo el mundo, aunque se originó en la región del Mediterráneo oriental y en Asia. Gracias a los cultivos de invernadero se encuentran fácilmente disponibles para su consumo durante todo el año, aunque la fecha ideal para comerlos es durante los meses de abril a mayo, pues el clima es favorable en nuestro país. En otras temporadas te encontrarás con espárragos que llegan de Perú o China, con una menor calidad. Su origen en España se remonta a los romanos, aunque otras culturas como la egipcia o la griega llevan comiéndose aún más tiempo.

Las variedades de espárrago más consumidas y conocidas son los verdes y los blancos, estos últimos se cultivan bajo tierra. Es decir, no les da el sol y por eso carecen de su característico color verde. Aquí nos centraremos en los primeros. A la hora de cocinarlos, se pueden preparar a la plancha, revueltos con huevos o en guisos.

El espárrago es una hortaliza fundamental en nuestra gastronomía. No solo puede utilizarse como acompañamiento de una gran cantidad de platos y ser preparado de muchas formas diferentes, sino que también es un vegetal sumamente beneficioso para la salud.

Desde el punto de vista alimenticio, el espárrago ayuda a alcanzar las cinco recomendaciones diarias de frutas y hortalizas. Además forma parte indispensable de la dieta mediterránea, contribuyendo a sus ventajas para el buen funcionamiento del cuerpo humano. Se sabe con certeza que con dietas ricas en frutas y verduras existe un menor riesgo de obesidad, diabetes y de mortalidad a largo plazo, también disminuye la posibilidad de contraer enfermedades cardiovasculares y de padecer cáncer.

Los seis principales beneficios de los espárragos

1. Es diurético. Está compuesto mayormente por agua, por lo tanto, facilita la eliminación de líquidos. Por este motivo, es un alimento aconsejable para personas con edemas o problemas renales. Además, aporta asparagina, una enzima proteica que contribuye a inducir la producción de orina.

2. Regula el tránsito intestinal. La presencia de fibra en el espárrago tiene la gran capacidad de regular el tránsito intestinal, prevenir el estreñimiento, disminuir las probabilidades de sufrir de inflamaciones como hemorroides y la formación de divertículos en el colon.

3. Es antioxidante. Son una fuente directa de vitamina C, que tiene propiedades antioxidantes y promueve el fortalecimiento del sistema inmune. También contiene vitamina E, nutriente esencial para prevenir coágulos en la sangre; y provitamina A y luteína, los cuales aseguran una mejor visión y ayudan a luchar contra el envejecimiento prematuro de los ojos.

4. Favorecen la función cognitiva. Los espárragos tienen una buena dosis de ácido fólico, razón por la cual puede mejorar la salud de mujeres embarazadas y contribuir al buen desarrollo del feto, además, tiene buenos efectos para el cerebro. La composición nutricional de este vegetal, que posee vitaminas A, C, E y K, cromo, oligoelementos, fibra y ácido fólico, es eficaz para reducir los riesgos de padecer deterioro cognitivo.

5. Es beneficioso para los huesos. Aportan vitamina K -la vitamina de la coagulación- que ayuda a que los huesos se mantengan fuertes y sanos y previene el desarrollo de osteoporosis, especialmente en personas de la tercera edad.

6. Es un efectivo antiviral. Debido al alto contenido de nutrientes que poseen los espárragos, al consumirlos fortalecemos al sistema inmunitario y, por ende, resultan muy efectivos para evitar constipados y enfermedades bacterianas o virales.

En cuanto a la información nutricional, los espárragos no sólo aportan vitaminas A, C, E y K, sino que también son bajos en calorías. 100 gramos de espárragos contienen 18 kcal, 2,7 g de proteínas, 1,1 g de hidratos de carbono, 1,5 mg de fibra, 22 mg de calcio, 1,1 mg de hierro, 207 mg de potasio y 59 mg de fósforo. 

¿Cómo prepararlos?

Sopa de espárragos, rape y almejas con jugo de espárragos verdes, risotto de espárragos, etc.. Todos estos platos y muchos más te ayudarán a incorporar este delicioso alimento a tus comidas. ¿Ya quieres ponerte manos a la obra?

Toma nota de los ingredientes que necesitas para preparar tu receta con espárragos favorita y sigue los pasos para que el resultado sea el que esperas.

Sopa de espárragos verdes

Comienza la temporada de sopas y pocas cenas son tan apetecibles como una buena sopa de espárragos.

Un plato súper sencillo de cocinar, en el que no invertirás demasiado tiempo y que podrás improvisar con lo que tengáis en la despensa. ¿Tienes un manojo de espárragos que ya hace unos días que está quieto en la nevera? Lo puedes convertir rápidamente en una sopa o crema de espárragos. El secreto está en lograr un buen sofrito que podéis disfrutar toda la familia: toma nota de la siguiente receta de sopa crema de espárragos verdes.

Rape y almejas con jugo de espárragos verdes

El rape y las almejas son dos ingredientes tan exquisitos y con tanto sabor que no les hacen falta elaboraciones muy complejas ni tampoco muchas horas de cocción. Si quieres que sean los protagonistas de tu plato pero también te apetece darle ese toque diferente y elegante prueba esta receta: rape y almejas con jugo de espárragos verdes.

Un plato sabrosísimo, que trae su secreto en la salsa. Tus comensales quedarán maravillados. ¿Cómo hacerlo? Sencillamente comienza con un sofrito de ajos y cebolla, espárragos, caldo de pescado y cuando ya esté reducido se puede triturar. Cuece el rape con esta salsa y el jugo de cocción de las almejas, y al final ya las puedes añadir y servir. Simple y delicioso.

Risotto de manzanas, queso y canela acompañados de espárragos verdes

Por último, te traemos un risotto en su versión más dulce. Sabemos que la forma más tradicional de encontrar el espárrago en nuestra cocina es la paella. Sin embargo, en el país vecino, en Italia, el plato estrella con arroz es el risotto. En esta selecta comida el cereal no tiene que quedar suelto, al contrario: tiene que soltar almidón para que quede cremoso y bien ligado. Para eso hace falta removerlo mientras se cuece, y añadirle parmesano y mantequilla mientras se prepara.

Si te apetece cocinar un risotto creativo esta es tu receta: risotto de manzanas, queso y canela. Recuerda: el risotto es un arroz cremoso y suave en el que nunca faltan la cebolla, la mantequilla o el aceite de oliva y un buen caldo. Lo cierto es que risottos hay miles, ya que es un plato que admite infinidad de ingredientes y que siempre resulta delicioso. 

Otras recetas

Además de las recetas que te hemos contado, los espárragos también pueden ser cocidos al vapor, idealmente de forma vertical. ¿Por qué no comerlos solos? Se pueden hervir, asar en la parrilla o directo en el horno con un toque de aceite de oliva. Incluso se pueden escaldar, en especial si los utilizas en ensaladas. Los espárragos verdes son el acompañamiento perfecto junto a unos macarrones y jamón curado o saltándolos rápido con champiñones. Ahora sí, a no esperar más. ¡A disfrutarlos!

Valora este artículo