10 ideas de comidas caseras fáciles

()
recetas_comidas caseras faciles_gallina blanca

¿A quién no le gusta una buena receta casera? La realidad es que a todos nos gusta llegar a casa y encontrarnos con un plato recién hecho, casero y calentito. Y a muchos también nos gusta prepararlo. No hay dudas de que una comida casera puede alegrarte el día. Por eso hoy os vamos a enseñar a preparar algunas. Veréis que normalmente estas comidas suelen ser muy fáciles de preparar. Además, son platos muy completos. Eso se debe a que en el momento en el que se originaron la mayoría de estas recetas las comidas tenían que ser más copiosas ya que muchas veces se utilizaban como comidas que tomar durante las horas de trabajo. Debido a esto muchos de estos platos son ideales para prepararlos y guardarlos para comerlos los días siguientes, por lo que, si eres de los que prepara las comidas para tenerlas toda la semana y luego llevárselas al trabajo, sigue leyendo porque estas recetas te interesan. Además, estos platos son ideales por todo tipo de comidas: familiares, con amigos, comidas de entre semana, etc. Esto es por su versatilidad y porque puedes encontrar platos de todos los tipos. Ya sea platos más contundentes y principales como guisos u otros como por ejemplo las croquetas que pueden servirte como aperitivo. Por otra parte, lo bueno de estas recetas es que se suelen hacer con ingredientes que siempre tenemos por casa y que, si en alguna ocasión no tenemos, siempre son fáciles de reemplazar por otros. Así que ya sabes, déjate inspirar por estas recetas que te vamos a proponer. Estamos seguros de que una vez las incorpores a tus menús diarios querrás repetirlas siempre. Son muy fáciles de hacer y vas a poder enseñárselas a los pequeños de la casa para que las cocinen contigo. ¿Te vienes a conocer estas recetas? ¡Vamos a ello!

Sopa, hamburguesas, pizza y albóndigas caseras

Te dejamos las recetas caseras más sabrosas. Mira la receta de hamburguesas caseras, la receta de pizza casera, la receta de albóndigas caseras y la receta de sopa de verduras casera.

También te decimos que los guisos son ese tipo de recetas caseras que nunca fallan, es por eso que hoy queremos hablar un poco de ellos. Son deliciosos y puedes utilizarlos para cualquier situación. Por ejemplo, uno de los guisos más socorridos es el de albóndigas. Hacer la carne de las albóndigas es muy fácil y estas pueden ser de un solo tipo de carne, aunque te recomendamos que hagas una mezcla de carne de ternera y de cerdo, ya que conseguirás sabor y un acabado super jugoso gracias a que son carnes algo más grasas.

Mira estas recetas fáciles y rápidas.

También pueden ser de pescado, siendo las de bacalao las más ricas. Como ves, hay albóndigas para todos los gustos, ¿cuáles son tus favoritas?

Te recomendamos que pruebes a innovar cómo haces las albóndigas para luego ir introduciéndolas en tus guisos. Verás que depende de qué tipo de plato quieras cocinar te irán mejor unas o otras, ya sea por sus ingredientes o texturas. Además, este guiso, como la mayoría de ellos te como la mayoría de los guisos, se puede conservar bien y permite guardarlo de un día para otro, por lo que lo hace ideal para tenerlo como plato a comer cuando tienes que llevarte un tupper al trabajo. Así que ya sabes, si quieres hacer algún guiso, puedes añadirle albóndigas que darán un sabor inmejorable a tu plato.

Otra idea de guiso que te proponemos es uno de patatas y guisantes con merluza es algo para nada complicado, además el resultado es delicioso y muy, muy nutritivo. Este guiso es fácil y tradicional aparte de ser reconstituyente, perfecto para el invierno y los primeros fríos. Los guisantes, además, no son una verdura, sino una legumbre con unas características muy parecidas a la lenteja o la soja. Y, además, los guisantes son la legumbre de la felicidad ya que sus altos niveles de vitamina B1 son capaces de cubrir las dos terceras partes de las necesidades diarias de esta vitamina con tan sólo 200 g. Así que ya sabes, es una idea fantástica si quieres cocinar algo diferente.

Mira estas recetas ligeras.

Croquetas

 

Todos estamos de acuerdo, las croquetas son una de las recetas caseras más populares y más ricas que existen. Son fáciles de preparar y se conservan mucho tiempo. Además, existe un dicho con el que no podemos estar más de acuerdo: “no le puedes gustar a todo el mundo, no eres una croqueta”. Y es que las croquetas tienen ese sabor que hace que todo el mundo las devore. Como sabemos que las croquetas caseras de pollo de la abuela son unas de las favoritas, te damos esta receta para que te salgan bien ¡cremosas y deliciosas!

Para empezar esta receta de croquetas caseras de pollo, calienta aceite en una cazuela y añade las pechugas de pollo, que no tengan ni piel ni huesos para que queden mejor. Rehoga las pechugas, dales sabor espolvoreando un poco de pimienta y retira. Ahora que están cocinadas, trocéalas en trozos pequeños y reserva. En el mismo aceite, sofríe la cebolla picada. Cuando esté bien pochada, añade la mantequilla. Deja que se funda y, una vez esté fundida, echa la harina. Remueve con gracia hasta que se cocine todo, algo que puede tardar unos 10 minutos. Apaga el fuego y deja reposar unos minutos para que pierda un poco de temperatura. Cuando haya perdido un poco de temperatura, volvemos a encender el fuego y volvemos a poner la cazuela. Ve añadiendo poco a poco la leche entera y remueve sin que llegue a hervir. Añade desmenuzada la pastilla de Avecrem Caldo de Pollo. Remueve hasta que todo se despegue de las paredes de la cazuela.

Aunque estas croquetas de pollo están deliciosas también hay otros tipos de croquetas que puedes hacer si no te gusta la carne. Como, por ejemplo, las croquetas de espinacas o las de queso. Es el momento de sumar las pechugas de pollo troceadas. Deja que se junte todo en una masa. Cuando estén todos nuestros ingredientes mezclados, echamos la masa de las croquetas en un recipiente forrado con papel de horno. Tapa la masa con papel de horno también. Para que luego podamos manejar bien esta masa, necesita que la dejemos reposar durante 24 horas. Una vez ya tengas la masa hecha solo necesitaras hacer las bolas de las croquetas y empanarlas.

Descubre también esta receta de aceitunas de ajos caseras y la receta completa de salsa casera para pastas, carnes y guisos.

Lentejas, pechugas y cremas

Te dejamos tres deliciosas recetas: la receta completa de lentejas caseras, receta de pechugas de pollo con salsa barbacoa casera y receta de crema de almejas casera.

Como hemos estado viendo, las recetas caseras se caracterizan a veces por darles tiempo y mimo pero luego hay otras que son muy fáciles de hacer como son las cremas. Hoy te proponemos una receta fácil de crema de almejas casera. Esta receta es super rápida y se prepara en un santiamén. Además, entra muy bien en los días que empieza a hacer frío, así que nos ponemos manos a la obra. En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva y cuando esté caliente le añadimos el cebollino y el ajo. También podemos sustituir el cebollino por cebolla o incluso cebolleta. ¡Lo que prefieras o tengas en casa! A continuación, le echamos un poquitín de sal para que se poche mejor. Hazlo a fuego lento o medio para evitar que se queme.

Cuando esté todo bien pochado añadimos la carne de las almejas, que pueden ser frescas o congeladas y reservaremos 4 o 5 a parte para decorar. Si las compras frescas en la pescadería, para seleccionar las más buenas fíjate en las que estén cerradas. Si están un poco abiertas, comprueba que al mínimo toque se cierren. Esas son las idóneas. Para lavarlas bien y quitar los restos de arena que puedan quedar, es necesario ponerlas en remojo en agua fría con un puñado de sal gruesa por lo menos dos horas antes de cocinarlas.

Cámbiales el agua tres o cuatro veces durante este intervalo de tiempo. Así, bien limpitas, nos aseguramos que ningún resto de arena estropea nuestra receta. Ahora añadimos la harina y la rehogamos con los ingredientes de la sartén removiendo continuamente con una espátula. Después añadimos el vino blanco y lo dejamos reducir. Cuando haya reducido, incorporamos la nata y lo removemos bien para evitar la generación de grumos. Cuando lo tengamos todo bien ligado añadimos el caldo y lo mezclamos bien. Finalmente, le agregamos una pizca de sal y un poco de pimienta blanca y lo dejamos hervir durante 20 minutos a fuego medio. Esta receta destaca por su peculiar sabor, pero también por su originalidad.

Si quieres otra receta de crema más práctica, te recomendamos que pruebes una de calabaza, que es una de las cremas de verduras más socorridas. Y no es para menos, ya que con ella se pueden hacer deliciosas variaciones del plato original. Te sirve para todo, tanto comidas como cenas más ligeras. Además, es una forma muy fácil de que los pequeños de la casa puedan comer verdura. A todas las cremas en general, les van muy bien los toppings.

Te puedes decantar en esta ocasión por las pipas de calabaza, pero también puedes poner picatostes o un poco de queso para hacer la receta más atractiva para los pequeños de la casa. Con esto vamos terminando con estas ricas a la par que sencillas recetas caseras. Recuerda que al final lo importante de estas recetas es que las puedas ir adaptando a tus gustos y que de esta forma te resulten fáciles y agradables de cocinar. Si te decantas por una, no dudes en compartírnosla. Prueba estas recetas de comidas.


 

Valora este artículo