La Paella Valenciana

(2)

¡Que levante la mano quien haya comido una auténtica paella valenciana! Aunque… quizás primero tendríamos que ponernos de acuerdo en cuál es la auténtica paella valenciana, ¿no? Y aquí, la cosa se complica. Y es que la paella es quizás el plato más reproducido, alterado, imitado… y adulterado.

Es común ver en las principales calles de nuestras ciudades más visitadas a turistas devorando platos de paella… que a nosotros nos harían llorar, y no de placer. Y desde luego, puede que estén comiendo un arroz hecho en una paellera redonda, pero dudosamente será una auténtica paella valenciana.

No nos vamos a poner dogmáticos diciendo qué lleva y qué no la auténtica paella valenciana (entre otras cosas porque es un debate que no se acaba nunca) pero sí que vamos a dar algunas orientaciones para que nos salga una paella valenciana de llorar, esta vez sí, de placer.

La paella es la contribución valenciana a la cultura gastronómica mundial, pero al ser una receta abierta, se ha ido adaptando a las estaciones, los ingredientes locales y los gustos, de manera que cada uno la puede reinterpretar a su manera. ¡Sólo hay que ver cuántas recetas de paella hay en nuestra web! ¿Es entonces cualquier arroz con verduras o pescado una paella valenciana? Pues… más bien no. Y ¿cómo es una paella valenciana?. En eso, ni los valencianos se ponen de acuerdo. Pero algo sí que es unánime: se trata de un homenaje al arroz, así que la paella debe respetar su sabor y no camuflarlo. 

La paella que lo empezó todo

La paella madre de todas las paellas es la de la huerta valenciana, preparada con pollo, conejo, judías, judiones, tomate, arroz, aceite de oliva, azafrán y sal. Y a partir de ahí, ¡hagan juego!. Alcachofa, caracoles, pimientos, carne de cerdo… según la comarca valenciana que visitemos, encontraremos diferentes ingredientes. Pero siempre hablamos de productos que delatan el origen humilde de la paella: verduras del huerto y animales de corral.

¡Todos a la mesa!

La paella es típica de los domingos (además de los jueves en los restaurantes), sobre todo porque su elaboración requiere tiempo. Si quieres realizar la paella valenciana lo más valenciana posible, ¡recuerda que la receta tradicional se cocina al aire libre y en fuego de leña! 

El arroz: el quid de la cuestión

Estamos todos de acuerdo que no hay paella valenciana sin arroz. Pero, ¿cuál? Lo primero que hay que tener en cuenta es que siempre es mejor elegir el arroz de grano redondo (arroz bomba), aunque también se pueden poner otros arroces de grano medio. Hay que freír la carne y las verduras a fuego muy lento, antes de añadir el Caldo para Paella Fácil 100% Natural Gallina Blanca y el arroz. Éste se debe incorporar “en lluvia” y en la cantidad exacta según la cantidad de caldo que hayamos añadido a la paella. Para ello hay una fórmula proporcional: debe ser de 2 a 1 o, como máximo, de 5 a 2, para que no nos quede una paella demasiado caldosa o demasiado apelmazada. Por último (pero no menos importante), hay que dejar el arroz en reposo unos minutos tras la cocción para que termine de absorber el líquido.  ¡Ah!, y no hay paella valenciana sin socarrat, el arroz tostado que, siempre queda en el fondo de la paella y que suele ser el más codiciado.

Qué, ¿te animas a elaborar tu paella valenciana? Hayamos o no despejado dudas, lo cierto es que la cocina siempre está en constante evolución, así que aunque no sea cien por cien valenciana, seguro que si le pones amor y tiempo, te saldrá un plato delicioso. ¡Todos deberíamos cocinar paella valenciana al menos una vez en la vida!

Valora este artículo