Las alitas son una parte del pollo que nos encanta. Son jugosas, se cocinan rápido y después nos podemos chupar los dedos. Son perfectas para los grandes y también para los más pequeños de la casa.

Solo hay que enseñarles que hay huesos para que vigilen a la hora de comer. Si les dejamos que coman las alitas con los dedos y después se los puedan chupar, seguro que serán los más felices del mundo. Parece un plato difícil y típico de restaurante de buen comer. Pero si vas siguiendo alguna de nuestras recetas, verás que te vamos enseñando paso a paso todo lo que hay que hacer y te van a salir recetas de escándalo.

Ver más...

El único punto importante a tener en cuenta es el tiempo de cocción. Para poder hacer bien las alitas de pollo al horno, las pondremos a unos 180 o 200 grados durante unos 25 minutos aproximadamente. Si quieres a la mitad del tiempo de cocción las puedes girar y dejar que se acaben de hacer.  Si las prefieres fritas, a fuego medio y las vas girando hasta que queden con un color bien doradito. Y si te gustan más guisadas, primero dóralas en el sofrito y después las dejas cocer durante 15 minutos y estarán deliciosas con su jugo.

Y si quieres aprender más recetas de pollo pero usando otra parte que también es muy jugosa y nos encanta a todos, sigue leyendo y lee nuestras recetas para aprender a cocinar muslos deliciosos y jugosos.

Receta destacada

Alitas de pollo al horno

(133)

Las alitas de pollo son uno de los snacks más sabrosos que existen. Su jugoso interior, la piel crujiente, la potencia de los aderezos… Es pensar en ver una película en casa o invitar a unos amigos para ver un partido de fútbol y nos vienen a la cabeza. Ver Receta...

Ingredientes

  • 8 alitas de pollo
  • 1 pechuga de pollo
  • 1 muslo de pollo
  • 1 pastilla de

    Avecrem Caldo de Pollo

  • Un poco de ajo en polvo
  • Un poco de perejil picado
  • Un chorro de vino blanco
  • 1 cucharadas de mantequilla
  • Una pizca de pimienta
  • Verduras asadas
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas