Huevos dorados

Seguro que has comido huevos duros. Y seguro que has comido huevos fritos. Lo que tal vez no hayas comido nunca son unos huevos duros y luego… ¡fritos! Si es así, te presentamos un plato que hace tiempo que deberías haber conocido.Ver más...

  • 10-20 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Huevos dorados

  • Prepara la bechamel siguiendo las instrucciones del sobre

    PASO 1

    Prepara la bechamel siguiendo las instrucciones del sobre de Mi Salsa Bechamel Gallina Blanca, añadiendo unas tiritas de bacon o jamón al gusto y sazona con nuez moscada.

  • Abre los huevos duros a lo largo y retira las yemas. Mezcla las yemas con 2 cucharadas de bechamel y trabaja hasta formar una pasta espesa. Cubre los huevos con esta masa y déjalos enfriar.

    PASO 2

    Abre los huevos duros a lo largo y retira las yemas. Mezcla las yemas con 2 cucharadas de bechamel y trabaja hasta formar una pasta espesa. Cubre los huevos con esta masa y déjalos enfriar.

  • Pasa los huevos por huevo batido y pan rallado. Fríe en abundante aceite. Pon sobre papel adsorbente de cocina. Sirve con lechuga picada y el resto de la bechamel en salsera aparte.

    PASO 3

    Pasa los huevos por huevo batido y añade la pastilla de Avecrem Caldo de Pollo y pan rallado. Fríe en abundante aceite. Ponlos sobre papel absorbente de cocina. Sirve con lechuga picada y el resto de la bechamel en una salsera aparte.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Huevos dorados

El Truco: evita que se rompa la cáscara de los huevos duros

Para evitar que se nos rompa la cáscara cuando hacemos huevos duros, pon sal y un chorro de vinagre en el agua hirviendo e introduce el huevo a temperatura ambiente, no de la nevera.

huevos
De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

¡Los huevos dorados!

Esta receta, bastante desconocida, consiste en unos huevos duros rellenos de bechamel, empanados y luego fritos. Quizá la expresión "explosión de sabor" la inventó alguien justo después de comerse un plato.

Y es que los huevos dorados son una de esas recetas que convierten tu mesa en una fiesta y que gustan a todo el mundo. Si no los has probado nunca, ¡estás perdiendo el tiempo!

Dale un toque a tu bechamel y sorprende todavía más a los tuyos. Puedes añadirle el jugo de las cabezas de unas gambas para obtener una salsa muy marinera. O espolvorear un poquito de curry para darle un toque exótico. Si le añades wasabi, su sabor picante y japonés no dejará a nadie indiferente. ¡Experimenta!