Huevos rellenos de carne

Huevos rellenos de carne. Cuatro palabras que nos provocan salivación automática y gratos recuerdos de la infancia. Rescatamos para ti esta vieja gloria del recetario tradicional y le damos un giro mucho más liviano: sin mayonesas ni bechameles.

  • 40-60 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Huevos rellenos de carne

  • Primer paso huevos rellenos de carne

    PASO 1

    De atún, de ensaladilla rusa, de gambas, de champiñones… Pocas cosas han dado tanto juego en la cocina como un huevo duro partido por la mitad relleno de lo que estuviese de moda en cada época (¿quién no recuerda esa versión noventera de huevos rellenos con marisco y salsa cocktail?). Seguro que tú también coincidiste con ellos en alguna fiesta familiar, desde el cumpleaños de la tía abuela a una cena de Nochevieja. Y es que los huevos rellenos fueron en su día una de las creaciones gastronómicas más rompedoras y finas de nuestra cocina casera. Si bien fueron los huevos rellenos de carne picada o de atún los más comunes, hoy recuperamos la receta de los primeros pero con una sutil modificación con el fin de rebajar su contenido calórico. Si tradicionalmente estas bandejas de huevos rellenos se bañaban en bechamel o incluso se cargaban de mayonesa, en esta ocasión prescindiremos de ello. Eso sí, elegiremos un queso que nos guste para gratinarlo como colofón final. Sabiendo esto, ya estamos en disposición de explicar cómo hacer huevos rellenos de carne picada: En primer lugar coceremos los huevos en agua hirviendo durante aproximadamente 15 minutos. Es conveniente que el agua cubra por completo los huevos. Acto seguido los dejaremos enfriar en la nevera o en un cazo con agua y hielo para pelarlos con mucha más facilidad y, sobre todo, para que no se nos quede pegada la clara a la cáscara (¡arrrrg! ¡Cuánta rabia nos da eso!). Corta los huevos por la mitad longitudinalmente y, con ayuda de una cuchara, separa las claras de las yemas. Reserva ambas.

  • Segundo paso huevos rellenos de carne

    PASO 2

    de oliva de 10 a 12 minutos o hasta que la cebolla quede pochadita. Súbele levemente el fuego y agrega la carne picada de ternera, deja que suelte parte de su agua y se dore bien. Después incorpora el vino blanco y deja que el alcohol se evapore un par de minutos. Añade el Sofrito de Tomate y Cebolla Gallina Blanca y la pastilla de Avecrem Carne desmenuzada. Machaca las yemas de huevo que teníamos reservadas con un tenedor e incorpóralas también al sofrito. Remueve para que se integre todo bien y déjalo cocer a fuego suave durante 10 minutos.

  • Tercer paso huevos rellenos de carne

    PASO 3

    Retira el sofrito del fuego y déjalo enfriar unos minutos. Ahora llega una de las partes más divertidas de esta receta de huevos rellenos de carne: aplicar el relleno. Con una cuchara sopera bien colmada rellena las mitades de las claras vacías y colócalas en una bandeja apta para horno. Espolvorea el queso rallado que más te guste (un emmental o gruyere son muy buenas opciones) y mete la bandeja al horno. Déjalo gratinar de 5 a 10 minutos a 180ºC.

Valora esta receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Una de las cosas buenas de esta receta de huevos rellenos de carne gratinados es su versatilidad a la hora de servir. Podemos comerlos calientes o fríos, como entrante previo al primero o como colofón acompañamiento de una ensalada. También te los puedes comer solos acompañados de un buen vinito. ¡Ah! Y que quede clara una cosa: al igual que la buena carne, el pescado o la leche, los huevos son un alimento con un alto valor biológico y una fuente natural de proteínas y vitaminas A, D y B12, por lo que no tengas miedo en repetir menú al día siguiente o incluso varias veces a la semana. Si bien es cierto que la grasa también es uno de sus componentes, la ingesta habitual de huevos no tiene porqué aumentar el riesgo de enfermedades del corazón. De hecho, varios estudios han domostrado que comer un huevo al día puede incluso prevenir algunos tipos de infartos. Y es que las virtudes beneficiosas de los huevos parecen ser más poderosoas que las perjudiciales.