Crema mediterránea

(2)

Hoy nos inunda la brisa marina y el calor del Mediterráneo para preparar una deliciosa crema de verduras sana y ligera. ¿Te apetece probar esta crema mediterránea? ¡Te contamos cómo paso a paso!

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

  • Caldo Casero de Pollo 100% Natural

    100% natural, sabor casero

Cómo hacer Crema mediterránea

  • Precalentamos el horno a 220ºC por arriba y por abajo con aire. Empezamos poniendo los tomates secos en remojo con un poquito de agua templada. Después, vamos a poner los tomates cherry en el horno junto con los pimientos, la cebolla pelada y los ajos sin pelar. Riega todo con aceite de oliva y un poquito de sal gorda. Asa las verduras durante 30 o 35 minutos a 220ºC, girandolas a media cocción para que se cuezan de forma uniforme. La textura final debe ser tierna y dorada en el exterior.

  • Una vez tenemos todas las verduras asadas, saca del horno y tapa con papel de aluminio. Deja templar unos minutos antes de ponernos a limpiarlas. Quitamos la piel de los ajos, de los tomates y de los pimientos. Pon estos en el vaso de la batidora y añade la cebolla también. Añade el caldo, los tomates secos escurridos, las hojitas del tomillo fresco y el líquido de las verduras que se ha desprendido durante la cocción. Tritura bien con el turmix, hasta no dejar ningún pedacito. Pon todo en una olla y vamos a acabar la cocción. Cuece unos 10 minutos a fuego medio.

  • Comprueba el punto de sal, y para quitar la acidez de los tomates añade una pizca de azúcar. Remueve y sirve templada o fría con costrones de pan o verduras picadas en daditos y un chorrito de aceite de oliva.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Crema mediterránea

¿Te gusta la crema de verduras con una textura espesa? ¡Te traemos un truco para conseguirlo de forma fácil! Cuando estés hirviendo todas las verduras que van en la crema, para que esta quede más cremosa y espesa añade un par de patatas chascadas. Eso significa que las vamos a pelar y las vamos a cortar a mano alzada, cortando con el cuchillo y arrancando el último trocito de cada corte que hacemos. Así creamos aristas en la patata, y esta soltará todo su almidón natural durante la cocción. ¡Verás como se nota la diferencia!  

Truco destacado de la receta
Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana