Costillas de ternera en salsa

(2)

No es aguja de ternera. Es costilla del tipo churrasco, es decir, lo más jugoso y meloso que puedas imaginar. Dicho esto, ¿imaginas cómo quedará guisada en salsa? Nosotros te sacamos de duda.

Bodegón costillas de ternera en salsa con producto

Ingredientes

  • 100% natural, sabor casero

Cómo hacer Costillas de ternera en salsa

  • Paso uno Costillas de ternera en salsa

    PASO 1

    En esta receta de href="https://www.gallinablanca.es/recetas/costillas-salsa/">costillas en salsa, lo primero que haremos será dorar las costillas de ternera en un poquito de aceite de oliva. Intenta que quede bien cocida por dentro y de forma homogénea y no le añadas sal o secará la costilla.

  • Paso dos Costillas de ternera en salsa

    PASO 2

    Funde mantequilla en una sartén y sofríe el puerro y el ajo picados durante aproximadamente 20 minutos. Añade los champiñones y deja cocinar unos 5 minutos más a fuego fuerte para que el agua que sueltan los champiñones se evapore rápidamente.

  • Paso tres Costillas de ternera en salsa

    PASO 3

    A continuación, añade la costilla de ternera que teníamos reservada junto con el Caldo Casero de Carne Gallina Blanca y déjalo que se cocine todo unos 10 minutos más a fuego medio. Esta receta es conveniente servirla ya emplatada. Así controlaremos mejor que la salsa bañe a la carne por igual.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Costillas de ternera en salsa

En caso de que la salsa haya quedado un tanto líquida, podemos poner la salsa en una cazuela a fuego lento para que se reduzca hasta el punto deseado y acto seguido incorporar la costilla para que no quede fría.

Truco destacado de la receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

Estamos acostumbrados a comerlas al horno o a la parrilla, pero no tanto estofadas y, créenos, están de lujo; sobre todo cuando van acompañadas de esa salsa tan melosa a base de vino blanco con el toque mágico de los champiñones. Sí, una salsa muy similar a la habitual que acompaña al guiso de ternera de toda la vida, solo que esta vez se fundamenta en el churrasco y no en la clásica aguja de ternera en dados. ¿Y cuál es la diferencia entre ambos cortes? Pues básicamente que el churrasco (también conocido como lomo vetado u ojo de costilla) es uno de los cortes más finos, suaves y grasientos de la res, lo que le confieren un punto de jugosidad y melosidad únicos, bondades que también afecta al punto final de la salsa en la cual se guise. Estamos, en definitiva, ante un plato de escándalo mucho más fácil de elaborar de lo que piensas.

 

No lo dudes, si quieres saber cómo hacer costillas de ternera en salsa, aquí te damos las claves paso a paso. ¡Va! Ponte manos a la obra: comienza visitando a tu carnicero/a de confianza y pídele una buena costilla de ternera del tipo churrasco. A partir de aquí, ¡la cocina es toda tuya!