costillas de cerdo guisadas

(5)

Las costillas son uno de los favoritos de los niños porque son divertidas de comer con las manos y encima tienen un sabor delicioso. Pero estas costillas de cerdo guisadas también serán uno de tus platos favoritos, ¡pruébalas y verás!

  • > 60 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

  • 100% natural con aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer costillas de cerdo guisadas

  • Antes de ponernos manos a la obra con esta receta, prepara tus costillas para el guiso: Te recomendamos que pidas a tu carnicero que las corte en piezas para guisar. En casa, lávalas con agua, deja secar y reserva.

  • ¡Ahora sí, empezamos esta receta! En una sartén, empieza a calentar el sofrito de tomate, mezclando para que no se pegue al fondo de la sartén. Mientras, añade la sal, pimienta negra y pimentón a las costillas. Mezcla bien para que todas se impregnen de las especies. Cuando el sofrito esté caliente, añádelo encima de las costillas maceradas y mezcla bien los ingredientes. Cubre con film transparente y deja macerar durante 1 hora, preferiblemente en la nevera. Si tienes tiempo, te recomendamos dejar macerar las costillas durante algunas horas más o incluso durante toda la noche. Si no, con una horita es suficiente.

  • Empieza a calentar una olla con un poquito de aceite y añade las costillas maceradas con el sofrito. Cubre con agua y sigue cociendo a fuego medio hasta que tengan una textura blanda y un aspecto tierno. Te recomendamos acompañar esta receta de costillas de cerdo guisadas de una ensalada fresca si quieres un plato ligero. También puedes acompañarlas de arroz blanco o unas patatas fritas para un plato es-pec-ta-cu-lar.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Costillas de cerdo guisadas

Para muchos, un guiso no se considera guiso si no lleva patatas. Si tú eres uno de estos fanáticos de la patata, te damos una noticia estupenda: esta receta de costillas de cerdo guisadas está buenísima también con patatas. Para añadir patatas a este guiso solo tendrás que pelarlas con un pelador de verduras y chascarlas (esa forma de cortar con la que conseguimos soltar el almidón que la patata contiene naturalmente en el guiso), solo cortándolas y arrancando el último pedacito del corte. Añádelas al guiso justo antes de añadir el agua y deja cocer hasta que estén bien tiernas.

Y si has añadido patatas a tu guiso, te recomendamos que le añadas también una picadito de ajo y perejil sencilla y tradicional. Con esto le darás más sabor a la salsa, que podría quedar un poco suave al añadir un ingrediente que absorbe tanto el sabor como la patata.

Con estos truquitos convertimos esta receta en un plato único y consistente. 

Truco destacado de la receta
Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana