Alcachofas al horno

(46)
  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas

Las recetas de alcachofas están buenísimas. Por sus distintas formas de preparación y su gran sabor la hacen una verdura que podemos usar para complementar muchos platos, pero también, para comerlas solas. Este es el caso de estas alcachofas al horno, un plato ligero y sabroso que encantará a tus invitados. Además, esta receta la podrás preparar de forma muy sencillita y en muy poco tiempo. ¿La preparamos juntos? ¡Estamos seguros que querrás repetirla! ¡Disfrútala! ¿Quieres conocer otra receta muy sencilla con alcachofas? Puedes probar con una rica receta de alcachofas al ajo fritas. Como verás con la receta, preparar alcachofas es muy fácil y nos puede servir para acompañar todo tipo de platos. Antes de empezar con esta rica receta queremos contarte un poco más sobre las alcachofas, un alimento con muchas propiedades. Al contrario de lo que pueda parecer, la alcachofa es en realidad un fruto. Así es, esta es el fruto de la alcachofera, una planta perenne de hasta 2 metros de altura, con hojas muy lobuladas, sin espinas y de un verde pálido con hilos blancos. A lo largo de esta planta tan alta aparecen las alcachofas. Ese fruto es comestible cuando todavía es joven, cuando envejece se vuelve más duro y es entonces cuando si no se ha recolocado aparecerán las flores azules típicas de esta planta. Durante la Edad Media este ahora tan extendido majar, se fue introduciendo en Italia y España. Se dice que para ello se mejoró el cultivo del cardo, primo hermano de la alcachofa. Hoy sabemos que la alcachofa da mejor sabor a los platos, aun que quien sabe, a lo mejor te puedes aventurar a probar alguna receta con cardo. Vamos a por nuestra receta de alcachofas al horno.

¿Quieres conocer otra receta muy sencillita con alcachofas? Pues mira estas alcachofas al ajo, una receta en la que, en lugar de cocerlas en el horno, las haremos fritas. ¡Buenísimas!

Ingredientes para Alcachofas al horno

Cómo hacer Alcachofas al horno

  • receta_alcachofas al horno_paso 1_gallina blanca

    Vamos allá con el primer paso de esta deliciosa receta de alcachofas al horno. Como te decimos siempre, en recetas tan sencillas es muy importante que el producto sea de buena calidad ya que las alcachofas son la base y la estrella del plato. Así que ya sabes, cómpralas en tu frutería de confianza. Para empezar con este plato, quita las primeras capas de la alcachofa y frótalas con un poco de limón.

  • alcachofas al horno_paso 2_gallina blanca

    Vamos a seguir con el segundo paso de esta deliciosa receta de alcachofas al horno. Para ello, y mientras las preparamos, es conveniente que vayas preparando el horno para que se caliente bien y te sea más fácil hacerlas. Parte en dos trozos las alcachofas y ponlas en la bandeja de horno con un poco de aceite por debajo y por arriba. ¿Qué opinas de esta receta? ¿Te está resultando fácil?

  • alcachofas al horno_paso 3_gallina blanca

    Ya estamos en la receta final de esta receta de alcachofas al horno. Échale un poco de limón, pimienta y espolvorea con una pastilla de Avecrem Caldo de Pollo. Pon las alcachofas al horno durante 15 o 20 minutos. ¡Ya casi lo tienes! La alcachofa procede del Noreste de África y parece que ya la conocían los griegos y los romanos. De hecho, hay un mito griego que habla de Zeus en el que este fruto es protagonista.

  • Este mito explica que había una doncella muy hermosa llamada Cynara, de la cual se enamoró Zeus. Este decidió convertirla en diosa y llevarla al Monte Olimpo. Pero la bella doncella Cynara echaba de menos a su familia y volvió a la tierra a visitar su hogar. Zeus, enfurecido y decepcionado, la convirtió en la primera alcachofa. Es realmente la doncella de este mito quién da su nombre científico a la alcachofa: Cynara. Sirve las alcachofas adornadas con alguna hierva aromática. ¡A disfrutar!

Valora esta receta

Consejos para cocinar Alcachofas al horno

Si estás preparando las alcachofas, ten en cuenta que son verduras que se oxidan muy rápidamente. Para evitarlo, ponlas en remojo una vez las hayas cortado. Y si, además, le tiras un chorrito del zumo de un limón, seguro que no te quedan negras. Al contrario de lo que pasó con la patata, fueron los navegantes españoles los que introdujeron la alcachofa en tierras americanas. Actualmente, se cultiva en gran cantidad en California, ya que su clima es parecido al de la cuenca mediterránea, y es este el clima que más favorece el crecimiento de esta planta. Comer alcachofa siempre es una buena idea, de hecho, es muy buena para el hígado por sus principios activos: la cinarina y la sustancia de efecto colerético. Además, es muy diurética y ayuda a disminuir el colesterol. Así que ya sabes, la alcachofa es una buena opción para introducir a tus menús diarios. A continuación, te dejamos con la receta de alcachofas asadas.

 

Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana