¿Cómo preparar corvina? 3 recetas fáciles

()
recetas_como preparar corvina_3 recetas faciles_gallina blanca

¿Sabías que los huesos de la corvina se usan como amuleto de la buena suerte? En caso de que no, estás de suerte porque hoy vamos a ofrecerte una serie de las mejores curiosidades, beneficios y recetas para cocinar este delicioso pescado. Para abrir boca, te presentamos una buena selección de recetas con pescado y recetas con marisco. Ten por seguro que no te arrepentirás.

Y ahora sí, vamos con la corvina: un pescado blanco light con unas propiedades nutricionales magníficas. Se trata de un alimento absolutamente deleitable, es uno de los pescados cuyo contenido resulta ser más rico en calcio, selenio y fósforo. Al ser un pescado blanco contiene muy poca grasa y aporta una gran cantidad de proteínas, así como un minerales, vitaminas y micronutrientes.

La corvina es un pez muy voraz, se alimenta de crustáceos y moluscos y habita en buena parte del litoral español, resulta muy abundante en las aguas de Cádiz y, está especialmente presente, en la zona norte de las Islas Canarias. Al servirse en un plato presenta una textura firme y delicada que requiere de mimo y un mínimo conocimiento a la hora de prepararla. ¿Quieres un consejo? Cuando vayas a la pescadería o al supermercado a por ella, pídela siempre sin tripa, así te resultará mucho más fácil, rápido y sencillo cocinarla. En la cocina, la corvina es un pescado que se adapta muy bien a diferentes clases de cocción, lo que facilita la multitud de recetas que puedes hacer con ella. Para que veas, de entrada, puedes hacerla desde al horno hasta al ajillo en la sartén, pasando por la parrilla, hacerla en salsa, en papillote o en ceviche.

Una auténtica ganga hecha para toda clase de paladares. En nuestra gastronomía y dieta el pescado juega un papel fundamental. Anímate a probar estas recetas con corvina, ¡no podrás dejar de chuparte los dedos con cada una de ellas!

Corvina al ajillo

Dentro de la variedad de recetas de pescados y mariscos, hoy vamos a empezar por una receta fácil, como es la corvina al ajillo. Para paladear su rico sabor solo necesitarás los siguientes ingredientes: 1kg de filete de corvina, 4 dientes de ajo, 1 pocillo de vino blanco, 10 cucharadas miga de pan, 200gr de mantequilla, aceite, y, por último y a tu gusto, perejil, sal y pimienta. ¿Lo tienes todo? Preparados, listos, ¡vamos a por ello! Inicia el proceso salpimentando los filetes y agregándole el vino blanco con 2 cucharadas de aceite. A continuación, coje el ajo y pícalo finamente, posteriormente, tritúralo hasta que quede como si fuera una pasta. Pon una sartén con 3 cucharadas de aceite y, seguidamente, fríe el ajo durante 2 minutos. Agrega la mantequilla y ponlo en el fuego a baja temperatura a lo largo de unos casi 5 minutos. Junta el perejil finamente picado. Una vez hecho esto, mantenlo durante dos minutos más. En una bandeja refractaria sirve los filetes para después agregarles la mezcla de ajo y lso otros ingredientes. Un consejo muy útil y que te hará ahorrar tiempo es precalentar el horno entorno a los 320º durante 20 minutos. Finalmente, emplátalo a tu gusto y degústalo, ¿verdad que es todo un manjar?

Corvina en papillote

El papillote es una técnica culinaria heredada de Francia que hace que los alimentos conserven mejor sus aromas y sabores sin hacer que pierdan la humedad que les caracteriza. Una vez sabemos lo que es, toca preguntarse ¿cómo se realiza esta técnica? El papillote significa envolver los alimentos en papel de aluminio o estraza y cocinarlos al horno a temperatura media. De esta forma, conseguimos que los alimentos se cocinen con el propio zumo y vapor que desprenden.

La corvina en papillote es una receta absolutamente deliciosa, aunque ten en cuenta que requiere algo poco de tiempo, concretamente entre 50 y 60 minutos. Todo lo que vas a necesitar es: la corvina, la sal, la cebolla, el limón, el aceite, la pimienta, el romero, el ajo y el vino blanco. Obviamente, el papillote es un requisito sine qua non.

El tamaño ideal para esta receta sobre cómo hacer corvina en papillote sería medio-grande. Coje la mano o los dedos, impregna el papel vegetal, el papel de aluminio o lo que sea que vayas a usar para hacer el papillote, ¿lo tienes?, coloca sobre él la corvina. Por dentro, lo salpimentamos y pondremos unos ajos machacados. Por fuera, unas rodajas de limón finitas, y lo rociaremos con cebolla, sal, romero, pimienta y unas cucharadas de vino blanco. Seguidamente, cierra el papillote como si fuera un paquete y ponlo en el horno. 25 minutos a 180º después, ¡está lista para comer y disfrutar con toda la familia!

Corvina al horno con verduras

Esta receta es perfecta para cenar, incluso para aquellas románticas y especiales, como San Valentín, o bien, para Navidad y Nochebuena. Aunque a priori la lista de ingredientes de esta corvina al horno sea un poco extensa, ten por seguro que muchos de los alimentos ya los tienes en tu nevera, con lo que ponerte manos a la obra no te llevará mucho esfuerzo.

Para cocinar necesitarás: 2 corvinas, sal gorda, aceite de oliva, pimienta, 2 vasos de vino blanco, 2 vasos de agua fría, 3 patatas, media cebolla, medio calabacín, 1 pimiento verde, 1 puerro y zumo de limón –puedes exprimir tú mismo el jugo de limón, no hace falta que lo compres en el supermercado–. Empieza picando a modo “paja” el puerro, el pimiento verde, medio calabacín, media cebolla y las tres patatas, una vez lo tengas ponlas en una bandeja preparada para soportar las altas temperaturas del horno. Continuamos con los dos vasos de agua, los dos de vino blanco, la sal y pimienta al gusto, ponemos el horno a unos 180º aproximadamente y dejamos que se vaya haciendo la verdura. Seguimos. En una fuente aparte, frotamos las corvinas con la sal gorda y el zumo de un limón. Hay que darles varias vueltas para que adopten bien el sabor, hay que repetir esta acción con el lecho de verduras que hay en el horno para evitar que se queme.

Cuando notemos que la patata se parte es el momento de añadirlas corvinas sobre el lecho de verduras. Esto te llevará entre 25 y 30 minutos. Transcurrido este tiempo, emplata y sírvelo a tu gusto. También, si quieres, puedes echarle un chorrito de aceite por encima. Como decíamos, la corvina al horno es una receta ligera pero sofisticada.

Más recetas de pescados y mariscos

Como has podido comprobar las recetas de Gallina Blanca de pescados y mariscos son muy sencillas y fáciles de poner en práctica, están pensadas para todos los bolsillos y encajan en tantas ocasiones que nunca te verás sin nada qué preparar. Para acabar, contestemos la pregunta que hemos hecho al inicio: las espinas de la corvina han sido tratadas como un amuleto.

Esto es debido a que, desde hace siglos, este hueso ha atraído la atención de los marineros por su gran parecido con el alabastro, una piedra blanca y translúcida que se usa para la escultura y la decoración. En muchas ocasiones los marineros se ponían las espinas como collar en el cuello a modo de amuleto. Lo hacían porque consideraban que ayudaban a curar los dolores de cabeza. Después de conocerla, ya sabrás qué hacer con las espinas.

A partir de aquí, has podido descubrir cómo cocinar en casa es una tarea sencilla, que no requiere muchísimo tiempo y que, además, es sinónimo de seguir una dieta saludable y ligera.

Nuestra gastronomía nos permite disponer de muchos recursos que se convierten en una gran variedad de alimentos y en diversas formas de cocinar. Hoy te hemos presentado la corvina al ajillo, con papillote o al horno, este pescado light, propio de nuestro mar y rico en calcio, fósforo y selenio. Pero si cocinar corvina no es lo tuyo o, simplemente, no te apetece, esta selección de recetas ligeras donde se priorizan las recetas ligeras y fáciles que puedes hacer en casa te ayudarán. Siempre es un buen momento para superar el miedo a la cocina y sacar adelante una receta buenísima y saludable, aunque mejor empezar por lo básico.

Valora este artículo