Potaje de garbanzos con verduras

Un buen potaje de garbanzos con verduras es la solución perfecta para esos momentos en los que no sabes con qué enriquecer tu menú semanal. No es para nada complicado. Al contrario, ¡es supernutritivo!

  • 20-40 min
  • Fácil
Potaje de garbanzos con verduras

Ingredientes

Cómo hacer Potaje de garbanzos con verduras

  • Primer paso potaje de garbanzos con verdura

    PASO 1

    Clásico, sencillo y para toda la familia. Este potaje de garbanzos con verduras es una opción perfecta para tu menú diario. Un equilibrio perfecto entre carbohidratos y vitaminas, que empieza por picar en ciselé -esto es cortar las verduras en cubitos de más o menos medio centímetro- y sofreírlas en aceite de oliva durante, más o menos 10 o 12 minutos. Para que el sofrito te quede perfecto, comienza sofriendo la cebolla durante un par de minutos, para aumentar la deshidratación de ésta y con ello el sabor de nuestro sofrito, añade un pellizquito de sal. Así la cebolla perderá cada vez más agua y no será necesario añadir aceite. Tras la cebolla añade el pimiento rojo, que irá dándole saborcito y color a tu sofrito y, para terminar, la zanahoria que es bastante más dura y necesita más tiempo de cocción.

  • Segundo paso potaje de garbanzos con verdura

    PASO 2

    Una vez el sofrito de tus garbanzos cocidos con verduras esté casi listo, dale un poco de sabor con el Tomate Frito de Gallina Blanca. Remueve bien y deja que el tomate se cocine y, cuando comience a calentarse, añade los garbanzos. Deja un par de minutos, no más, los garbanzos con todo el sofrito antes de cubrir con agua todos los ingredientes. Desmenuza una pastilla de Avecrem de Verduras en el agua y deja que el chup chup haga el resto.

  • Tercer paso potaje de garbanzos con verdura

    PASO 3

    Tendrás que dejar los garbanzos hacerse durante, más o menos 10 minutos a fuego muy suave para que los garbanzos no se encallen. A media cocción dale ese toque que solo le pueden dar las especias añadiendo pimienta negra y comino y deja que durante los 5 minutos restantes se terminen de cocinar los garbanzos. Una vez hayan pasado, la puedes coger un plato mono y emplatar, ¡porque este potaje está riquísimo caliente!

Valora esta receta
De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

¿Sabías que la especie que mejor combina con las legumbres es el comino? Esto es gracias a su sabor terroso y, además, es perfecto para evitar uno de los mayores problemas de las legumbres: las flatulencias. Sí, sabemos que no es el tema más agradable del que hablar, pero siempre es una preocupación a la hora de comer legumbre.

 

Además, ¿sabías que los garbanzos son la legumbre más consumida de España?

En nuestro país se produjeron en 2017 38.962 toneladas frente a las 18.524 de las lentejas y durante ese año su consumo aumentó un 4.7% más que en el año anterior y suponen un 0.40% del gasto total de los españoles en su cesta de la compra.

 

Pero ahí no acaba la cosa, ya que los garbanzos poseen dos denominaciones de origen protegidas, por un lado los Garbanzos de Fuentesauco de Castilla y León -que además apareció incluso en la obra de Cerveantes-, y los Garbanzos de Escacena de Andalucía. O sea, que comemos muchos y buenos. Esta legumbre es muy típica dentro de la dieta mediterránea, llegando incluso a ser considerado una planta medicinal, en una orden emitida por el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, el legendario Carlomagno.

 

Con todo esto, quién te va a decir que no los comas. Nosotros, no vamos a contradecir a un emperador, ¿y tú?