Lomo a la sal

Lomo a la sal

(12)
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

¿Alguna vez has probado el lomo a la sal? Cocinar a la sal es una de las técnicas culinarias más sorprendentes para obtener platos extraordinariamente sabrosos. La magia detrás de esta técnica radica en que la capa de sal forma una barrera que atrapa y retiene todos los jugos y aromas de la carne o el pescado, resultando en una experiencia culinaria inigualable. 

Mientras que la dorada a la sal es una receta clásica, esta técnica también puede aplicarse con éxito a la carne, como el lomo de cerdo. La sal no impregna excesivamente el ingrediente principal, por lo que puedes estar seguro de que el resultado no será salado, sino más bien un festín de sabores concentrados y jugosidad. 

El toque final que eleva este plato a la sofisticación es el flambeado con coñac. Aunque puede sonar intimidante, es un proceso simple que añade un sabor profundo y una complejidad aromática a la preparación. 

Una guarnición perfecta para complementar este plato de lomo de cerdo a la sal podría ser un salteado de tiras de zanahoria, calabacines y cebollino. El contraste de texturas y sabores entre la carne y las verduras crea una experiencia gastronómica excepcional. ¡Imagina la combinación de la carne tierna y jugosa con la frescura de las verduras salteadas en cada bocado! 

En resumen, el lomo de cerdo cocinado a la sal con un toque de flambeado es una delicia culinaria que impresionará a tus comensales. Aunque parece una receta sofisticada, su preparación es sorprendentemente sencilla. Anímate a explorar esta técnica con otras recetas a la sal y descubrirás cómo transformar ingredientes simples en platos extraordinarios que deleitarán tus sentidos y los de tus invitados. ¡Buen provecho! 

 

Ingredientes para Lomo a la sal

Cómo hacer Lomo a la sal

  • Limpia el exceso de grasa y piel del lomo: realiza incisiones en la parte externa de la carne; toma sólo la piel o la grasa y extráelas resiguiendo la superficie del lomo con el cuchillo, con cuidado

    Ha llegado el momento de comenzar esta receta. Empieza limpiando el lomo de cerdo, eliminando cualquier exceso de grasa, piel y demás impurezas. Realiza cuidadosos cortes en la superficie externa del lomo, asegurándote de que solo se retire la piel o la grasa y manteniendo la carne intacta. Aunque pueda resultar tedioso o difícil, este paso esencial para garantizar que el lomo absorba perfectamente los sabores de la sal y las hierbas.

  • Pon a calentar a fuego fuerte una sartén ancha con aceite de oliva. Dora el taco de lomo por todos los lados y condiméntalo con pimienta. A continuación, ponle encima el tomillo y el romero fresco pic

    Ahora tenemos que sellar el cerdo. En una sartén (procura que sea lo bastante amplia), calienta aceite de oliva a fuego alto. Dora el taco de lomo de cerdo por todos los lados, asegurándote de que adquiera un atractivo color dorado. Agrega pimienta al gusto y espolvorea tomillo y romero fresco (también al gusto) picados sobre el lomo. Una vez dorado, retira el lomo de la sartén y resérvalo para más adelante.

  • Dispón una capa de la sal sobre una bandeja apta para el horno y para servir en la mesa. Coloca el taco de lomo encima y cúbrelo de sal.

    Este es el momento en el que la paciencia se convierte en virtud culinaria. Toma una bandeja que sea adecuada tanto para el horno como para servir en la mesa, y esparce una capa generosa de sal. Ahora, con cuidado, coloca el taco de lomo dorado sobre esta cama de sal, asegurándote de que quede completamente envuelto por todos los lados. La sal desempeñará un papel crítico en la cocción, infundiendo sabor y textura al lomo de cerdo.

  • Precalienta el horno a 250 ºC y hornea el lomo sobre la cama de sal durante 20 minutos. Este proceso culminará en una carne tierna y jugosa, mientras que la capa de sal le aportará una textura y sabor únicos. 

  • Al llevar la bandeja a la mesa, agrega un toque de coñac sobre la capa de sal. Con precaución, enciende el coñac para flambear la pieza, creando una espectacular presentación llameante. Luego, rompe la capa de sal con la ayuda de un mortero o el mango de un cuchillo grueso. Transfiere el lomo a un plato de servicio y córtalo en finas láminas, listo para deleitar a tus comensales con su espectacular sabor y presentación. 

  • Ahora que ya sabes preparar el lomo a la sal y que vemos que te gustan las recetas con sabores intensos… ¿por qué no pruebas esta receta de lomo al ajillo?

     

Valora esta receta

Consejos para cocinar Lomo a la sal

El truco: una costra de sal más aromática 

Para obtener una costra de sal de aspecto apetitoso, aquí tienes un truco que te encantará. Antes de aplicar la sal al lomo de cerdo, mezcla un poco de harina con agua o utiliza clara de huevo. Esta mezcla se adherirá a la sal y aportará una capa adicional de sabor y textura a tu plato. 

Cuando cocines el lomo, esta costra de sal especial tomará un hermoso color dorado y emanará un irresistible aroma a pan recién horneado. No solo se limitará a la parte visual, sino que también realzará el sabor de la carne de una manera única. A medida que la costra se cocine, tomará cuerpo y, una vez que hayas terminado la cocción, podrás retirarla con facilidad en trozos que añadirán una dimensión extra de textura y sabor a cada bocado. 

Este sencillo truco transformará tu lomo de cerdo a la sal en una verdadera obra maestra culinaria, haciendo que tu plato sea aún más memorable y delicioso. Experimenta con esta técnica la próxima vez que prepares esta receta y disfruta de los elogios de tus comensales por la costra de sal aromática y apetitosa que has logrado. 

¡Prueba otras recetas con lomo y escoge la que más te guste! 

 

alt=

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

Únete ahora y participa en este magnífico sorteo. Consulta las bases legales aquí.


 

 

 

*Campos obligatorios